Conéctate a nuestras redes

Cine

12 Años de Esclavitud

Publicado

en

Podrá ser una realidad molesta, pero no se puede eludir: cada año, cuando llega la temporada de premios, parece prevalecer una tendencia en cuanto a las películas que acaparan la mayor atención. En años recientes, por ejemplo, han dominado los thrillers extraídos de la realidad, los homenajes a los comienzos del cine y los dramas enfocados en hombres enfrentados al mundo. Para este 2014 la temática esclavitud-discriminación racial se perfilaba como la favorita cuando la competencia aún no arrancaba, con “The Butler”, “Fruitvale Station”, “Mandela: Long Walk To Freedom” y “12 Años de Esclavitud” empujando fuerte. Pero los hechos dicen que sólo una cinta pudo sostener el paso firme, y esa es la dirigida por Steve McQueen. Tan firme, que está 12 YEARS A SLAVE 01convertida en una de las líderes de las apuestas de cara a la ceremonia del primer domingo de marzo. Configurado este escenario, su estreno parece ser uno de los primeros sucesos imperdibles del año cinematográfico que ya corre.

La historia tiene a 1841 como punto de partida y sigue a Solomon Northup (Chiwetel Ejiofor), un hábil carpintero y violinista que vive con su esposa y dos hijos en Saratoga, Nueva York. Eso hasta que dos hombres le ofrecen un trabajo de dos semanas como músico y lo llevan a Washington, donde lo atienden con cortesía. Pero detrás de esa oferta laboral no hay más que un engaño: Solomon es secuestrado y, pese a ser un hombre libre, le impondrán una vida como esclavo.

El tema de la esclavitud estadounidense ha sido abordado recientemente por producciones que llegaron con ruido, como “Lincoln” (2012) y “Django Unchained” (2012).  La primera se centraba en la abolición y en los pasillos de la política, la segunda tocaba el tema lateralmente y sin que se pudiese tomar muy en serio. En los 90’s el mismo Spielberg realizó un intento más directo con “Amistad” (1997), aunque los hechos no se situaban en territorio norteamericano. Por eso, cuando Steve McQueen asegura que sentía que esta parte de la historia no había sido plasmada en el cine como corresponde, no se aleja mucho de la realidad. El director realiza la película que añoraba filmar, a partir de sucesos que ya habían recibido una adaptación en el telefilme “Solomon Northup’s Odyssey” (1984).

12 YEARS A SLAVE 02McQueen no se extravía y sabe qué hacer con una historia de esta envergadura: sin entramparse, desarrolla un acercamiento a la esclavitud desgarrador y desprovisto de todo artificio. Sabe que lo que cuenta es tan poderoso, que no hace falta meterse a jugar en exceso con el montaje o a retorcer la narración. Por lo mismo, la fuerza de la película no viene dada tanto por el tipo de narrativa que adopta, sino por la suma del resto de recursos expresivos que imprime el director a la obra. Aprovechando íntegramente las posibilidades de la imagen, el tiempo y el espacio, consigue que todos los elementos que componen su engranaje empujen el relato hacia adelante. Regocijémonos: aquí hay una cinta donde no hay escena  ni diálogo que esté de más. El cineasta inglés es un perfeccionista de la imagen, aptitud que en este, su tercer filme, remarca como nunca antes, convirtiendo cada plano en una proeza. Demuestra, así, que una película acerca de un tema tan duro como este no tiene por qué estar descuidada a nivel estético ni tampoco caer en lo sensiblero. Apoyado además en enormes actuaciones y una magnífica banda sonora, el director levanta una de las grandes películas del último tiempo.

Probablemente, uno de los asuntos más interesantes a discutir sobre esta cinta sea cuántos metros se movió el cine de Steve McQueen. ¿Dejó una parte de sus convicciones? ¿Las suavizó? ¿Se acomodó en la industria? Ninguna respuesta es muy simple, pero podemos decir preliminarmente que el director no abandona sus principios. Puede desconcertar que haya recibido total desprecio anteriormente y ahora sea acogido con los brazos abiertos por la Academia, pero eso debe ser leído más como una inédita apertura de estos caprichosos premios hacia un cine desgarrador, que al ablandamiento de un director que ha labrado una mirada feroz. Lo que sí, McQueen no pierde de vista que está tratando con un tema delicado de la historia norteamericana y, además, con hechos que sucedieron realmente. Aún con una narrativa más clásica, no deja de golpear duro y hacer de su filme una experiencia difícil de digerir.

12 YEARS A SLAVE 03Dicho esto, probablemente el principal giro que experimenta el director radica en que “12 Años de Esclavitud”, en comparación a sus dos primeras cintas, “Hunger” (2008) y “Shame” (2011), que sugerían más de lo que mostraban, es una película mucho más concreta. Por la naturaleza de la historia, aquí las zonas grises no abundan y la posibilidad de completar espacios por parte del espectador se ve disminuida. Al no dejar dudas de quiénes son víctimas y quiénes victimarios, hace lo contrario que en su ópera prima, pero es que con un tema como el de la esclavitud es prácticamente imposible plantearlo de otra manera. A cambio de eso, ofrece mediante este relato tan personal, tan íntimo, llevarnos hacia el drama de millones que durante siglos debieron padecer el horror. Sin los torpes afanes megalómanos y pedagógicos de “The Butler”, Steve McQueen cuenta de manera sobresaliente la historia de un hombre que representa  a generaciones que vieron cómo durante décadas sus derechos fueron transgredidos. Una obra arrolladora que lo encumbra como uno de los autores esenciales del cine de hoy y, de paso, permite silenciar a toda voz que lo seguía catalogando tan sólo como un talento  promisorio de este arte.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 6 días

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 7 días

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 semana

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas