Conéctate a nuestras redes

Cine

Apuesta Máxima

Publicado

en

Ningún tema se escapa del alcance de Hollwyood, y el juego no ha sido excepción. Desde “The Sting” (1973) hasta “Lucky You” (2006), pasando por “House Of Games” (1987), la industria ha creado escuela a partir de dramas que tienen este elemento como actor importante de la trama. “Apuesta Máxima” tiene como punto de partida el mundo de las apuestas online, pero lo llamativo es que, en la medida que progresa, se descubre que no interesa tanto el póquer mismo como las tensiones y complicaciones desencadenadas detrás. En efecto, el juego tiene una relevancia mínima, accesoria. Esta es sobre todo la historia de la destrucción del sueño americano vivido a la inversa: por un norteamericano en Centroamérica.

Richie Furst (Justin Timberlake) es un universitario que necesita pagar una gran suma de dinero a su institución educacional y pierde todo lo que tiene al caer en una trampa mientras juega póquer online. No duda en ir tras el propietario del sitio y viajar hasta Costa Rica en busca de un tal Ivan Block (Ben Affleck), millonario que opera desde la isla. Allá no sólo solucionará su problema, sino que se involucrará en el negocio de este poderoso hombre, quien le ofrecerá como carnada ganar una cantidad estratosférica de dinero para que se sume su imperio. Así, se transformará en uno de sus principales colaboradores, pero la aparición de un agente del FBI empezará a convulsionar las aguas.

La película tiene una estructura narrativa de lo más simple y la historia que abarca también lo es, pero de esta se podría haber sacado mucho más provecho. La idea del novato acogido por un tipo con experiencia y dudosa reputación es jugosa, pero los recovecos que escoge son muy poco sabrosos y de aburrido control. Se intenta mantener con firme correa el devenir de la cinta, pero se termina cruzando la frontera hacia lo intrascendente. Si bien la dirección de Brad Furman es nerviosa, de poca lucidez, a ratos torpe, lo que hunde al filme es el guión, que jamás termina por cuajar. Pasada la media hora da un vuelco que insta a pensar que puede agarrar vuelo, pero es apenas un espejismo en el desierto.

La historia tiene poco riesgo y numerosos aspectos que desentonan. Hay contenido que sin razón es remarcado y en otros pasajes el metraje parece tijereteado. Esta desprolijidad (que parece involucrar culpas tanto de la sala de montaje como del proceso de escritura) provoca que el interés se vaya perdiendo progresivamente, hasta llegar al final, momento que provoca más vergüenza ajena que cualquier otra sensación; por su torpeza, la película recuerda a otro estreno de este año: “Broken City”. Las similitudes abarcan desde su trama –protagonista sin aparente salida que depende de un tipo con pleno poder- hasta la falla central: el desarrollo es tan desafortunado que resulta muy difícil involucrarse en la narración, pese al drama de diversas aristas que vemos en pantalla. Cintas que, si bien tienen un adecuado arranque, luego hacen agua por todos lados.

Tal como el guión está  inundado de vuelcos de escaso interés, también lo está de líneas acartonadas, las que son apropiadas con escasa convicción por sus actores. Y allí es donde existe otra deficiencia: el desempeño de sus intérpretes. Justin Timberlake y Ben Affleck son tipos de limitado registro que, con caracteres tan poco dinámicos, son incapaces de hacer mucho. Affleck no es un actor desastroso, pero sí muy discreto, con escaso margen para interpretar papeles que requieran salirse de la parquedad. Mientras que el también cantante ha exhibido un desempeño bastante modesto en su breve carrera en el cine, aunque parece tener cierto potencial, que por cierto aquí no luce. Decir que la elaboración de los protagonistas es floja no es antojadizo. Timberlake es el protagonista absoluto, pero desafortunadamente no hay una exploración sobre él; durante toda la película está entre la espada y la pared, pero ese drama nunca tiene una pausa para la reflexión, lo que también tiene que ver con la falta de ambición de la cinta. El de Affleck es pura caricatura, pese a cierto halo de misterio que se intenta sembrar en un comienzo. Lo más ramplón del filme y probablemente el punto más bajo es el personaje de Gemma Arterton, quien aparece con intermitencia y nunca teniendo la relevancia mínima que justifique su incorporación en la trama. La tensión que genera entre los protagonistas jamás cobra real importancia, no abandonando nunca el estereotipo. La conclusión parece ser que su personaje fue incluido sólo para atraer a más público masculino.

La falta de armonía incluso se extiende al uso de la música. Las pausas, tensiones y progresión, se sienten aún más bruscas por el desatinado empleo de este recurso. Por ejemplo, cada vez que se muestran las calles de Puerto Rico, a lo único que se acude es a emplear música urbana, sin importar el tono que esté imperando en la película. Tampoco hay asco para ubicar un momento cúlmine con música acorde, seguido de otro con una canción bailable. No hay dudas que su ambición no se extiende más allá de armar un sólido entretenimiento, pero claramente se queda muy corta en conseguir ese propósito, ni siquiera siendo cautivante por pasajes. Si bien no es una total pérdida de tiempo, no hay nada digno de recordar al salir de la sala. De no ser por la popularidad de sus protagonistas, debería pasar sin pena ni gloria, directo al olvido.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas