Conéctate a nuestras redes

Cine

Atómica

Publicado

en

En la última década, las novelas gráficas han sido material de inspiración para una camada de exitosas adaptaciones cinematográficas. Desde “Watchmen” (2009) hasta “Scott Pilgrim vs The World” (2010), pasando por “Persepolis” (2007) y “Surrogates” (2009), el cine se ha alimentado del noveno arte para solventar su parrilla y, de cuando en cuando, conseguir golpear la pantalla grande con aciertos de taquilla o sorprendentes piezas audiovisuales. Así, en medio de esta efervescente tendencia, aparece “Atómica”. Basada en la novela gráfica “The Coldest City” de Antony Johnston, el filme se presenta como un vistoso thriller de espías plagado de conspiraciones, música pop, luces de neón y una buena dosis de disparos.

En los últimos días del Muro de Berlín, Lorraine Broughton (Charlize Theron), una agente de elite del MI6, es enviada a la dividida capital germana a recuperar una “lista” donde están nombrados todos los agentes occidentales en activo infiltrados en la Unión Soviética y, de paso, eliminar al misterioso agente Satchel, quien le ha vendido información a los rusos durante mucho tiempo. En Berlín, la rubia se encuentra con el agente David Percival (James McAvoy), su principal contacto en suelo alemán. La KGB rápidamente les cae encima y Lorraine descubre una red de mentiras que se teje bajo sus pies, mientras a sus espaldas el Muro de Berlín amenaza con ser derrumbado.

“Atómica” no da respiro alguno al espectador. Desde el inicio, la narrativa galopa con furiosa velocidad y dispara a mansalva una serie de personajes, situaciones y redes de relaciones que conseguimos comprender fácilmente. Si bien, la trama no goza de una gruesa complejidad, se desarrolla con tal velocidad y dinamismo, que sus baches narrativos pueden pasar desapercibidos.

Los personajes, planos y poco profundos, no gozan de muchas dimensiones y están orquestados arquetípicamente en pos de la historia. Aun así, la historia genera constantes escenas de vertiginosa tensión que se resuelven con creativas y bien logradas secuencias de acción, las cuales encajan en perfecta sintonía con el núcleo narrativo del filme, el cual se presenta como un thriller de espías y consigue cumplir, con una precisión de manual con las convenciones del género. La trama no tiene grandes pretensiones narrativas más allá de entregar una historia coherente y con el suspenso suficiente para mantener el interés del espectador.

El apartado audiovisual se roba la película. La fotografía consigue sumergirnos en los suburbios de la RDA y, al mismo tiempo, crear una atmósfera fluorescente que recuerda a la decadencia urbana de “Blade Runner” (1982); mucho neón, mucha oscuridad y mucho humo. El tratamiento de cámara está marcado por el vértigo y la velocidad, con sendos planos secuencia que nos vuelven protagonistas de la acción y los combates. Hay que destacar el trabajo de cámara conseguido por Jonathan Sela, uno de los puntos más altos del filme. Asimismo, las coreografías de las luchas destacan por su soberbia fluidez, y cómo no, si su director, David Leitch, habiendo sido doble de acción de Brad Pitt y Jean-Claude Van Damme por varios años, se siente en casa cuando se trata de coreografiar este tipo de secuencias.

El montaje baila en sintonía con la fotografía y la banda sonora, quedando a disposición total de estas dos herramientas audiovisuales. Sobre esta última, destaca la utilización de una variada e infalible mezcla de canciones ochenteras. El manejo de la música –por momentos antojadizo– intenta vendernos una dudosa mirada occidental de la época. El departamento de arte realiza un trabajo impecable y consigue darle vida al sórdido mundo de la Guerra Fría, el cual se vuelve un vívido telón de fondo en medio de esta historia de espías y traiciones.

Tal como se dijo en un principio, “Atómica” se nos presenta como un estilizado thriller y, gracias a los colores, la música y la soberbia fotografía, este cometido se cumple. Si bien, la trama es sosa y sus giros carecen de toda sorpresa, las contundentes escenas de acción logran dotar a la narrativa de atractivo dinamismo. No se puede negar que los personajes son estampas estereotipadas de arquetipos del género que, en una inocencia narrativa, caen en lugares comunes sin mayor profundidad; aun así, la complejidad de la trama es digerible por todos y no peca de pretensiones. El deleite visual que decora al filme lo convierte en una obra refrescante y ligera, cruda en su visualidad y fluorescente en su estética. Dinámica y divertida, “Atómica” es un vistoso thriller pintado con neones y pólvora, pop ochentero y humo de cigarrillo.

Por Roberto Núñez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Terminator: Destino Oculto

Publicado

en

Destino Oculto

Treinta y cinco años han pasado desde el estreno de “The Terminator” (1984) y la saga continúa viva gracias al recuerdo imborrable de sus personajes y de una particular premisa, que en aquella época fue lo suficientemente original como para tomar un lugar importante en el género de acción y ciencia ficción a la vez. Después de cinco producciones cinematográficas y una serie de televisión, Tim Miller toma la dirección de una cinta producida por James Cameron y que pretende establecer las bases para un nuevo camino en la saga.

Sarah Connor (Linda Hamilton) y Grace (Mackenzie Davis) deben proteger a una joven (Natalia Reyes) que está siendo perseguida por un nuevo modelo de Terminator. Juntas intentarán escapar, luchar y descubrir lo que existe debajo de esta persecución.

Los hechos ocurridos en “Terminator: Destino Oculto” se instalan años después de “Terminator 2: Judgment Day” (1991), dejando a un lado lo ocurrido en las secuelas que fueron estrenadas entre 2003 y 2015, y la serie de televisión también producida hacia finales de la década pasada. Esta decisión encuentra sus bases en el intento de darle una dirección definitiva a la saga, y claramente apostando a la nostalgia que implica tener a Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger juntos en pantalla una vez más desde 1991.

Como la nostalgia prima en esta nueva entrega, también se decide seguir un camino seguro, que proporcione las características suficientes para justificar la producción de esta película. De esta forma, se puede realizar una equivalencia evidente entre los hechos establecidos en las primeras dos entregas y esta nueva producción, particularmente en el tratamiento que se le da una de sus protagonistas y que actúa como protegida de Sarah Connor y Grace. La joven debe escapar de las manos que la quieren ver muerta y así cambiar el destino de la humanidad una vez más; en ella se puede percibir la misma incertidumbre que Connor tenía en la primera película, cuando era perseguida por el modelo T-800. La diferencia es que el cambio de actitud de la joven es evidente en el tercer acto, donde toma el control de la situación y se posiciona horizontalmente frente a sus compañeras.

El trío de mujeres que protagoniza esta cinta resulta ser su mayor fortaleza, evidenciando la autoconsciencia que se tiene frente a la trascendencia de Sarah Connor como protagonista, otorgando la oportunidad de traspasar un legado imborrable. Linda Hamilton logra transmitir el peso significativo de lo que he Sarah ha vivido, siendo su presencia un constante recordatorio de su importancia como personaje. Y siendo aquella fortaleza la base de su figura, las nuevas protagonistas que la acompañan logran estar a la altura, generando una dinámica natural y que puede sostener una trama que afloja, pero no decae.

“Terminator: Destino Oculto” sienta sus cimientos en la acción y, como tal, cumple al tener secuencias que mantienen la tensión y son capaces de entregar un espectáculo competente, capaz de estar a la altura de sus antecesoras más antiguas. Por otra parte, el villano encarnado en un nuevo modelo de Terminator trata de cumplir con el legado de Schwarzenegger y Robert Patrick en la cinta de 1991, pero sus atributos no son los suficientes como para generar la angustia necesaria que un rol como ese necesita. Si bien, la presión de la persecución está presente, estas secuencias se vuelven repetitivas al no contar con una base que sustente la existencia del nuevo androide. Sin embargo, las características del género de acción –que están presentes en esta película– logran que el estado de entretención se mantenga frente a los hechos ocurridos en pantalla.

Si bien, los intentos por otorgar aires frescos a la saga son evidentes, estos no alcanzan a dar el salto definitivo como para posicionar esta nueva producción como una secuela necesaria. La falta de originalidad le juega en contra, incluso considerando la aparición y dinámica establecida entre los personajes de Schwarzenegger y Hamilton, aunque este hecho no logra justificar del todo una nueva entrega de una saga que parece no poder salir a flote, pero que, aun así, intenta permanecer viva, recurriendo al recuerdo e impacto que causó el estreno de “The Terminator” y su posterior segunda parte.


Título Original: Terminator: Dark Fate

Director: Tim Miller

Duración: 128 minutos

Año: 2019

Reparto: Linda Hamilton, Mackenzie Davis, Natalia Reyes, Arnold Schwarzenegger, Gabriel Luna, Diego Boneta, Enrique Arce, Tristán Ulloa, Alicia Borrachero, Tom Hopper, Cassandra Starr


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 4 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 2 semanas

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 2 semanas

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 2 semanas

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 2 semanas

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 3 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 3 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas