Conéctate a nuestras redes
120 Latidos por Minuto 120 Latidos por Minuto

Cine

120 Latidos Por Minuto

Publicado

en

La epidemia del SIDA puede estar más controlada o concientizada que en décadas anteriores, pero aún es un problema que no está atendido completamente por las autoridades. En nuestro país, por ejemplo, hay cerca de cinco mil nuevos diagnosticados cada año, que se suman a las decenas de miles de afectados, muchos de los cuales no están vinculados a servicios de salud y una importante cantidad que desconoce siquiera su condición. El cine social, o que atiende problemáticas presentes, actualmente es una efectiva herramienta política para generar debate, discusión y conocimiento, y “120 Latidos Por Minuto” se siente necesaria el día de hoy por lo mismo: hay una urgencia en la forma en que está filmada y en la decisión de involucrar al espectador, que arraigan el tema al presente, prohíben la indiferencia e invitan a movilizarse y ser parte de una iniciativa preventiva que, lamentablemente, aún no logra su cometido.

La película se sitúa en los noventa, en las salas donde se reúnen los miembros de ACT UP París, la sede francesa de la organización internacional que busca concientizar sobre el SIDA. Sus miembros luchan por los derechos de los afectados, especialmente por inmigrantes, homosexuales, prostitutas y prisioneros, y vemos tanto las reuniones en las que se organizan como los resultados de sus debates; su presencia en marchas, intervenciones en las calles y enfrentamientos con farmacéuticas y organizaciones que manejan mal la entrega de información y medicamentos.

Al igual que “Entre Les Murs” (2008) –escrita y editada por el director de esta cinta, Robin Campillo–, la cámara se sitúa principalmente entre los asistentes de las asambleas, en una sola habitación donde los personajes hablan por encima de los otros, intentando ponerse de acuerdo y manifestando sus puntos de vista: aquellos que buscan llegar a acuerdos con las autoridades, otros que ya dejaron de creer en ellas y a quienes les apremia efectuar cambios antes de que se les acabe el tiempo. Es un realismo casi documental; una cámara móvil que busca la acción apoyada por un montaje rápido que dirige la atención a quien tenga la palabra, situando al espectador en medio del caos.

Estas reuniones son inmersivas no sólo por el naturalismo con el que están actuadas y filmadas, sino también por el peso del tema discutido, la rabia de los involucrados y su necesidad por cambiar las cosas. Lo interesante es ver los conflictos y diferencias de opinión (el grado de agresividad en la reunión con una farmacéutica, si presentar un discurso solemne o uno agresivo en la próxima marcha) entre personas del mismo bando. Porque la película no pone nunca en duda la validez de la lucha, sino que cuestiona la mejor forma de pelearla.

Después de gran parte del metraje en el que vemos como un colectivo a los personajes del reparto coral, la película empieza a distinguir a sus protagonistas. Son Nathan (Arnaud Valois), un recién llegado a ACT UP seronegativo, y Sean (Nahuel Pérez Biscayart), el impulsivo compañero con el que empieza una relación. El montaje fluido permite pasar de asambleas ajetreadas a los espacios íntimos que ellos habitan, y el paso del tiempo en ellos es ambiguo, lo que podría tratarse de meses o años.

La relación entre ambos se ve como una dinámica quizás demasiado inocente, donde no se evita el elefante en la habitación, el que a Sean le queda poco tiempo de vida. Su relación está llena de cariño y compañerismo, y le sirve a la película para ponerle cara al sufrimiento y que no quede sólo en discusiones teóricas entre asambleas. Los vemos, entonces, en su rol como activistas y en su vida en pareja, porque la película postula que lo personal es político y viceversa. Que el cariño que se tienen es también lo que los mueve, y que detrás de cada manifestación e intervención pública –por agresiva que sea– hay algo tan simple e irrefutable como el deseo de seguir viviendo.

“120 Latidos Por Minuto” busca apuntar a la razón y al sentimiento para presentar el mensaje y encarnarlo. Educar y emocionar. Es una película hecha con rabia, sencillez y elocuencia, retratando de forma realista un momento en la vida de un grupo acotado de personas que representan a miles más. En la impotencia de los personajes –que sufren la tragedia como presencia transversal a cualquier acto de rebeldía– la película encuentra su centro, su convicción y su solución: el quererse con urgencia y el no dejar de pelear, porque su vida depende de eso.


Título Original: 120 Battements Par Minute

Director: Robin Campillo

Duración: 143 minutos

Año: 2017

Reparto: Nahuel Pérez Biscayart, Adèle Haenel, Yves Heck, Arnaud Valois, Emmanuel Ménard, Antoine Reinartz, François Rabette, Félix Maritaud, Ariel Borenstein, Aloïse Sauvage, Simon Bourgade


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Nosotros

Publicado

en

Jordan Peele pasó de ser un comediante de sketchs a uno de los directores contemporáneos más importantes aparentemente de un día para otro. Lo que causó con “Get Out” (2017) fue un hito como pocos hemos visto y muchos soñarían con replicar: una película alabada por la crítica, los premios y audiencia, con contenido social que refleja el zeitgeist, innovando en la mezcla de géneros –el terror clásico con la ironía de la comedia– y que además logra la función más básica que uno esperaría de ella: entretener. Era un precedente difícil de seguir y, por suerte, el director no se demoró en traernos su siguiente película (entre medio produciendo una de las mejores del año pasado, “BlacKKKlansman”):  aunque la promesa con la que llegaba “Nosotros” no era menor, se puede afirmar, sin miedo a los spoilers y con felicidad cinéfila, que superó su oferta anterior.

Esta vez la historia se centra en los Wilson, una familia encabezada por la madre, Adelaide (Lupita Nyong’o), con su esposo y dos hijos. Ella, cuando niña, se perdió en una feria en la playa, llegando a una oscura casa de los espejos donde por primera vez se encontró con quien parecía ser su doble. El trauma que le genera este encuentro jamás es olvidado, y regresa a ella cuando en la actualidad la familia se va de vacaciones a la playa y una noche son visitados por réplicas exactas de ellos mismos, una familia de doppelgangers que buscan hacerles daño.

“Nosotros” toma fórmulas conocidas y las expande; ocupa el clásico tópico del terror de invasión del hogar, pero no se queda sólo ahí. Se vale de la noche como elemento para generar suspenso, pero tampoco se conforma sólo con eso. Se centra en la familia protagónica, pero también amplía la mirada a otros (Elisabeth Moss y Tim Heidecker casi se roban la película como un matrimonio superficial y disfuncional). Un ejemplo de no conformarse con lo establecido, preguntarse qué pasaría si se da un paso más allá, y luego darlo.

Peele, en esta instancia, nos presenta algo que todo director y guionista de terror debiese tener en cuenta: que el género está compuesto de tantos clichés que, si se quiere innovar, hay que subvertirlos. Hay que apropiarse de ellos y ampliarlos. La escala en “Nosotros” es mucho mayor. Mayor que en “Get Out” y mayor que en cualquier película reciente del género, y ese es el principal valor de esta producción, que la imaginación de Jordan Peele se liberó y se expandió, pero que además maneja el oficio lo suficientemente bien como para que lo creado esté en función de una historia coherente, emotiva y que nunca olvida su principal función de asustar e incomodar. Es una experiencia para retorcerse en el asiento, para mirar entre los dedos y sufrir en anticipación de lo que pueda ocurrir a los personajes, antes que todo.

Esta vez no hay comentarios sobre raza –o al menos no tan subrayados como en la película anterior–, y quizás la película es más significativa por lo mismo. El establecer una familia afroamericana como protagonistas y ver la clásica imagen de la chica asustada luchando por su vida (esta vez con piel negra) hace más por la representación y pareciera más revolucionario por el simple hecho de que no hay hincapié puesto en el tema. También da pasos hacia delante en temas de género, ya que, a pesar de un montaje que le da espacio a la trama de cada personaje, la protagonista indiscutible es Adelaide, y su esposo entiende que ella es la más capacitada para guiarlos en esta aventura y poder sobrevivir.

Siguiendo las inevitables comparaciones con “Get Out”, “Nosotros” no pareciese interesarse por transmitir algún mensaje social particular. Se pueden desprender de ella varias acepciones sobre cómo se trata a los “otros” por más parecidos a nosotros que sean. Pero esto es género puro y duro, un concepto de ciencia ficción llevado al límite y programado para asustar, con buenas actuaciones de todos los involucrados, quienes no tenían un trabajo menor: los actores interpretan a sus personajes y a sus dobles, y no sólo diferencian ambas creaciones totalmente, sino que crean en los villanos unas criaturas horripilantes y deshumanizadas, con voces únicas y lenguajes corporales propios.

“Nosotros” puede sonar a estilo más que a contenido, pero está lejos de ser vacía. Y cuando el estilo es el de un director poniéndose una meta tan ambiciosa y llevando a cabo una locura creativa como esta, da gusto verlo intentándolo. Que Jordan Peele siga haciendo películas tan regularmente, pues sólo con dos entradas en su filmografía ya se aseguró su estatus como una de las voces más originales a tener en cuenta. Es un agrado que películas buenas no sólo se estrenen en temporada de premios, y también el poder afirmar recién en marzo que aquí llegó una que de seguro quedará dentro de las mejores películas del año.


Título Original: Us

Director: Jordan Peele

Duración: 116 minutos

Año: 2019

Reparto: Lupita Nyong’o, Elisabeth Moss, Winston Duke, Tim Heidecker, Yahya Abdul-Mateen II, Anna Diop


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 3 semanas

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 10 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 10 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 10 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 10 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 10 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 10 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 10 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 10 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

Publicidad
Publicidad

Más vistas