Conéctate a nuestras redes

Cine

Balada Triste de Trompeta

Publicado

en

El noveno largometraje del español Álex de la Iglesia, es una de esas películas que se aman o se  odian. Los fanáticos del director, no saldrán decepcionados al encontrarse con un filme que repite todos los tópicos del cineasta, llevándolos hasta su punto más extremo, en la que él mismo ha declarado, como su mejor película hasta la fecha. Para el resto de los espectadores, se recomienda ir a verla con conocimiento de causa, ya que “Balada Triste de Trompeta” es una oda al exceso, bordeando el límite entre el mal gusto y lo meramente morboso. No sólo en lo crudo y violento de sus imágenes, sino que también, en una historia retorcida y trágica, donde la sed de venganza, dirigen al protagonista a la locura absoluta.

La película comienza en plena guerra civil española, donde una función de circo es interrumpida por los militares, quienes reclutan a los trabajadores del lugar para luchar contra los rebeldes. Javier, hijo de uno de los payasos del circo, tiene que sufrir las penurias de la guerra, mientras su padre es prisionero de la milicia. Con el sueño de seguir el legado de su progenitor, Javier decide convertirse en payaso. El único problema es que él no hace reír a los niños, debido a que nunca pudo sentirse como uno, haciéndose llamar “El Payaso Triste”. En el circo conocerá a Natalia, practicante de tela y novia de “El Payaso Feliz”, con quien comenzará una sangrienta contienda por el corazón de la chica.

Muchos han querido entregar una serie de lecturas sobre el verdadero significado de la película. Desarrollada en plena dictadura franquista, los protagonistas vendrían a ser una metáfora de la España de aquellos años. No por nada uno de los personajes, durante la secuencia final, enuncia: “No somos nosotros, es este país que no tiene remedio”, en una de las cuantas alusiones a la situación que vivía España durante esa época. A decir verdad, estas interpretaciones pueden ser válidas en un análisis más acabado de la cinta, ya que lo que se nos entrega a primera vista dista mucho de la metáfora, que se supone, se esconde detrás de la trama.

El relato brilla por su exceso, en situaciones donde la verosimilitud de lo que estamos viendo, depende meramente del compromiso del espectador con la película. Es difícil entrar en el juego del director, cuando la trama avanza a ratos, sin una dirección concreta. Muchos podrán alegar que el estilo y estampa del español es sólo apreciable por unos pocos, pero la verdad es que, al terminar su visionado, este servidor sólo tuvo sentimientos encontrados.

Por una parte, la puesta en escena es magnífica. El trabajo de arte y cinematografía, se luce cuando toca retratar a la España de los años treinta. El diseño de los personajes y locaciones, son de lo mejor de la película. Las actuaciones también se mantienen en buen nivel; a pesar de que los personajes puedan resultar estereotípicos -o hasta caricaturizados-, cumplen. El gran problema está en la construcción de la trama. Una especie de sangrienta comedia romántica, donde dos hombres se harán pedazos – literalmente- por el amor de Natalia, quien cumple el rol de femme fatale. La trama se mueve por los celos, deseos y fantasías de los personajes, en un constante “quiero y no puedo”, que da como resultado un filme que nunca logra establecerse en un tono. Tampoco ayuda el hecho de que la empatía por el personaje principal, sea prácticamente nula, convirtiéndose en una suerte de “ángel vengador” sesgado por la venganza y la locura, sobre todo en el tramo final, donde la exageración de la propuesta llega a caer en el completo absurdo.

Álex de la Iglesia firma una película cuya máxima virtud reside en la libertad absoluta que se siente detrás de cada fotograma, que pueden gustar o no, pero definitivamente confirman que ésta es la película más personal del realizador. Si son capaces de entrar en su juego, y son aficionados al cine del español, disfrutarán “Balada Triste de Trompeta”, para todos los demás, se recomienda acercarse con cautela.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Andrés González

    10-May-2012 en 2:50 pm

    Esta película la vi el fin de semana pasado… Me gustó mucho, como CASI toda la filmografía de A. de la Iglesia.
    Saludos!!!

Responder

Artículos Cine

Recomendaciones In-Edit 2019, Parte 3: Legado punk

Publicado

en

GG Allin

Here To Be Heard: The Story Of The Slits

Contemporáneas a The Clash y Sex Pistols, The Slits fue una de las primeras bandas punk de mujeres formada en 1976 en Londres. Ari Up, su líder, tenía sólo 15 años cuando formó la banda junto a Paloma Romero “Palmolive”, Tessa Pollit y Viv Albertine. Con su particular sonido “punk reggae” y sólo un disco de estudio (“Cut” de 1979), The Slits hoy son consideradas un referente musical fundamental por su sonido y por sus letras desenfadadas y feministas, a pesar de que en su época fueron rechazadas por su rebeldía, actitudes indecorosas y su extrema desinhibición. El documental “Here To Be Heard: The Story Of The Slits”, dirigido por William E. Badgley, intenta reconstruir la historia de la banda a través de recuerdos y archivos personales de las integrantes originales que sobreviven a Ari Up, fallecida en 2010.

Álvaro: Rockstars Don’t Wet The Bed

El mito señala que Álvaro Peña (1943) es el primer punk chileno, y los más osados dicen que es el verdadero inventor del punk. La verdad es que las cosas de la vida llevaron a un joven Álvaro a irse de Chile después del Golpe Militar y llegar a Inglaterra a vivir a una casa okupa, donde conoció a Joe Strummer antes de que este se convirtiera en el exitoso líder de The Clash. Ambos formaron The 101ers y, aunque la banda no prosperó, la leyenda también cuenta que las historias que Peña le narraba a Strummer inspiraron el disco “Sandinista! (1980)”. “Álvaro: Rockstars Don’t Wet The Bed es un registro de la vida y obra de este artista chileno, quien ha hecho casi toda su carrera como un verdadero outsider, en el exilio. Radicado en Alemania, a sus 75 años sigue editando discos y cultivando su propia leyenda. El documental cuenta con entrevistas a sus amigos cercanos, colaboradores, su esposa alemana y, por supuesto, rescata los pensamientos y reflexiones del propio Peña en esta etapa de su vida.

Desolation Center

Stuart Swezey es un nombre que no suena para nada cuando pensamos en la organización de los súper festivales como Lollapalooza, Coachella, o raves electrónicas que convocan enormes cantidades de público. Sin embargo, un veinteañero Swezey, protagonista y director del documental “Desolation Center” (2018), fue uno de los precursores de los conciertos autogestionados a principios de los 80 en Estados Unidos. A través de entrevistas a organizadores, músicos y asistentes, fotografías y material audiovisual, este trabajo recupera la historia de una serie de encuentros musicales clandestinos y masivos que se realizaron en el desierto de Mojave, California, y que contaron con destacados exponentes del punk de la época. En esas fiestas, a las que se llegaba en buses escolares y camiones arrendados para la ocasión, se presentaron bandas fundamentales como Minutemen, Meat Puppets, Einstürzende Neubauten, Sonic Youth, Swans, Savage Republic y Redd Kross. Una aventura que cambiaría la historia.

The Allins

Sin duda, Kevin Michael “GG” Allin es una de las figuras más extremas de la historia de la música de todos los tiempos. Más conocido y recordado por defecar en el escenario, vomitar y atacar a sus fans que por su música, su muerte en 1993 –a raíz de una sobredosis– lo convirtió en una figura de culto, que parece estar lejos de perder ese estatus con el paso de los años. Contra todo lo que se pudiera esperar para alguien que llevó la demencia y descontrol al extremo en su vida personal y en sus shows, es su propia familia la encargada de administrar su legado. “The Allins”, de Sami Saif, más que enfocarse en la biografía del músico, nos conecta precisamente con sus sobrevivientes y cómo ellos han aprendido a lidiar con las manifestaciones de amor/odio de sus fans: con cierto humor, ternura y algo de locura. Su madre, Arleta, quien sufre por la manera en que los seguidores acuden a la tumba de su hijo a defecar en su honor, intenta mostrar e instalar la imagen del niño dulce y amoroso que Allin fue alguna vez, antes de que los excesos lo trastornaran. Por otra parte, su hermano Merle, se ha encargado de perpetuar la obra de GG, su legado musical, su “estética” y se esfuerza por mantenerse tocando con su banda Murder Junkies junto al baterista original, Dino Sachs, y otros músicos que los acompañan.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Doolittle Doolittle
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 5 días

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 2 semanas

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 semanas

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 4 semanas

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 2 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 4 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 11 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 11 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 11 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: