Conéctate a nuestras redes

Cine

Abzurdah

Publicado

en

La adolescencia es un torbellino de emociones dispares que desembocan en decisiones que, en la posteridad, se recuerdan con arrepentimiento o, en su defecto, con un grado de pudor. Lo cierto es que la vulnerabilidad está en su punto cúlmine; se muta de un estado a otro, de una obsesión a otra, en búsqueda ya sea de la adaptación, el sentido de pertenencia o el ser diferente. Cuestionable es cuando se juguetea con ese lucrativo carácter influenciable bajo la promesa de representatividad desinteresada. Aún más cuando graves enfermedades mentales están en juego. Es que conservadoras hipocresías moralistas son una cuestión, y un llamado de atención ante una irresponsable liviandad de mirada es otra.

ABZURDAH 01La Plata, 1999. Cielo Latini (María Eugenia Suárez) es una adolescente tan bella como inestable. De familia adinerada, es un dolor de cabeza para sus padres. Tras romper con su último novio y sin amigos, Cielo se refugia en el chat para sentirse menos sola. Así conocerá a Alejo (Esteban Lamothe), sujeto diez años mayor, con el cual inicia una relación amorosa que le acarreará nada más que auto-destrucción.

Sin inclinarse hacia las luces ni sombras, “Abzurdah”, como largometraje, aprueba con la nota mínima. El peso recae completo sobre Suárez, quien figura en virtualmente todas las escenas y transmite con éxito la incansable desesperación de un personaje cuya atractiva disfuncionalidad se nutre del morbo de ser real. Su montaje, también, se preocupa por encajar con la vertiginosa naturaleza de su heroína. Pero entre la música de Soda Stereo, llanto por doquier y sexo ardiente, el discurso se descuida. Pequeño gran detalle para la ficcionalización de una novela autobiográfica que aborda asuntos tan delicados como los desórdenes alimenticios y el suicidio. En una sociedad que históricamente ha ejercido presión sobre el cuerpo femenino, no siendo la actualidad la excepción, tópicos de ese grosor jamás son circunstanciales.

Si el objetivo original de Latini (también autora del libro en que se basa la película) era apelar a la conciencia y bajo ninguna perspectiva dar pie a una lectura someramente ambigua respecto a su opinión sobre la anorexia en el libro, la cinta hace una funesta labor en reflejarlo. Exenta de punto de vista, ni bajo el lente más indulgente se vislumbra un intento por hacerse cargo de las problemáticas ABZURDAH 02abordadas. Y como no se puede juzgar en base a maquetas en el aire, pues no queda otra opción que asumir que ella, ya que aprobó la escritura del guión, está de acuerdo con la postura que adopta su directora. De un insólito desarraigo hacia la gravedad de los males tratados, el espectador queda expuesto a gráficas representaciones de auto-flagelación que podrían haberse justificado de haberle dado una vuelta madura. Y con “madura”, léase no melodramáticamente ondera.

Que todos alguna vez hemos estado absurdamente enamorados, concluye Cielo casi con picardía, antes de que corran los créditos. Puede ser, pero esta no es una historia de amor, y si la misma producción no está enterada de esto, el proyecto falla desde su concepción. Hundirse en el fango sólo para modelar el cuerpo embarrado en vez de salir advirtiendo de la suciedad allí adentro, son cosas muy distintas. Estamos hablando de una chica que se obsesionó con un hombre que no la valoraba como persona, llegando al punto de cortarse en muñecas y muslos, auto-infringirse el vómito y estar dispuesta a literalmente morir de hambre por llamar su atención. Es como si desde el palco hubiese que recordarle a la realizadora el relato con el que está lidiando, porque parece que se distrajo y lo resolvió pensando que hacía un film de Nancy Meyers.

ABZURDAH 03Jactancias de valentía se vuelan con el viento cuando una historia no es capaz de ponerse firme en temáticas que en ningún contexto son relativas. Compartir semejante experiencia personal trágica, primero en papel y luego en la pantalla, considerando la multitud de sensibilidades que la presenciarán, sin la determinación de aterrizar materias que erróneamente tienden a idealizarse, es una pérdida de tiempo. La romantización en este caso no alcanza a ser desvergonzada, no obstante, tampoco se trabaja por erradicar la sospecha de aquello. Inserta en un mercado que se enriquece con la susceptibilidad de las adolescentes, muchas de ellas dueñas de baja autoestima y por ende maleables, no es posible que justamente el relato de una sobreviviente se preste para una posible interpretación condescendiente de asuntos que llevan a la muerte.

Una película no requiere de explicaciones: es una obra autovalente y ya está. Motivaciones e intenciones sirven como antecedente, pero son un accesorio al lado del producto final. La etapa de edición es clave en el propósito de plasmar la idea principal, sin embargo, “Abzurdah”, tal cual está presentada, no puede sino dar la impresión de que mucho no pudo hacer ante una materia prima que ya venía con problemas. Si la misma afectada dio el vamos, sólo queda sentarse y juzgar.

Por María José Álvarez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mujercitas

Publicado

en

Mujercitas

2019 fue un gran año para el coming-of-age. “Good Boys” y especialmente “Booksmart” nos entregaron visiones nuevas sobre cómo representar la adolescencia y el paso a la adultez en el nuevo milenio. Sin embargo “Mujercitas” nos recuerda que las clásicas historias sobre romance pueden seguir vigentes, y que son clásicos por una razón. Greta Gerwig adapta y actualiza la historia de las hermanas March (y hasta cierto punto la historia de su creadora, Louisa May Alcott) y nos entrega una bella historia sobre amor –tanto romántico como fraternal–, dolor y crecimiento.

“Mujercitas” cuenta la historia de las hermanas March, Meg (Emma Watson), Jo (Saoirse Ronan), Beth (Eliza Scanlen) y Amy (Florence Pugh), principalmente desde la perspectiva de Jo. Las seguimos a través de su adolescencia y su paso a la adultez a fines de la Guerra Civil norteamericana, sus aventuras, sufrimientos y amores, profundizando especialmente en su relación con sus vecinos, Theodore Laurence (Timothée Chalamet) y su abuelo (Chris Cooper).

Es difícil explicar la trama de la película sin entrar en simplificaciones que flaco favor le harían, ya que, si bien se podría decir que “Mujercitas” trata sobre la relación entre Jo March y Theodore Laurence, la verdad es que la película habla sobre mucho más. Greta Gerwig, en su magistral sensibilidad, se asegura de mantener a sus personajes interesantes tanto en los momentos más dramáticos, como en las situaciones más nimias, haciendo que la cotidianeidad de las hermanas (verlas desayunando, jugando, entre otras cosas) adquiera relevancia y profundidad. Cada momento cuenta, cada momento nos dice algo sobre la familia, el amor y la bondad. Esto, a pesar de que los personajes a veces se pueden sentir un poco cliché.

Cada hermana es un poco arquetípica dentro del mundo de novela romántica de fines del siglo XIX. Jo es la niña tomboy con pretensiones artísticas, que se rehúsa a pensar en romance; Meg es la hermana mayor, bondadosa y romántica; Amy es la menor, celosa e inmadura; y Beth es la más balanceada, sensata y con un profundo sentido moral. Es incluso posible hacer un paralelo directo con las hermanas Bennet de la novela “Orgullo y Prejuicio” y sus posteriores adaptaciones, lo que hace que a ratos sintamos que ya hemos visto a estos personajes.

Afortunadamente, gracias a un guion que nos permite conocer a las cuatro hermanas en profundidad, viéndolas crecer y evolucionar como personajes, y también a las brillantes actuaciones de todo el elenco, los personajes logran escapar del cliché y se transforman en personas de carne y hueso. Sus acciones son comprensibles y sus reacciones se sienten honestas, particularmente por la sutileza de las interpretaciones. Los momentos más dramáticos son tratados actoralmente de manera elegante y contenida, entregando una ventana mucho más potente a la interioridad de los personajes.

Entrando en un aspecto técnico, la película es impecable. El uso del encuadre y la iluminación a menudo adquieren un gran protagonismo, generando atmósferas y sensaciones que reflejan también el estado de los personajes. Los colores cálidos y los rayos de luz que Greta Gerwig usa para retratar la adolescencia de las hermanas March genera una atmósfera de ensueño, lo que, sumado a una puesta en escena teatral, se siente casi como un cuento de hadas. En contraste, la adultez es retratada en colores fríos y apagados, reflejando la melancolía de los personajes, utilizando además un lenguaje más naturalista en la puesta en cámara. Esto, en conjunto con una hermosa banda sonora, hace que la película sea una montaña rusa de emociones.

“Mujercitas” es una película sumamente especial y llena de gracia, es una historia bellísima y atemporal, es tanto estudio de personaje como melodrama de época y al final (discutible si lo logra o no) se aventura en un ejercicio metalingüístico sobre el arte de narrar. Es una película ambiciosa que, a pesar de centrarse en algunos temas que podrían considerarse anticuados, entrega profundas reflexiones sobre el amor, la familia y el espacio que la feminidad ocupa en la sociedad, temáticas siempre contingentes. En casi todo aspecto, “Mujercitas” es un triunfo narrativo y cinematográfico.


Título Original: Little Women

Director: Greta Gerwig

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep, James Norton, Louis Garrel, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Tracy Letts


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas