Conéctate a nuestras redes

Cine

Alma Salvaje

Publicado

en

En plena temporada de los premios más taquilleros del cine, donde la grandilocuencia de Hollywood se roba la atención periodística mundial con sus etéreos vestidos, alfombras rojas y exclusivos after-parties, llega a nuestro país la última película del director de “Dallas Buyers Club” (2013), protagonizada por la ganadora del Oscar, Reese Witherspoon. Añádase al ruido que la historia es la adaptación de un best seller autobiográfico, y tenemos tanto un trabajo regalón de la crítica, como una nueva nominación al galardón de la Academia para su popular actriz protagónica. En esta industria el asunto funciona así: lavar, enjuagar, repetir. Aunque estas repeticiones sólo a veces son justas.

WILD 01Abrumada por los nefastos eventos que destrozaron su vida, la joven Cheryl Strayed (Reese Witherspoon) decide cruzar más de mil kilómetros a lo largo del Sendero de la Cresta del Pacífico como una especie de excursión de autoayuda. Completamente sola, inexperta y cargando una grotesca mochila, Cheryl lucha por completar su arduo desafío conforme los recuerdos de su padre violento, la muerte de su madre, su adicción a las drogas y su divorcio no cesan de atormentarle.

Siempre es peligroso incursionar en guiones que giran en torno a un solo personaje que está pasando por una crisis interna, siendo la gran complicación el cómo visibilizar esta última sin caer en recursos facilistas, redundantes o auto explicativos. Después de todo, un buen argumento se compone de acciones que se entienden por sí solas y que, de forma más explícita o no, progresan. Sumado a esto, es preciso encontrar vías que permitan humanizar al héroe con tal de que el público se involucre, e inyectar de suficiente densidad dramática su conflicto para que no peque de demasiado intimista. En lo que a eso respecta, la película se esfuerza por aterrizar la congoja de Cheryl nutriendo el montaje de informativos raccontos y flashbacks que, escogidos con precisión y ejecutados con pulcritud, paulatinamente responden la interrogante que es planteada desde el minuto uno: ¿Qué ha llevado a esta mujer a hacer semejante excursión?

WILD 02Este mismo montaje, no obstante, compone un arma de doble filo, ya que paralelamente es por lejos el punto alto de la cinta y en parte responsable de la endeble potencia de la trama. Dinámico, mantiene un ritmo consistente que no deja de arrebatar la atención a pesar de su extensión más bien larga, a ratos tiene una identidad surrealista que permite traspasar la subjetividad de la perspectiva de Cheryl y, en un pulido trabajo conjunto con el arte y la fotografía, dotan de vitalidad las diferentes etapas de la vida de la protagonista. En la otra vereda, sin embargo, afanado por convertirse en un relato movedizo y poco convencional con sus persistentes saltos temporales y fugaces planos, el historial de tragedias de Cheryl termina siendo abordado a una profundidad que sólo alcanza a ser somera.

El otro punto en contra es que, siendo un film concebido para el lucimiento de Witherspoon (es probable que ella se haya interesado en el proyecto con el aroma a su segundo Oscar flotando bajo las narices), acaba resaltando solamente por los elementos técnicos. En efecto, seguido de la pálida solidez del guión, las actuaciones son lo que más dejan que desear. Partiendo por la misma estrella estadounidense, que si bien despliega una actitud espontánea que nunca antes le habíamos visto, entrega una interpretación cuyo peso dramático raya en lo deslavado. Es tanto así, que su elección para el papel no es ni siquiera imprescindible, fenómeno atípico puesto que el único gran motor de WILD 03este tipo de obras suele ser el desempeño de la famosa de turno, ejemplos de esto son “Erin Brockovich” (2000), “Monster” (2003), o “The Blind Side” (2009), entre tantas otras. No obstante, para ser justos, tampoco es un rol particularmente exigente, y esto es culpa de un guión que desaprovecha una riquísima materia prima. De los secundarios ninguno sobresale con fuerza, aunque la sensibilidad de Laura Dern en la piel de la enfermiza madre se asoma como la intervención mejor lograda.

Después de la cinta protagonizada por Matthew McConaughey, que con herramientas más minimalistas lograba dar una correcta reconstrucción de una problemática real, se apostaba a un nuevo trabajo de Valleé igual de terrenal. Pero en esta ocasión la preponderancia recayó en la exploración visual y en una banda de sonido capaz de crear atmósferas y cautivar momentáneamente con la utilización de grandiosas canciones. De tener sus instantes de hermosura, los tiene, así como de un humor que brota natural y en su justa medida. Lo lamentable es que le falta sensibilidad y un contenido tangible al cual anclarse, errores que manchan su objetivo porque es, primeramente, una película que apela a la emoción. Fallando en eso, sólo queda presuponer su vago mensaje y gozar del lindo envoltorio.

Por María José Álvarez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Terminator: Destino Oculto

Publicado

en

Destino Oculto

Treinta y cinco años han pasado desde el estreno de “The Terminator” (1984) y la saga continúa viva gracias al recuerdo imborrable de sus personajes y de una particular premisa, que en aquella época fue lo suficientemente original como para tomar un lugar importante en el género de acción y ciencia ficción a la vez. Después de cinco producciones cinematográficas y una serie de televisión, Tim Miller toma la dirección de una cinta producida por James Cameron y que pretende establecer las bases para un nuevo camino en la saga.

Sarah Connor (Linda Hamilton) y Grace (Mackenzie Davis) deben proteger a una joven (Natalia Reyes) que está siendo perseguida por un nuevo modelo de Terminator. Juntas intentarán escapar, luchar y descubrir lo que existe debajo de esta persecución.

Los hechos ocurridos en “Terminator: Destino Oculto” se instalan años después de “Terminator 2: Judgment Day” (1991), dejando a un lado lo ocurrido en las secuelas que fueron estrenadas entre 2003 y 2015, y la serie de televisión también producida hacia finales de la década pasada. Esta decisión encuentra sus bases en el intento de darle una dirección definitiva a la saga, y claramente apostando a la nostalgia que implica tener a Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger juntos en pantalla una vez más desde 1991.

Como la nostalgia prima en esta nueva entrega, también se decide seguir un camino seguro, que proporcione las características suficientes para justificar la producción de esta película. De esta forma, se puede realizar una equivalencia evidente entre los hechos establecidos en las primeras dos entregas y esta nueva producción, particularmente en el tratamiento que se le da una de sus protagonistas y que actúa como protegida de Sarah Connor y Grace. La joven debe escapar de las manos que la quieren ver muerta y así cambiar el destino de la humanidad una vez más; en ella se puede percibir la misma incertidumbre que Connor tenía en la primera película, cuando era perseguida por el modelo T-800. La diferencia es que el cambio de actitud de la joven es evidente en el tercer acto, donde toma el control de la situación y se posiciona horizontalmente frente a sus compañeras.

El trío de mujeres que protagoniza esta cinta resulta ser su mayor fortaleza, evidenciando la autoconsciencia que se tiene frente a la trascendencia de Sarah Connor como protagonista, otorgando la oportunidad de traspasar un legado imborrable. Linda Hamilton logra transmitir el peso significativo de lo que he Sarah ha vivido, siendo su presencia un constante recordatorio de su importancia como personaje. Y siendo aquella fortaleza la base de su figura, las nuevas protagonistas que la acompañan logran estar a la altura, generando una dinámica natural y que puede sostener una trama que afloja, pero no decae.

“Terminator: Destino Oculto” sienta sus cimientos en la acción y, como tal, cumple al tener secuencias que mantienen la tensión y son capaces de entregar un espectáculo competente, capaz de estar a la altura de sus antecesoras más antiguas. Por otra parte, el villano encarnado en un nuevo modelo de Terminator trata de cumplir con el legado de Schwarzenegger y Robert Patrick en la cinta de 1991, pero sus atributos no son los suficientes como para generar la angustia necesaria que un rol como ese necesita. Si bien, la presión de la persecución está presente, estas secuencias se vuelven repetitivas al no contar con una base que sustente la existencia del nuevo androide. Sin embargo, las características del género de acción –que están presentes en esta película– logran que el estado de entretención se mantenga frente a los hechos ocurridos en pantalla.

Si bien, los intentos por otorgar aires frescos a la saga son evidentes, estos no alcanzan a dar el salto definitivo como para posicionar esta nueva producción como una secuela necesaria. La falta de originalidad le juega en contra, incluso considerando la aparición y dinámica establecida entre los personajes de Schwarzenegger y Hamilton, aunque este hecho no logra justificar del todo una nueva entrega de una saga que parece no poder salir a flote, pero que, aun así, intenta permanecer viva, recurriendo al recuerdo e impacto que causó el estreno de “The Terminator” y su posterior segunda parte.


Título Original: Terminator: Dark Fate

Director: Tim Miller

Duración: 128 minutos

Año: 2019

Reparto: Linda Hamilton, Mackenzie Davis, Natalia Reyes, Arnold Schwarzenegger, Gabriel Luna, Diego Boneta, Enrique Arce, Tristán Ulloa, Alicia Borrachero, Tom Hopper, Cassandra Starr


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 3 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 1 semana

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 1 semana

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 1 semana

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 1 semana

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas