Conéctate a nuestras redes

Cine

Blade Runner 2049

Publicado

en

Blade Runner” (1982) es reconocida por su legado en la ciencia ficción, pero dicha posición no se dio de inmediato, sino que fue otorgada con el pasar del tiempo. La cinta dirigida por Ridley Scott comenzó a crear un culto a su alrededor, debido principalmente al logro que existe entre la mezcla de cine negro y una estética futurista que se reconoce como principal referente cinematográfico en el subgénero cyberpunk. Si bien, se le ha cuestionado por su construcción narrativa ambigua e irregular, es innegable el legado visual que dejó y cómo su estética ha servido como inspiración para diferentes obras del género.

Denis Villeneuve es quien dirige esta secuela que pretende seguir con el legado original, para extenderlo y profundizar en él. Sin duda, el director canadiense ha probado su destreza cinematográfica a través de una sólida filmografía, posicionándose como uno de los realizadores más interesantes del último tiempo. No obstante, el desafío podría ser grande considerando la posición que se ha ganado la cinta original en el panteón de la ciencia ficción y de la historia cinematográfica.

El oficial K (Ryan Gosling), del Departamento de Policía de Los Angeles, inicia una investigación que podría cambiar radicalmente el destino de humanos y replicantes. Su búsqueda lo llevará hasta Rick Deckard (Harrison Ford), un retirado blade runner que se ha ocultado por treinta años.

Abordar y esclarecer la trama en esta cinta resulta particularmente complejo, puesto que el guion a cargo de Hampton Fancher y Michael Green está elaborado de tal manera, que los hechos se van descubriendo a medida que esta avanza, revelando paulatinamente sus temáticas y misterios, siendo construida casi de manera episódica e invitando al espectador a descubrir y conectar la información en esta singular experiencia visual.

La exploración que hace la cinta en torno a la interacción entre la humanidad, lo artificial y la realidad, queda claramente en evidencia cuando decide explorar sus planteamientos filosóficos, contrario a su contraparte de 1982, donde aquellas temáticas eran desarrolladas de manera más ambigua. Y, tal como en aquella primera parte, se establecen preguntas donde las respuestas parecen no importar, otorgando preferencia a reflexiones en términos generales. En ese sentido, el mundo de 2049 parece una extensión de su original, pero capturando su espíritu y esencia.

La principal fortaleza de esta nueva versión se la adjudica la atmósfera, creada a través de una dirección de arte cautivante y una fotografía que logra traspasar la pantalla y proponer una visión de futuro totalmente realista. Por lo tanto, la dirección de fotografía a cargo de Roger Deakins pone especial atención en detalles que potencian la puesta en escena hasta el punto de que se vuelve una completa experiencia sensorial, involucrando al espectador en la acción y el universo ficticio presentado en pantalla, uno donde el mundo artificial creado en locaciones reales interactúa con los personajes que lo habitan, fortaleciendo el ambiente de avances tecnológicos entre los colores grises y neones de la metrópolis, y el naranjo de una urbe abandonada. Es en este mundo donde el legado de Vangelis como pieza fundamental en este puzle se hace presente a cargo de Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch, quienes acompañan sonoramente este viaje de paisajes contemplativos.

“Blade Runner 2049” se permite valientemente canalizar su propuesta narrativa en un ritmo reposado y tomando las pausas que sean necesarias para darle importancia a cada una de sus secuencias, por lo tanto, el montaje permite que la contemplación sea protagonista, moviendo tranquila y silenciosamente el relato, el que no se apresura al momento de crear tensión. Acá se le da preponderancia a otros elementos visuales y a la construcción del guion, que va escalando hasta un desenlace que logra descansar luego de un extenso viaje en una metrópolis asfixiante y claustrofóbica, empujando la duración del metraje y arriesgando el agote, pero conduciéndolo de tal manera, que sus 163 minutos se sienten ligeros.

El resultado final de “Blade Runner 2049” la sitúa como una victoriosa secuela que se alimenta de las características del filme original, explorando los elementos tradicionales del cine negro y las oportunidades que entrega la ciencia ficción para proponer y profundizar en temáticas y reflexiones que extienden el universo narrativo, e incluso lo potencian. A través de un cuidado y detallado trabajo, es capaz de pararse frente al molde original casi como una extensión natural e incluso mejorada.

Por Ángelo Illanes

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Sincero

    10-Oct-2017 en 7:31 am

    Muy buena critica. Comparto lo dicho.

Responder

Comentarios

Mujercitas

Publicado

en

Mujercitas

2019 fue un gran año para el coming-of-age. “Good Boys” y especialmente “Booksmart” nos entregaron visiones nuevas sobre cómo representar la adolescencia y el paso a la adultez en el nuevo milenio. Sin embargo “Mujercitas” nos recuerda que las clásicas historias sobre romance pueden seguir vigentes, y que son clásicos por una razón. Greta Gerwig adapta y actualiza la historia de las hermanas March (y hasta cierto punto la historia de su creadora, Louisa May Alcott) y nos entrega una bella historia sobre amor –tanto romántico como fraternal–, dolor y crecimiento.

“Mujercitas” cuenta la historia de las hermanas March, Meg (Emma Watson), Jo (Saoirse Ronan), Beth (Eliza Scanlen) y Amy (Florence Pugh), principalmente desde la perspectiva de Jo. Las seguimos a través de su adolescencia y su paso a la adultez a fines de la Guerra Civil norteamericana, sus aventuras, sufrimientos y amores, profundizando especialmente en su relación con sus vecinos, Theodore Laurence (Timothée Chalamet) y su abuelo (Chris Cooper).

Es difícil explicar la trama de la película sin entrar en simplificaciones que flaco favor le harían, ya que, si bien se podría decir que “Mujercitas” trata sobre la relación entre Jo March y Theodore Laurence, la verdad es que la película habla sobre mucho más. Greta Gerwig, en su magistral sensibilidad, se asegura de mantener a sus personajes interesantes tanto en los momentos más dramáticos, como en las situaciones más nimias, haciendo que la cotidianeidad de las hermanas (verlas desayunando, jugando, entre otras cosas) adquiera relevancia y profundidad. Cada momento cuenta, cada momento nos dice algo sobre la familia, el amor y la bondad. Esto, a pesar de que los personajes a veces se pueden sentir un poco cliché.

Cada hermana es un poco arquetípica dentro del mundo de novela romántica de fines del siglo XIX. Jo es la niña tomboy con pretensiones artísticas, que se rehúsa a pensar en romance; Meg es la hermana mayor, bondadosa y romántica; Amy es la menor, celosa e inmadura; y Beth es la más balanceada, sensata y con un profundo sentido moral. Es incluso posible hacer un paralelo directo con las hermanas Bennet de la novela “Orgullo y Prejuicio” y sus posteriores adaptaciones, lo que hace que a ratos sintamos que ya hemos visto a estos personajes.

Afortunadamente, gracias a un guion que nos permite conocer a las cuatro hermanas en profundidad, viéndolas crecer y evolucionar como personajes, y también a las brillantes actuaciones de todo el elenco, los personajes logran escapar del cliché y se transforman en personas de carne y hueso. Sus acciones son comprensibles y sus reacciones se sienten honestas, particularmente por la sutileza de las interpretaciones. Los momentos más dramáticos son tratados actoralmente de manera elegante y contenida, entregando una ventana mucho más potente a la interioridad de los personajes.

Entrando en un aspecto técnico, la película es impecable. El uso del encuadre y la iluminación a menudo adquieren un gran protagonismo, generando atmósferas y sensaciones que reflejan también el estado de los personajes. Los colores cálidos y los rayos de luz que Greta Gerwig usa para retratar la adolescencia de las hermanas March genera una atmósfera de ensueño, lo que, sumado a una puesta en escena teatral, se siente casi como un cuento de hadas. En contraste, la adultez es retratada en colores fríos y apagados, reflejando la melancolía de los personajes, utilizando además un lenguaje más naturalista en la puesta en cámara. Esto, en conjunto con una hermosa banda sonora, hace que la película sea una montaña rusa de emociones.

“Mujercitas” es una película sumamente especial y llena de gracia, es una historia bellísima y atemporal, es tanto estudio de personaje como melodrama de época y al final (discutible si lo logra o no) se aventura en un ejercicio metalingüístico sobre el arte de narrar. Es una película ambiciosa que, a pesar de centrarse en algunos temas que podrían considerarse anticuados, entrega profundas reflexiones sobre el amor, la familia y el espacio que la feminidad ocupa en la sociedad, temáticas siempre contingentes. En casi todo aspecto, “Mujercitas” es un triunfo narrativo y cinematográfico.


Título Original: Little Women

Director: Greta Gerwig

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep, James Norton, Louis Garrel, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Tracy Letts


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: