Contáctanos

Cine

Batman: El Caballero de la Noche Asciende

Publicado

en

La conclusión de la épica saga llega después de largos años de espera, como una de las películas más esperadas de la década. Y el escenario no podía ser más auspicioso. La reinvención del hombre murciélago, por parte del británico Christopher Nolan, se ha transformado en una de las franquicias más remarcables del cine comercial moderno, sentando un referente en cuanto a las adaptaciones de superhéroes a la pantalla grande, y entregando un par de cintas que fácilmente pueden instalarse en los rankings de las mejores películas de los últimos años, sobre todo “The Dark Knight” (2008), la cual fue comparada por un gran número de entusiastas, con la obra maestra de  Francis Ford Coppola, “The Godfather” (1972). Es por este motivo, que cuesta tener que reconocer que el fin del viaje de Bruce Wayne, es una conclusión digna, pero no logra superar a su predecesora. Es un cierre consecuente, armónico y  emocionante, pero pudo haber sido mucho mejor.

Situándose ocho años después de los acontecimientos acaecidos en “The Dark Knight”, nos encontramos con una Ciudad Gótica que vive en un estado de paz, gracias a la promulgación de la “Ley Dent”, la cual ha puesto mano dura contra el crimen organizado, inspirándose en la incorruptible imagen del malogrado Harvey Dent. Bruce Wayne (Bale) ha dejado el manto para recluirse en su mansión, tratando de mantenerse a raya de sus fantasmas, hasta que una ladrona profesional, Selina Kyle (Hathaway), irrumpe en su mansión para robar información, que puede servir para el plan maestro de un mercenario conocido como Bane (Hardy), un hombre que bajo los ideales extremistas promulgados por la Liga de las Sombras, obligará a Batman a dar una última batalla.

Si queremos hacer un símil de esta secuela con una saga emblemática del cine hollywoodense, como lo es Star Wars, “The Dark Knight Rises”, es lo que “Star Wars: Episode VI – Return Of The Jedi” (1983), significó para la saga intergaláctica, que pasando por alto la inclusión de los tediosos Ewoks y otras decisiones cuestionables de dirección, pudo dar con un final épico y muy disfrutable, cerrando satisfactoriamente los arcos de sus personajes, encumbrando a la primera trilogía de Star Wars como un clásico instantáneo del cine industrial. Pero si queremos hacer una comparación a nivel netamente cinematográfico, la película que se impone en la trilogía, siempre ha sido “Star Wars: Episode V – The Empire Strikes Back” (1980), cuyas cuotas de drama épico conforman la mejor entrega de la franquicia. La misma sensación queda con la tercera entrega del Batman de Nolan. Todo está en su lugar, pero se nota mucho la mano de un guión que necesita que las cosas estén en su lugar.

El gran problema de “The Dark Knight Rises”, es que, a diferencia de “The Dark Knight”, necesita apoyarse demasiado en sus antecesoras para poder consolidarse. Mientras la segunda parte corre con colores propios, esta secuela funciona como la conclusión de un arco que comenzó hace siete años, con el estreno de “Batman Begins” (2005),  volviendo a centrarse en los miedos de Bruce Wayne y la perpetuidad de su moral y el símbolo que representa el encapotado. Tal como su nombre lo señala, es una trama de ascenso y redención, donde el foco está en el camino interior que debe realizar el héroe para transformarse en leyenda. Y la película cumple con entregar esta transformación, pero al estar tan consciente del inminente final, los hechos transcurren uno tras otro representando grandes amenazas para los personajes, pero no para los espectadores, quienes saben que estos obstáculos van a ser superados, porque así debe suceder. Es disfrutable ser testigos del final de un recorrido que nos ha entregado tantas satisfacciones, eso es innegable, pero la sensación de estar viendo algo que no fluye con naturalidad, tampoco puede pasar desapercibida.

Esto, principalmente, se debe a lo simple de la trama. Todos sabemos que las comparaciones son odiosas, pero en “The Dark Knight” nos enfrentábamos a un thriller con tintes de cine noir, que conformaban un sólido combo, sumado a la intriga y suspenso de la mejor época de las películas de policías y traidores. “The Dark Knight Rises” deja de lado las intrincadas conspiraciones para ir directo al grano, transformándose en la película con más acción de la trilogía. Aquí podemos encontrar batallas con maquinaria pesada en medio de la ciudad, y peleas a raudales, sin ser ninguna de estas gratuitas, pero tratándose de un personaje como Batman, que en las viñetas suele destacar por sus capacidades detectivescas más que por sus capacidades en el enfrentamiento cuerpo a cuerpo, nos confirman la necesidad de dejar en claro que esta es la estocada final de Batman, y que tiene que ser con todo. Nos encontramos ante un gran espectáculo, que solo se hace disfrutable por el deseo de saber qué es lo que ocurrirá al final del camino. Y sin ánimos de querer sonar majadero, se esperaba algo mejor.

Esta carencia de intriga, se debe en gran manera, a la dirección de Christopher Nolan. Es cierto que estamos frente a una película que fue concebida como un gran blockbuster y debe captar a la mayor cantidad de público posible, pero las formas de narrar de Nolan parecen haberse entorpecido en esta entrega, dando la sensación de que puso piloto automático simplemente para cumplir con su público. Sí se es aficionado a la filmografía del británico, es fácil identificar sus recursos y estilo, sobre todo en su faceta hollywoodense, donde en las entregas previas del murciélago, y en películas como “Inception” (2010), brillaban por su gran manejo entre la tensión, incertidumbre y acción, pero en la cinta que nos ocupa, tienen un sabor a repetición. El director peca en entregar la información de un modo demasiado literal, anteponiéndose a la imagen, y suprimiendo la expectativa al revelar demasiadas claves sobre lo que va a pasar, atentando contra el propio desarrollo de la película, que a ratos, se hace muy predecible. Por otro lado, y si todavía quedaban dudas, “The Dark Knight Rises” confirma que Nolan es el nuevo Rey Midas del cine de industria. Su capacidad para manejar grandes producciones es envidiable, pero lamentablemente en esta entrega, no ha podido superar la vara que levanto hace cuatro años.

Los villanos siempre han sido una parte importante del universo de Batman, llegando incluso a opacar al mismísimo héroe. Para la ocasión, se eligieron a dos enemigos que ya habían sido llevados a la pantalla grande en el pasado con resultados bastante dispares, y que en las manos de Nolan alcanzan la reivindicación. El primero es Bane, interpretado por Tom Hardy, cuya sobresaliente carrera suma una nueva estrella al dar vida al villano más imponente que ha tenido que combatir el Batman de Nolan. Con ideas extremistas sobre la justicia, Bane es un líder y verdugo llegado para purgar a Ciudad Gótica y liberarla de sus perversiones. Atrás queda la imagen bufonesca que mostró Joel Schumacher, en ese insulto a la inteligencia que lleva por nombre “Batman & Robin” (1997). Ésta versión de Bane, toma los aspectos más reconocibles del comic, para transformarlo en una amenaza grandilocuente, necesaria para la épica de la película. La segunda adhesión al conjunto es Selina Kyle, cuyo alter ego, Gatúbela, conoce una versión mucho más realista que la presentada por Michelle Pfeiffer en “Batman Returns” (1992) de Tim Burton, y muy superior a la versión de Halle Berry en la bochornosa “Catwoman” (2004). Hathaway saca su lado más sexy y seductor, para dar vida a una ladrona con moral que hace de contrincante y aliada de Batman, con quien  protagoniza varios momentos de acción, donde se puede sentir esa noción más “comiquera” que contiene la cinta. Muy acertadas y bien rodadas, por lo demás.

Ambos villanos poseen carisma y magnetismo, pero al estar tan al servicio del camino de Wayne, se echa de menos una mayor profundización en su sicología. Bane es dueño de un gran discurso, pero nunca llegamos a conocerlo más allá de sus palabras. Algo que no ocurría con el Joker, que a pesar de que nunca se sabe de su origen, podíamos vislumbrar en su actuar y  caracterización un pasado y sicología muy sólidos, creando un vinculo con Batman que ponía en jaque su propia moral. Con Bane nos enfrentamos a una fuerza imparable, que sólo puede ser derribada por la fuerza, desaprovechando a un personaje que pudo haber dado mucho más en favor de una conclusión efectiva.

En cuanto al reparto, nos encontramos con el mismo grupo de actores principales que han participado en las películas anteriores. Como siempre, sensacionales y cumpliendo con unos personajes que parecen haber hecho suyos. Bale se consagra como el mejor Bruce Wayne que ha parido el cine, construyendo a un personaje incorruptible, a pesar de todos sus defectos y temores. Gary Oldman, Morgan Freeman y Michael Caine, vuelven a cautivar con su presencia en pantalla, transformándose en los principales aliados de Wayne. La adhesión de Joseph Gordon-Levitt, como el policía novato y con un gran sentido de la justicia, es acertada y pone en la palestra a un personaje que puede dar pistas sobre cómo podría continuar la saga. El punto bajo es Marion Cotillard, con un personaje anodino, que sólo existe porque la trama lo demanda.

Volviendo a los aspectos de dirección y producción, Nolan no escatima en gastos, y “The Dark Knight Rises” se transforma en la más espectacular de las tres películas. Secuencias como el prólogo donde se presenta a Bane, o la gran batalla final, hacen de ésta película una muestra de excelencia de cómo rodar una gran película de acción. El montaje es brillante y el uso de la banda sonora –donde vuelve a repetir Hans Zimmer-, inyectan emoción al tan ansiado viaje final.

Puede que las expectativas y el fanatismo lleven a muchos a elevar a esta nueva obra de Nolan como un hito dentro de la historia del cine, de hecho, muchos ya lo han enunciado. Por ningún motivo “The Dark Knight Rises” es un despropósito, es más, es una película muy por sobre la media de lo que estamos acostumbrado a ver en las salas comerciales. Como cierre de una trilogía, logra entregar un final muy consecuente con la historia que se nos ha contado durante estos años, casi sin dejar cabos sueltos. El cierre esta ahí y es emocionante, pero al salir del cine existen sentimientos encontrados (y se los dice alguien que vio “The Dark Knight” más de seis veces en el cine). “The Dark Knight Rises” cumple con cerrar una trilogía que puede ser, sin ninguna duda, considerada como la mejor saga de superhéroes llevada al cine. Cumple con reivindicar a Batman, sepultando la absurda imagen de los años sesenta, demostrando el alcance que pueden tener los personajes de las historietas en un ámbito más “maduro”. Cumple con las ansias de miles de fanáticos que buscan una conclusión satisfactoria, pero aun así, pasada la emoción del viaje, nos damos cuenta que la luz al final del túnel, pudo haber sido mucho más brillante.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
14 Comentarios

14 Comments

  1. Francisco Fuenzalida SIlva

    24-Jul-2012 en 12:56 pm

    En cuanto a la repetición por lo que puede entregar, tienen razón, es decir, anoche comentaba el trailer de Superman : Man Of Steel y llegamos a la conclusión de que el inicio,en trailer e incluso en como se entra en la historia, es igual al primero de BAtman Begins. A que voy con esto, es que cuando Nolan se mete en algo, deja inmediatamente su huella, algo así como James Cameron y su manía por el color azul. Pero espero, e igual tengo fe, de que esta película terminará con bombos y platillos.

  2. Andrés González Flores

    24-Jul-2012 en 1:07 pm

    Wuauuuuuuuuuuuuuuuuu… Necesito verla AHORA!!!!

  3. Juan carlos gajarado

    24-Jul-2012 en 1:21 pm

    Mmmmmmmmm, me parece que la comparan mucho con” The Dark Night”, a diferencia de esa pelicula (genial por lo cierto) esta de batman es en algo diferente, Nolan(gran director) hizo una especie de combinacion de comics, Batman begins es obviamente Año Uno, “The Dark Night” aparece el peor enemigo de batman el “The Joker” por su caracterizacion sicologica particular que hasta cierto punto se parece a la lucha que ambos tienen en “La broma asesina”, y obviamente esta nueva pelicula es practicamente “La caida del murcielago”, tres grandes comics de DC con grandes como Frank Miller y Allan Morrison, obvio que esta peli tenia que ser la que mas accion tiene como pasa en “La caida del murcielago” y me parece absurdo entrar a comprar a “The Joker” con “Bane” yo no he visto esta peli pero por los trailer me parece que Tom Hardy interpreta de muy buena manera a “Bane” pero son villanos completamente distintos, “Bane” es practicamente identico a Bruce Wayen, detectivescamente, musculos, sicologicamente, etc… En cambio “The Joker” es todo lo opuesto, bueno en realidad me parece que las comparaciones con la anterior no debieran hacerse ya que como saga es espectacular y es lo que vale, y tambien lo que quedara en la retina de esta generacion, y ademas Nolan dejo su huella en todos los villanos que realizo, OJO todos los villanos de batman que el hizo son distintos a los originales, y eso es un gran logro ya que cambiarlos pero dejarlos notables, es un don! Saludos que esten bien.

    • Germán Záhtula

      24-Jul-2012 en 4:56 pm

      “Allan Morrison” escrbió Knightfall? Poseros qls flanes de Nolan, Poseros qls flanes de Nolan… No he visto la película, así que prefiero guardarme las opiniones para después, pero qeu aweonao que el loco de arriba se ponga a tirar datos sin siquera saber de lo que habla. En fin.

      • Germán Záhtula

        24-Jul-2012 en 4:57 pm

        Corrijo: Poseros qls flanes de Nolan, Poseros qls flanes de Nolan EVERYWHERE.

  4. José Seguel Muñoz

    24-Jul-2012 en 1:33 pm

    Notable!!…quiero ir a verla!!

  5. Pablo Sanhueza Melo

    24-Jul-2012 en 9:40 pm

    Buen trabajo por la reseña, aunque, según mi opinión las criticas son subjetivas, por lo mismo prefiero no opinar hasta ver lo que espero sea una gran película. Saludos

  6. Martin

    26-Jul-2012 en 1:12 am

    Lo único que sé es que el que hizo esta columna jamás hará algo como Nolan… así que no tiene cara para venir a cuestionar el fin de la trilogía . Hay gente muy muy barsa en este país…

  7. patricio gonzalez alvarez

    26-Jul-2012 en 2:25 am

    No se porque pero tanta expectativa que le tengo a esta pelicula es que creo que voy a salir decepcionado del cine… ojala me equivoque.

  8. Paez

    26-Jul-2012 en 8:30 am

    Wena Passalacqua!

  9. Luis Ruz

    26-Jul-2012 en 11:28 am

    Se supone que para comentar una pelicula no debe haber spoilers…eso ya se perdió…
    Anoche pude verla y la verdad esta a la altura…si la segunda es mejor…es cuestionable(excepto la actuación de ledger) ya que ambas toman distintas aristas…para mi están parejitas, y seamos honestos…superar la anterior es bien dificil para cualquier pelicula, por lo que el “podria haber sido mejor” es pura habladuría…
    Se completa una trilogía de forma redonda tal como ocurre con starwars o el señor de los anillos, en las cuales hay cosas obvias, pero no por eso pierde emosión, te mantiene tenso durante toda la película, de hecho:
    el Oscar por banda sonora A-HO-RA!!!
    Como seguidor desde hace años del comic se agradece enormemente esta entrega por el mix que hace con los comics
    Yo creo que el comentario final seria: “vaya a ver la película del año” y si puede en salas XD mejor

  10. Charlie

    28-Jul-2012 en 9:53 pm

    La verdad es que esta critica no la comparto, ya que erróneamente como algunas que he leído, siempre terminan comparándola con The Dark Knight, en vez de analizar los puntos fuertes de esta entrega.

    The Dark Knight Rises es una gran película por el gran trabajo realizado con sus personajes, empezando desde Batman, quien debe concluir su camino y devolver la esperanza perdida a la ciudad de Gotham. El transmitir ese sentimiento a la audiencia es la clave de esta pelicula, ya que nadie esperaba el evidente final de derrotar a Bane o que la ciudad fuera salvada, sino de que el héroe se reivindique.

    La historia de Bane y todo el plan maestro tras su ataque a Gotica es sin dudas una compleja red de hechos que finalmente convergen en revelarnos algo inesperado.

    Y la emocion que le puso Alfred a esta pelicula no tiene precio, realmente se sintio en carne propia.

  11. Cristian

    01-Ago-2012 en 9:49 pm

    Puede que técnicamente TDK sea mejor que TDKR, pero esta la disfruté más. The Joker era cosa seria, pero Bane encontré que fue el primer villano que realmente lleva al límite a Batman, física y sicológicamente. Supongo que por lo mismo disfruté más El Regreso del Jedi que El Imperio Contraataca jaja, la 2da es mejor película, pero la pasé mejor viendo el retorno…igual que en este caso, o es muy tonto lo que estoy diciendo? XD…
    Comentario aparte, Anne Hathaway más rica que nunca jaja

  12. Pablo Betancur

    30-Ago-2012 en 10:56 pm

    Para mi es buena…. no se si mejor que ¨The Dark Knight¨ pero por lo menos el final (espectacular lo mejor)es mejor que el de El caballero de la noche Asciende

Responder

Cine

David Lynch: The Art Life

Publicado

en

David Lynch: The Art Life

A través de su filmografía, y con el reciente regreso de “Twin Peaks”, David Lynch ha demostrado ser uno de los autores más prolíficos y complejos de las últimas décadas. Desde su primer largometraje, “Eraserhead” (1977), que su imaginario significa entrar a mundo de sensaciones donde representaciones visuales de la psiquis se vuelven tangibles. Debido a lo intrincado que podría ser su forma de narrar, experimentar su obra exige conectar con lo sensorial, pues su trabajo busca crear reacciones y evocar emociones. El director de “Blue Velvet” (1986) y “Mulholland Dr.” (2001) ha sido capaz de construir un estilo reconocible gracias las características que su obra comparte, en un estilo vago e incierto, pero envolvente, donde lo inexplicable convive con personajes que se ven atrapados en mundos complejos.

Dirigido en una colaboración entre Rick Barnes, Jon Nguyen y Olivia Neergaard-Holm, el documental “David Lynch: The Art Life” se centra en el trabajo artístico pictórico del cineasta, mientras se va creando un relato autobiográfico de sus primeros años formativos y su acercamiento al arte, sirviendo como puente entre sus inicios en esta disciplina y sus primeras obras cinematográficas.

Las conversaciones de tres años entre los realizadores y el director estadounidense son condensadas en una hora y treinta minutos, en un relato íntimo en la voz del mismo Lynch. El hecho que sea construido como un monólogo produce una atmósfera más natural y cercana con el director, así también adjudicando un punto de vista donde el espectador sólo observa cómo se mezcla su creación artística y su biografía. La voz en off de Lynch se hace omnipresente en un montaje que mezcla al artista trabajando en sus obras plásticas, en su estudio en Los Angeles –a veces acompañado de su pequeña hija, Lula– intercalando material biográfico como fotografías, videos de archivo y sus pinturas.

La autobiografía que acompaña el viaje visual habla de sus inicios, vida familiar, la relación con sus padres y cómo su influencia inevitablemente ayudó a formar su primera relación con al arte, siendo capturado por esta disciplina cuando decide mudarse a Filadelfia, donde pudo estudiarlo de manera profesional. Y es a través de todas estas experiencias e historias acumuladas que se juntan para inspirar gran parte de su trabajo, y cómo en el proceso de absorber, internalizar y plasmar se ha moldeado un imaginario enigmático y surrealista.

Claramente el foco de este registro documental está puesto en sus creaciones plásticas, concebidas a partir de distintos materiales y mezclando técnicas pictóricas que le dan la libertad de crear pequeños universos, en cuadros que perfectamente podrían ser sacados de alguna de sus películas. Por otra parte, los realizadores utilizan estas obras en el montaje no tan sólo como un apoyo visual, sino también para poder crear pequeños episodios visuales que enfatizan los relatos en off, y utilizando los textos que el mismo Lynch incorpora en sus cuadros, se destaca el estado emocional del relato. Por último, el uso de stop motion le agrega un dinamismo a la narración, haciendo de estas obras pequeñas escenas de la vida del artista, donde algunas de ellas contienen personajes que parecen atrapados en distintas realidades.

Este documental termina siendo un estudio del autor en un estado mucho más primitivo, además de una exploración íntima, donde se logra ver el mundo a través de sus ojos y se puede conocer con frescura una etapa de descubrimiento y creación artística. No es un retrato biográfico de principio a fin, tampoco se centra en una obra en particular, sólo es un acercamiento a procesos creativos desde una mirada de total naturalidad y comodidad por parte del cineasta.

Para entender el universo interior de David Lynch, y posteriormente apreciar con mayor profundidad su trabajo, es importante considerar todos los aspectos y los procesos de creación que lo han llevado a posicionar su nombre y ser poseedor de un estilo particular y reconocible. Así, este documental logra dar a conocer ese otro aspecto del cineasta, un lado que tiene relación con su configuración estética. Se vuelve importante conocer y revisar su filmografía, no necesariamente para poder entender este relato –sólo se cita a sus primeros cortometrajes y las primeras etapas de producción de “Eraserhead”–, aunque sí puede servir como complemento para enriquecer este acercamiento diferente y privado.


Título Original: David Lynch: The Art Life

Director: Jon Nguyen

Duración: 88 minutos

Año: 2016

Reparto: David Lynch, Documental

 


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 19 horas

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 2 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: