Conéctate a nuestras redes

Cine

Alexander y Un Día Terrible, Horrible, Malo… ¡Muy Malo!

Publicado

en

La comedia tiene la particularidad de poder ser desarrollada en variados contextos, ocupando para ello los distintos tipos que la conforman (negra, absurda o romántica, entre otras). Esta es una posibilidad que hace de este tema algo distintivo sobre otros géneros cinematográficos, pudiendo tener impacto en un amplio espectro etario y ser apuntada hacia diferentes grupos objetivos. El cine de corte familiar tiene en la comedia uno de sus principales soportes, aumentando en las últimas dos décadas la producción de películas trabajadas bajo un concepto más cercano al humor en su exclusividad. Con aquel escenario dispuesto, y a través de “Alexander y Un Día Terrible, Horrible, Malo… ¡Muy Malo!”, hoy le corresponde nuevamente a la gigante Disney revalidar pergaminos.

ALEXANDER AND THE TERRIBLE, HORRIBLE, NO GOOD, VERY BAD DAY 01En vísperas de su cumpleaños número 12, a Alexander Cooper le toca vivir uno de aquellos días donde todo sale mal; desde dejar una muy mala impresión a la niña que le gusta, hasta perder el único chupete que calma los llantos de su hermano menor. A la mañana siguiente de su fatal jornada, y deseando que su mala suerte se traspase al menos por un día a las otras personas, se despertará para ver cómo las cosas han cambiado, sobre todo para su familia, que hasta la fecha pasaban por excelentes momentos. Es así como sus padres, Ben y Kelly Cooper (Steve Carell y Jennifer Garner, respectivamente), y sus hermanos mayores, tendrán que soportar un mal, pésimo, horrendo día.

Sin ver tráiler alguno, considerando el expresivo título de la película, podemos adivinar que acá pasará algo divertidamente malo, ¿no? Como si estuviéramos en los 90, la dinámica en que el niño es causante de los problemas que tiene toda la gente que lo rodea, se recicla para dar impulso a una historia que no tiene ninguna intención de salir de lo común. En “Alexander y Un Día Terrible, Horrible, Malo… ¡Muy Malo!”, se encuentran presentes todos los clichés del género, acentuándose más aún al no plantearse un argumento que sea convincente. Como era de esperar, la cinta se mueve entre una serie de situaciones que responden al adjetivo de cómico por su condición visual más que por sus diálogos, que aparte de muchas veces no encajar con el buen ritmo que se otorga al relato, también se reviste de moralinas que trascienden al tono familiar del filme. Para explicar aquello, y si somos quisquillosos respecto a los tópicos que aquí se plantean, existe algo que se percibe con un ALEXANDER AND THE TERRIBLE, HORRIBLE, NO GOOD, VERY BAD DAY 02dejo enfermizo en relación a ciertos elementos; el estrés por la presión laboral, la pérdida de toda sensatez por destacar socialmente en algo o el obnubilado juicio en la entrega de toda complacencia a terceros, se encaraman camuflados sobre la premisa del título. Por otra parte, los estereotipos representados en niños negros que se muestran graciosos connaturalmente o en obreros que en la suspicacia siempre son de origen latino, caen, en una lectura profunda, tan mal como lo anterior.

Dejando el extremo grave a un lado, la película tiene sus aciertos cuando no se espera nada y se entra con la mente en blanco a presenciar el espectáculo. El correcto trabajo de post producción determina apenas 81 minutos de metraje, lo que hace de toda comedia algo mucho más entretenido por su compacto y la elusión de posibles redundancias. Ya hacia un tercio de su total, “Alexander y Un Día Terrible, Horrible, Malo… ¡Muy Malo!” se sostiene enérgica, permitiendo pasar el rato con algunas carcajadas.

ALEXANDER AND THE TERRIBLE, HORRIBLE, NO GOOD, VERY BAD DAY 03En cuanto a personajes, la única que logra salvar la plata es Emily (Kerris Dorsey), hermana de Alexander, cuyas intervenciones son en su mayoría para reírse. Steve Carell, que acá se muestra parco, en lo que parece ser una transición más extensa de lo presupuestado, aún no puede desentenderse completamente de este tipo de papeles. El tipo tiene talento de sobra para sobrellevar roles fuera de la comedia más ridícula; ya lo demostró en la inolvidable “Little Miss Sunshine” (2006), de forma más reciente en “The Way Way Back” (2013) y seguramente su intervención en “Foxcatcher” (2014), aún sin fecha de estreno en Chile.

La única excusa que podrían esgrimir las grandes productoras para justificar quedarse en lo mediocre, sería la posibilidad de acercar a las nuevas generaciones directamente a las salas de cine para ver títulos que en esta época no aportan absolutamente nada, pero que por el éxito que alguna vez tuvieron, abundan en el catálogo de empresas que ofrecen servicio vía streaming como Netflix.  En esta pasada, “Alexander y Un Día Terrible, Horrible, Malo… ¡Muy Malo!” no convence ni por su título.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 1 semana

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 semana

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 semana

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas