Conéctate a nuestras redes

Cine

Ataque a la Casa Blanca

Publicado

en

Han pasado más de dos lustros y la paranoia estadounidense de verse nuevamente atacados en su propio país no cesa, especialmente como recurso para explotar nuevas ideas en la pantalla grande. Mientras hechos recientes como el atentado en la maratón de Boston alimentan la demencia y filtraciones como las del caso Snowden nos revelan que Estados Unidos sospecha de todo y de todos, varios se preguntan cuál sería el flanco más débil de la autodenominada nación más poderosa. Tomando en cuenta que el centro de su poder político y militar se encuentra radicado en la figura de su Presidente, no pocos se han preguntado: ¿Qué ocurriría si la Casa Blanca fuera objeto de un OLYMPUS HAS FALLEN 01ataque? ¿Cómo podrían hacerlo? ¿Qué repercusiones tendría, a nivel global, un hecho de esa magnitud? Esa es la premisa de “Ataque a la Casa Blanca”, dirigida por Anton Fuqua.

Durante un encuentro entre el Presidente de los Estados Unidos (Aaron Eckhart) con el Primer Ministro de Corea del Sur, la Casa Blanca es atacada y sitiada por un grupo terrorista de origen norcoreano. El agente del Servicio Secreto y ex miembro de la guardia personal del Presidente, Mike Banning (Gerard Butler), logra entrar al edificio y sobrevivir a la masacre, convirtiéndose en la última esperanza para salvar al mandatario y su hijo, de quien se desconoce su paradero, mientras el vocero Allan Trumbull (Morgan Freeman) toma el puesto de Presidente activo, y debe confiar en las habilidades de Banning y en su propia capacidad para tomar decisiones y así evitar un desastre aún mayor.

Al ver el nombre de Antoine Fuqua en la silla de director, uno tiende a darle algo más de crédito a esta propuesta. Fuqua tiene oficio a la hora de narrar historias movidas por la violencia, como lo ha venido demostrando desde “Trainning Day” (2001), y aquí logra, hasta cierto punto, imprimir su sello en la construcción del relato, manteniendo la tensión y sacrificando rápidamente sub-tramas que poco y nada aportan a la estructura final. Sin embargo, son tantas las cosas que no funcionan en esta película, que este atributo se diluye rápidamente entre un mar de clichés del género y una historia que paulatinamente comienza a transformarse de una cinta de acción a algo más cercano a una parodia.

OLYMPUS HAS FALLEN 03Esa percepción puede también estar condicionada por la escasa originalidad de la propuesta. Los villanos pueden venir de otro país, sus motivaciones pueden ser más simples, la amenaza puede estar cada vez más cerca, pero esta película ya la hemos visto varias veces: la historia del ejército de un solo hombre que lucha contra el enemigo de la nación más poderosa (sean rusos, vietnamitas, uno que otro traidor, terroristas europeos o, como en esta ocasión, norcoreanos) con un par de balas o sus puños, si fuera necesario. Lo esencial en muchas de esas propuestas era que no se tomaban demasiado en serio a sí mismas y no tenían mayor intención que entregar al público un producto de entretención, aún cuando siempre fueran usadas como vehículo de propaganda para las ideas estadounidenses sobre libertad y democracia. Pero “Ataque a la Casa Blanca” busca algo más que sólo entretener, y falla en su intento.

La película busca advertir a su propio país a no relajarse, a no bajar la guardia, que el peligro es real, latente, y no producto de la imaginación de un par de locos. Que el mundo está esperando que Estados Unidos caiga para hacer lo que les plazca. La cinta está llena de escenas, discursos, one-liners que glorifican al país sin nombre y sus ideales, que buscan que el espectador al menos salga OLYMPUS HAS FALLEN 02silbando “The Star-Spangled Banner” al terminar la función. Un discurso que ya no entusiasma como antes a buena parte de su población y que, por cierto, puede provocar risas en otros públicos.

Obviando el chovinismo excesivo, la cinta se puede disfrutar tanto como otra más del género de acción. Las balas y desmembramientos están a la orden del día y el ritmo no decae. Otro punto bajo son los efectos: de los más baratos que se hayan podido ver últimamente en el cine. El elenco sí está a la altura, con un Morgan Freeman que vuelve a su rol de “Presidente Freeman” y un Gerard Butler que cumple y convence con en su papel de duro agente del Servicio Secreto, aún cuando ello implique dedicarse sólo a apretar el gatillo y patear traseros norcoreanos. Una película con una prometedora premisa y defectuosa ejecución, pero que en algunos niveles funciona y puede entretener a los adictos a las balas.

Por Rodrigo Garcés

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Rey León

Publicado

en

El Rey León

“The Lion King” de 1994 es sin duda una de las películas de Disney más veneradas y queridas de todos los tiempos. Y se nota que Jon Favreau siente este mismo respeto y cariño por ella, ya que esta nueva versión incluye mucha de la imaginería de la película original, además de enaltecer y volver incluso más épicos varios momentos. Sin embargo, es el mismo cariño y respeto por la película noventera lo que impide que este remake logre sostenerse por sí mismo, veinticinco años después, y hace que se sienta anticuado.

La historia está ambientada en una versión idealizada de la sabana africana, donde el rey león Mufasa (James Earl Jones) intenta mantener el equilibrio natural de la cadena alimenticia, el Círculo de la Vida. Cuando nace su hijo Simba (Donald Glover) y se transforma en el próximo heredero al trono, Scar (Chiwetel Ejiofor), hermano del rey, decide asesinar a Mufasa para quedarse con el trono. Simba se ve obligado a escapar siendo un cachorro, y Scar se transforma en un rey déspota y despiadado. El príncipe deberá, entonces, reencontrarse con su identidad para volver a su hogar a restaurar el balance.

La historia es simple y fácil de entender, pero sus personajes y temáticas son tratadas de forma cuestionable veinticinco años después de la película original. Mientras que durante los últimos diez años muchas películas infantiles han volcado sus valores y temáticas hacia la acogida de lo diferente y la empatía por los demás, como “Ratatouille” (2007) o “Paddington” (2014), y la aceptación de uno mismo tal cual es, como en “Frozen” (2013), “El Rey León” tiende casi a ideas opuestas.

Durante gran parte de la película se idealizan la fuerza física y la valentía, igualándolas con justicia y virtud en Simba y particularmente Mufasa, mientras que la debilidad física se iguala con el engaño y maldad, a través de las figuras de Scar y las hienas. Se subentiende que estos personajes, al ser inherentemente inferiores, deben recurrir a trampas y engaños para ser capaces de vencer. Estas ideas no sólo se sienten anticuadas, sino que además generan personajes unidimensionales, cuya única característica reside en qué extremo de ese espectro residen.

Por otro lado, una de las principales temáticas de la película es el concepto de identidad, que es explorado a través del viaje de Simba. Sin embargo, su arco es tratado de forma menos que óptima, ya que su evolución se da por procesos internos, sino que a través de estímulos externos. No es él quien se encuentra a sí mismo, sino que son otros los que le dicen quién debe ser y qué debe hacer para transformarse en ello. Esto hace que su cambio se sienta vacío, y por otro lado entrega ideas problemáticas sobre la relación entre identidad y deber, ya que nunca le es dada a Simba la elección de qué hacer y quién ser. Estas dos ideas, el deber ser por sobre el querer ser y la virtud en la fuerza física, no han envejecido bien y se sienten anticuadas, y hacen que narrativamente la película se sienta de igual manera.

Visualmente la cinta funciona bastante bien. Los modelos 3D se sienten realistas y la imaginería tiene un gran poder visual. Tal como Favreau quiso, se siente tan épico como un documental de naturaleza de la BBC, sin embargo, es el mismo realismo en los modelos de los personajes lo que afecta negativamente a la hora de generar conexión emocional con la audiencia, ya que los animales resultan poco expresivos. Esto es algo que se nota particularmente en escenas de alto nivel emocional, como la muerte de un personaje, ya que las reacciones de los demás no alcanzan a estar a la altura debido a su falta de expresión. Además, esto se ve mezclado con una mala elección de casting vocal, particularmente en el caso de Simba en su adultez. Donald Glover puede funcionar muy bien frente a cámara, pero su voz suena plana y poco expresiva. Esto, mezclado con la falta de emoción en el rostro de Simba, hace que la audiencia se aleje incluso más del protagonista y su evolución como personaje.

Finalmente, más allá sus debilidades técnicas y de dirección, “El Rey León” falla principalmente por no atreverse a desafiar los conceptos narrativos y temáticos de la película original. Sus ideas, valores, beats narrativos y personajes se sienten aún como un producto de su tiempo, y no han envejecido bien. A la hora de retomar películas universalmente queridas y veneradas, es importante alejarse un poco y mirar detenidamente qué ideas se mantienen vigentes y cuáles no, y que ese respeto y cariño se refleje al evolucionar la historia para mantenerla actualizada.

Este remake se apoya demasiado en la nostalgia y el cariño que se le tiene a la película original, y toma el camino fácil apelando al recuerdo que el público tiene de ella. Lamentablemente, es difícil que el público actual recuerde esta película en veinticinco años más con el mismo cariño con que las generaciones anteriores lo hacen con la película original.


Título Original: The Lion KingEl Rey León

Director: Jon Favreau

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: (Voces) Keegan-Michael Key, Donald Glover, Seth Rogen, Chiwetel Ejiofor, James Earl Jones, John Kani, Billy Eichner, Alfre Woodard, Florence Kasumba, Beyoncé


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Everything Not Saved Will Be Lost Everything Not Saved Will Be Lost
DiscosHace 1 día

Foals – “Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1”

Foals aparece este 2019 como si estuviera indagando en su propia capacidad de lograr una atmósfera íntima, pero también llena...

False Alarm False Alarm
DiscosHace 2 días

Two Door Cinema Club – “False Alarm”

Con una portada azul eléctrico, que luce como si hubiese sido diseñada para adornar un disco de Pet Shop Boys,...

Gold & Grey Gold & Grey
DiscosHace 3 días

Baroness – “Gold & Grey”

Durante la segunda mitad de la década pasada, Baroness sonaba como una de las agrupaciones responsables de llevar el relevo...

Western Stars Western Stars
DiscosHace 1 semana

Bruce Springsteen – “Western Stars”

Dicen que la sabiduría popular prueba ser más cierta que cualquier ciencia exacta. Hay gente que sostiene firmemente que el...

Let’s Rock Let’s Rock
DiscosHace 1 semana

The Black Keys – “Let’s Rock”

Después de cinco años fuera del radar, el dúo de Ohio vuelve a la carretera con un nuevo disco de...

Designer Designer
DiscosHace 1 semana

Aldous Harding – “Designer”

La escena del indie actual no es la misma que aquella en la que Aldous Harding debutó con su LP...

Help Us Stranger Help Us Stranger
DiscosHace 2 semanas

The Raconteurs – “Help Us Stranger”

Un intermedio de once años entre un álbum y otro parece un tiempo muy largo, pero para The Raconteurs fue...

It Won/t Be Like This All the Time It Won/t Be Like This All the Time
DiscosHace 2 semanas

The Twilight Sad – “It Won/t Be Like This All The Time”

Pareciera ser que la discografía de The Twilight Sad es más extensa de lo que parece, pero con cinco títulos...

Anima Anima
DiscosHace 2 semanas

Thom Yorke – “Anima”

Si Thom Yorke ha sido capaz de entregar trabajos tan buenos con Radiohead y como solista, un nuevo álbum de...

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 3 semanas

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Publicidad
Publicidad

Más vistas