Contáctanos

Cine

Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros

Publicado

en

Se está haciendo común en la industria cinematográfica, siempre escasa de ideas originales, la incorporación de temáticas propias del cine B (y hasta el Z). Estas ideas, cercanas al gore y al exploitation, son lavadas y sanitizadas, para que lleguen de manera correcta a todo público, que las consumirá hasta que se agoten. Liderando este grupo de películas con tramas absurdas y que combinan elementos hasta el oxímoron, se encuentra sin lugar a dudas “Abraham Lincoln: Vampire Hunter”, producto fabricado por Timur Bekmambetov, director ruso que luego de dos éxitos de taquilla en su país natal –“Nochnoy Dozor” (2004) y “Dnevnoy Dozor” (2006), pasó a las ligas mayores en Hollywood con “Wanted” (2008).

La historia surge de una novela con el mismo nombre, escrita por Seth Grahame-Smith, quien ostenta también el “logro” de haber mezclado en una misma publicación a los personajes románticos de Jane Austin y los no-muertos, en su “Pride And Prejudice And Zombies”. Es el autor del texto original quien se encarga de adaptarlo al cine, donde se cuenta la historia de un Abraham Lincoln (Benjamin Walker) que lucha por la emancipación de los esclavos durante el día y contra los chupasangres de noche. La premisa es simple: el pequeño Abe es testigo de la muerte de su madre en manos de un vampiro tratante de esclavos, lo que motiva su sed de venganza. Al llegar a la adolescencia fracasa en su plan de cobrar el crimen contra su progenitora y conoce a Henry (Dominic Cooper), quien le enseñará a luchar contra los enviados del mal, liderados por Adam (Rufus Sewell). Los conflictos surgen cuando Lincoln se percata que los motivos de la esclavitud están en que éstos son el alimento de los vampiros del Sur, y utiliza la política como segunda arma para derrotarlos, al patrocinar la emancipación de los afroamericanos.

Para todo aquel que haya visto alguna de las anteriores películas de Bekmambetov, la premisa suena a chiste repetido. Los Otros, protagonistas de “Nochnoy Dozor” y “Dnevnoy Dozor”, acá son abiertamente llamados vampiros. También encontramos al sujeto ordinario que descubre una habilidad especial y la usa para cazar a aquellos que ponen en peligro la paz de los hombres, tal como en “Wanted”. Incluso los giros son los mismos: los buenos no son tan buenos, y los monstruos también pueden ser de confianza y albergar intenciones elevadas. Hasta las obsesiones estéticas y visuales del director son las mismas, sus escenas ralentizadas, su preferencia por el exceso de hemoglobina y la acción sobrenatural. Sólo que aquí, al repetirse hasta el hastío, deja de ser un recurso original y entretenido.

En los sesenta del siglo anterior, los franceses inventaron y definieron con precisión el concepto de autor cinematográfico, como aquel que repite obsesiones estéticas, expresivas, técnicas y argumentales en sus filmes, explorando y entregando una visión del mundo, de su psiquis o de sus conflictos con la realidad o el trabajo creativo. Pero no es lo mismo ese planteamiento con una repetición constante de lo mismo, con armar en cada trabajo un pastiche de sí mismo, un relato sin más originalidad que un escenario, como si el guión hubiera sido generado por computadora, sólo cambiando elementos para hacerlo pasar por único.

Sin embargo, pese a todos los defectos anteriores, el relato se hace digerible a ratos, sobre todo si se realiza el esfuerzo de no comparar realidad histórica con ficción (para un público lego del personaje y los sucesos temporales es mucho más sencillo, pero sería interesante ver la reacción de una persona estadounidense con educación histórica del tema). En ese sentido, cualquier relato, para convertirse en verosímil, necesita extraer elementos que el espectador, de una forma implícita, reconozca para así aceptarlo en una lógica ficticia. Pero es aquí justamente donde reside el error de la película, al querer conectar una realidad histórica con el relato. El film, cuando se toma en serio, se vuelve lento, tedioso e imposible de aguantar. Es justamente en el momento donde Abe decide encausar su vocación de justicia a la política (realidad histórica) donde la ficción (absurdo) pierde su fuerza y su embrujo. Este no es un biopic clásico que busca un Oscar al mejor actor, director y guión. Tampoco es un documental de canal de cable dedicado a la historia. Presenciamos un pastiche incoherente, que busca anular por casi dos horas, la aburrida realidad y contarnos una leyenda, un cuento sin sentido. La seriedad no tiene cabida, y cuando se apodera del metraje, todo se derrumba.

Si para algunos la pregunta más lógica es “¿Quién prestó dinero para tamaña tontería?”, la interrogante realmente importante debería comprender la razón de porqué, luego de tener un guión tan limítrofe y conseguir quien lo financie (culpa de Tim Burton, quien compró los derechos de la novela y hace las veces de productor), no se arriesgó todo para construir un divertimento sin el más mínimo intento de sentido, ni el más mínimo respeto por una figura histórica de este calibre. Si el pecado original es blasfemar el nombre del emancipador de los esclavos en Estados Unidos, el verdadero crimen es no aprovechar al máximo la oportunidad de faltarle el respeto al héroe con un relato entretenido, audaz y original; todo lo que no es esta película.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Pablo

    18-Jul-2012 en 12:08 pm

    Con esto queda más que demostrado que la industria del cine se esta quedando sin ideas, bueno los grandes nombres para ser mas especifico.

Responder

Cine

3 Anuncios Por Un Crimen

Publicado

en

3 Anuncios Por Un Crimen

El director inglés Martin McDonagh ha probado con astucia en dos producciones –”In Bruges” (2008) y “Seven Psychopaths” (2012)– la manera para desarrollar una aguda comedia negra que puede ser entretenida e inquietante a la vez. Su última producción, “3 Anuncios Por Un Crimen”, reciente ganadora del Globo de Oro a la Mejor Película Dramática, se adentra sin miedo en un relato crudo y visceral sobre la violencia, el abuso y la injusticia en tiempos donde la discusión sobre estos temas sigue vigente.

Mildred Hayes (Frances McDormand) ha esperado por meses que se encuentre al culpable del brutal asesinato de su hija. Cuando ya no parece haber respuesta, decide publicar tres grandes anuncios en el camino hacia su pueblo con controversiales mensajes dirigidos hacia el jefe de policía, William Willoughby (Woody Harrelson). Así, Mildred inicia una batalla en contra de las autoridades, destapando la ineficiencia del sistema policial.

“3 Anuncios Por Un Crimen” se centra en el dolor y las consecuencias alrededor de una muerte en medio del desconsuelo de una madre, pues es a través de ella que se canaliza la aflicción y la rabia que la motivan a iniciar una incesante búsqueda de justicia. Mildred es un personaje complejo, que va mostrando sus capas paulatinamente, siendo su carácter impulsivo e impetuoso el causante de provocar decisiones poco predecibles y que pondrán en jaque al resto de los personajes. Gracias a la interpretación de Frances McDormand, Mildred parece real; es una persona que también falla y se ha construido a partir de estas imperfecciones, pero su determinación la hace parecer implacable. La muerte de su hija la empuja a endurecerse aún más, actuando desde el sufrimiento, pero nunca asumiéndose como víctima; por el contrario, toma el control con valentía, enfrentándose a un sistema que se siente capaz de doblegarla, donde su resistencia la hace persistir.

El brutal crimen no sólo trae consecuencias en el núcleo familiar de la joven, sino que repercute en todo el pueblo. La lucha que ha iniciado Mildred está dirigida principalmente hacia la policía del lugar, quienes representan la corrupción moral y la falla estructural de un sistema que no está funcionando, provocando la frustración y decepción de quienes habitan el lugar, quienes han normalizado este fracaso, asumiendo este funcionamiento e incluso cuestionando el actuar de la protagonista.

A través de dos personajes secundarios lo suficientemente fuertes para acompañar este crudo relato, la batalla entre la justicia y el abuso de poder se hace evidente. Por un lado, el jefe de policía es un hombre que cree poseer una amplia compresión del contexto en el que están insertos, pero que asume con decepción el fracaso del sistema, por lo que sus intentos por cambiarlo no parecen ser los suficientes y, aunque comprende el sufrimiento de Mildred, mira con reticencia sus acciones. Por otro lado, el oficial Dixon (Sam Rockwell) es quien encarna el discurso más incómodo de digerir, y que a la vez simboliza de manera tangible uno de los cuestionamientos más complejos del relato.

Las temáticas que la cinta trabaja podrían cargarla hacia un drama pesado y abrumador, pero son los respiros de su humor agudo los que la hacen tomar pausas y situarla como una comedia negra alrededor de un tema sensible. Es a través de diálogos incómodos, mediante el uso de un lenguaje fuerte y desvergonzado, donde abundan los comentarios racistas y sexistas, y planta su naturaleza provocadora y controversial. Sin embargo, estas situaciones se hacen cargo de lugares olvidados y socialmente rechazados desde sus bases. Si bien, este filme no hace un análisis en profundidad sobre el tema, existe la intención de entender su origen y abrir el diálogo hacia la comprensión del contexto sociopolítico de los personajes. En ese sentido, la evolución de uno de sus caracteres lo empuja hacia la redención, situando al espectador en una posición incómoda, donde se nos pide que el concepto de empatía prevalezca, en una cinta en que no se pide ni se entrega perdón.

“3 Anuncios Por Un Crimen” no pasa desapercibida y puede ser una cinta difícil de ver cuando su premisa resulta ser tan delicada, pero la discusión que arma alrededor la vuelve necesaria. En ese sentido, reflexiona bruscamente sobre la violencia, sin pretensiones de enseñar una lección moral. Pone a la frustración y la injusticia al centro de una historia que se cruza y choca con la tolerancia frente a ideas y discursos, donde la empatía se vuelve fundamental para explorar en mayor profundidad los síntomas de una sociedad que sin duda está cambiando.


Título Original: Three Billboards Outside Ebbing, Missouri

Director: Martin McDonagh

Duración: 115 minutos

Año: 2017

Reparto: Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, Lucas Hedges, Peter Dinklage, John Hawkes, Abbie Cornish, Caleb Landry Jones, Brendan Sexton III, Samara Weaving, Kerry Condon


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 1 mes

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 1 mes

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 1 mes

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 1 mes

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 2 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 2 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 2 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: