Conéctate a nuestras redes

Cine

Aftershock

Publicado

en

Lo de Nicolás López y su productora, Sobras, debe ser lo más cercano que tenemos en nuestro país al modelo de industria del cine estandarizado por Estados Unidos y encapsulado en ese concepto conocido alrededor del mundo como “Hollywood”. La comparación, antojadiza si se quiere, incluye tantos virtudes como defectos, ya que incluso cuando López trata (o al menos pareciera tratar) de plasmar en películas sus obsesiones personales, repletas de referencias a la cultura pop y la actual generación conectada a las redes sociales, se deja llevar por la necesidad de la industria de vender primero estas películas a los patrocinadores y financistas, y luego al público, por lo que sus obras más recientes, más allá de tener actores y situaciones recurrentes, suelen carecer de un sello personal y más parecen ser un producto genérico enmarcado dentro de algún estilo.

AFTERSHOCK 03“Aftershock”, su más reciente estreno en cines nacionales (ya ha sido estrenada en otras latitudes, tanto en cines como formato casero), no se libra de estas situaciones, aun cuando esta película, que resulta ser su primera colaboración con el actor y productor estadounidense Eli Roth, busca ser una simbiosis de estilos, entre aquel que lleva practicando López desde “Qué Pena Tu Vida” y los festines porno-gore como “Hostel” por los cuales es reconocido Roth.

La trama se centra en el Gringo (Eli Roth), quien se encuentra de vacaciones en Chile y es guiado en su estadía por Ariel (Ariel Levy) y el Pollo (Nicolás Martínez), quienes lo llevan de fiesta en fiesta hasta llegar a Valparaíso. Allí, en plena celebración y mientras comparten un agradable momento con otro grupo de mujeres, son sorprendidos por un violento terremoto que destruye la ciudad. Mientras buscan mejor refugio, deberán escapar de diversos obstáculos y amenazas por parte de otros sobrevivientes, que caen sobre ellos con mayor fuerza incluso que el propio terremoto.

López y su ya habitual colaborador desde “Qué Pena Tu Vida”, el guionista Guillermo Amoedo, construyen un relato que está notoriamente dividido en dos. La primera media hora, que busca infructuosamente que nos interesemos en los personajes, transcurre lentamente, carente de toda la AFTERSHOCK 02tensión que una película de horror y desastre va construyendo de forma paulatina. Recuerda más a sus anteriores películas, con el tono de comedia pueril habitual y recurrente, mientras muestra a jóvenes adultos incapaces de madurar, con los recursos para vivir una fiesta interminable. Pasado ese eterno tercio, y con el evento del terremoto como punto de quiebre, la película toma una nueva dirección hacia lo que notoriamente nos querían mostrar y contar en primer lugar. E incluso así, defrauda.

Es obvio que estos son los terrenos donde se mueve con mayor soltura Eli Roth, y es innegable que aquí es donde contribuyó de mayor y mejor manera. Los personajes son puestos a prueba en un escenario distópico, donde el caos provocado por la tragedia se ve acrecentado por sobrevivientes desesperados e histéricos, incapaces de empatizar con otras personas y sus dificultades. No hay unión en la adversidad y sólo queda imponerse por cualquier medio, ya siendo el más fuerte, el más hábil, el más rápido o el menos misericordioso. Así, los personajes son sometidos a distintos peligros provocados por otras personas, mientras la amenaza de un tsunami y la fuga de unos reclusos desde una cárcel altera aún más las cosas.

La premisa de este segmento resulta atrayente, pero, como película, el problema continúa siendo que los personajes siguen sin importar al espectador y que no hay historia, sino una excusa para mostrar escenas que idearon López, Amoedo y Roth en el contexto de un terremoto y tsunami. Olvidan que el cine sigue siendo un lugar para narrar historias a través de imágenes en movimiento, y ya no es un problema de técnica cinematográfica o de narrativa audiovisual. A López se le podrán criticar muchas cosas pero, aun cuando su estilo se acerque más al de la publicidad, al menos para este servidor allí no radica el problema de sus películas. No hay historia, no hay nada interesante para contar, son sólo AFTERSHOCK 01una sucesión de imágenes, de chistes, de sangre salpicando y mutilaciones, que podrían estar conectadas, como perfectamente pueden no estarlo. Excusas, situaciones forzadas, innecesarias, o derechamente fuera de lugar. Lo que podría ser una entretenida película de horror y desastre, o al menos un placer culpable, se convierte en una hora y media de tedio, un aburrido espectáculo que va carcomiendo el interés del espectador.

Aun así, “Aftershock” no resultará ser un completo desastre, ya que más de alguno le encontrará valor a algunas escenas gore, o podrá disfrutar con el “especial” humor de Nicolás Martínez. Sin ritmo, sin historia, sin personajes, sin química entre los actores, la película sólo resulta recomendable para algún entusiasta del mencionado género gore y con bastantes reparos. Esto en ningún caso significará un paso atrás en la carrera de López como lo fuera con “Santos” (2008), pues ya está produciendo más películas, como una verdadera máquina, lo que no significa que su legado vaya a ser trascendental. Y “Aftershock” no le es de ayuda si esa es la meta cinematográfica a alcanzar.

Por Rodrigo Garcés

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. javi

    12-Jun-2014 en 12:34 pm

    La vi hace un año , y es malísima de principio a fin , la confundí con aftershock la película china , al ver que no era pensé que como podría ser tan mala..fue mala y no cambio , perdida de tiempo

  2. Natalia Abril Bustamante

    12-Jun-2014 en 8:13 pm

    es la película mas mala que he visto en mi vida, una vergüenza que sea chilena……

  3. Felipe

    13-Jun-2014 en 1:18 am

    lopez trasenderá como la copia más mala y burda del cine hollywoodense, si es que alguien se da la paja de acordarse de el.

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 6 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 6 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: