Contáctanos

Cine

El Origen de los Guardianes

Publicado

en

Cuando hablamos de cine de animación, Pixar es el gran referente a seguir, entregando historias que además de contener grandes cuotas de entretención, se preocupan de brindar una dosis de buen cine y emociones, donde muchas veces logran tocar la fibra más profunda y hacer de sus cintas experiencias inolvidables para millones de espectadores alrededor del globo.

Por su parte, Dreamworks se ha decantado por el entretenimiento puro, dando forma a títulos que están más preocupados del éxito inmediato y  la taquilla, con sagas como “Shrek” que después de cuatro entregas, se ha encargado de explotar la fórmula hasta que cualquier ápice de gracia e ingenio de sus antecesoras, se viera sepultado por el afán de seguir sacando beneficios de una saga que debió haberse jubilado en su segunda parte. Sin embargo, el estudio propiedad de  Steven Spielberg, ha coqueteado con producciones que buscan algo más que el éxito comercial, como es el caso de “How To Train Your Dragon” (2010),  largometraje que le hizo colleras a “Toy Story3”(2010) por el galardón de “Mejor Película de Animación” en la edición 83 de los premios Oscar, y que demostró que el estudio puede hacer más que crear entretenimiento desechable.

Con ese mismo espíritu llega “El Origen de los Guardianes” (2012), película que aprovecha la temporada navideña para adaptar en conjunto las novelas para niños “Los Guardianes de la Niñez”, escrita por el autor norteamericano William Joyce, y “El Hombre en la Luna” del mismo autor, relatos que sirven de base para una cinta muy entretenida, pero que a ratos pierde el foco entre tanto personaje.

Jack Frost (Chris Pine) es el espíritu creador de las nevazones y ventiscas. Sin tener alguna pista de su origen, la gran preocupación de Jack es que nadie cree en él, algo que no ocurre con otros personajes como Santa Claus (Alec Baldwin) o el Conejo de Pascua (Hugh Jackman), quienes han sido nombrados como guardianes de los niños, grupo que conforman cuatro miembros encargados de proteger a los infantes ante cualquier mal. Cuando Pitch Black (Jude Law), el creador de pesadillas, haga su aparición para transformar las esperanzas de los niños en miedo que les hará perder la fe en los guardianes, el grupo se ve obligado a reclutar a Jack, quien fue elegido por “El Hombre de la Luna” como el quinto guardián del grupo. A regañadientes, Jack se unirá a los guardianes para descubrir su origen y relevancia como Guardián de los Niños.

“El Origen de los Guardianes” contiene todo el buen hacer que “How To Train Your Dragon” mostró en su momento. El gran problema radica en el interminable abanico de personajes secundarios que transitan por la cinta, y el cómo estos se hacen más interesantes que el propio protagonista. Es imposible no preguntarse sobre los orígenes de los tatuajes del Viejo Pascuero, o de dónde aprendió sus habilidades con la espada. O conocer más de la historia del Conejo de Pascua y su guarida subterránea. El equipo de guardianes es infinitamente más interesante que Jack Frost, que no es más que el típico joven irresponsable que necesita madurar y conocer su lugar.

La misma película es víctima del débil protagonismo de Frost centrándose en el resto de los guardianes, pero no lo suficiente como para que podamos hacernos parte de un relato coral, si no que entregando lo mínimo como para dejar a Jack como el rey de la función. Es una lástima que, contando con una gama tan variopinta de personajes, la película se vea forzada a centrarse en un protagonista que no despierta el mismo atractivo que sus compañeros.

Por este mismo motivo, es que la cinta da tumbos en la trama, omitiendo gran parte de los sucesos que podrían hacerse más interesantes en cuanto a la lucha del grupo, para dar prioridad a los que competen a Jack. La irregularidad se vuelve una constante, y aunque la historia camina y logra llegar a buen puerto, queda esa sensación de querer profundizar más en los personajes. Esperemos que en la secuela, que al parecer ya está en camino, sea más centrada en el grupo que en el protagonista de turno.

En el ámbito técnico, como no podía ser de forma, la película es impecable, entregando secuencias de acción espectaculares, destacando las mágicas intervenciones de Sandman y los distintos universos que comandan los guardianes. Una vez más, la película se queda corta al no profundizar en el gran abanico de personajes, pero tal como su título lo señala, este es sólo el origen de los guardianes. La franquicia tiene potencial y ojalá que en sus secuelas se la jueguen por mostrarnos más de los mágicos universos que habitan sus personajes.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
5 Comentarios

5 Comments

  1. Andres

    03-Dic-2012 en 6:16 pm

    Creo que no apreciaron la historia como deberían. Si se fijan la saga de libros (por que son mas que 2) tiene un volumen para cada miembro del equipo, donde se explican todas estas cosas, con esto no les digo que lean los libros, si no que es bastante obvio que la trama le dará sus momentos de protagonismo a cada personaje, es un grupo y aunque la historia se desarrolle alrededor de Jack sigue siendo sobre “Los Guardianes”, si solo se hubiera centrado en ese personaje no habría sido lo mismo. Una de las mejores películas desde muchos años diría yo. (:

  2. Mariana

    18-Jul-2013 en 2:50 am

    este tipo no tiene idea d lo q habla…. El Origen de los Guardianes es la pelicula mas hermos q he visto en mi vida. y x cierto, Dreamworks la lleva! tiene una originalidad q supera con creces a Disney
    espero con ansias la secuelaa!! 😀

  3. Scarlet

    13-Abr-2014 en 4:40 pm

    Yo aaaaaaaaaamo esa pelicula, no son las tipicas que he visto de disney.
    Espero saquen una secuela, me quedè con ganas de mas!!!
    Y por cierto, estoy segura que no se sentraron en cada personaje porque ya existen los libros de “los guardianes de la niñez”, cada libro cuenta la historia de cada personaje. Y jack frost fue incluido en la pelicula, no en los libros, por eso se centraron en él.

  4. Aslly

    01-Ago-2014 en 10:35 pm

    Esta película me izo sentir una vez mas un niño,a mis amigas les encanto tanto como a mi, de verdad me gusto en especial Jack Frost, es muy travieso este chico y de verdad espero con ansias la secuela y me encantaría que en la segunda parte Jack consiga una pareja que no sea Hada ya que seria muy obvio, un nuevo personaje chica obviamente, no estaría nada mal pero claro el protagonista seguiría siendo Jack Frost ESPERO LA SEGUNDA PARTE

  5. Jean

    31-Dic-2014 en 2:17 pm

    a mi me gustaria que la pelicula del origen de los guardianes tuviera una secuela en la que pitch regresara con un nuevo aliado, y que los guardianes tuvieran que enfrentarlo una ves mas, por otra parte me gustaria que jack y el hada tuvieran sus momentos romanticos como paso al final del origen de los guardianes para que haci no se convirtiera en una palicula melosa como las de disney y que al final se volvieran novios

Responder

Cine

David Lynch: The Art Life

Publicado

en

David Lynch: The Art Life

A través de su filmografía, y con el reciente regreso de “Twin Peaks”, David Lynch ha demostrado ser uno de los autores más prolíficos y complejos de las últimas décadas. Desde su primer largometraje, “Eraserhead” (1977), que su imaginario significa entrar a mundo de sensaciones donde representaciones visuales de la psiquis se vuelven tangibles. Debido a lo intrincado que podría ser su forma de narrar, experimentar su obra exige conectar con lo sensorial, pues su trabajo busca crear reacciones y evocar emociones. El director de “Blue Velvet” (1986) y “Mulholland Dr.” (2001) ha sido capaz de construir un estilo reconocible gracias las características que su obra comparte, en un estilo vago e incierto, pero envolvente, donde lo inexplicable convive con personajes que se ven atrapados en mundos complejos.

Dirigido en una colaboración entre Rick Barnes, Jon Nguyen y Olivia Neergaard-Holm, el documental “David Lynch: The Art Life” se centra en el trabajo artístico pictórico del cineasta, mientras se va creando un relato autobiográfico de sus primeros años formativos y su acercamiento al arte, sirviendo como puente entre sus inicios en esta disciplina y sus primeras obras cinematográficas.

Las conversaciones de tres años entre los realizadores y el director estadounidense son condensadas en una hora y treinta minutos, en un relato íntimo en la voz del mismo Lynch. El hecho que sea construido como un monólogo produce una atmósfera más natural y cercana con el director, así también adjudicando un punto de vista donde el espectador sólo observa cómo se mezcla su creación artística y su biografía. La voz en off de Lynch se hace omnipresente en un montaje que mezcla al artista trabajando en sus obras plásticas, en su estudio en Los Angeles –a veces acompañado de su pequeña hija, Lula– intercalando material biográfico como fotografías, videos de archivo y sus pinturas.

La autobiografía que acompaña el viaje visual habla de sus inicios, vida familiar, la relación con sus padres y cómo su influencia inevitablemente ayudó a formar su primera relación con al arte, siendo capturado por esta disciplina cuando decide mudarse a Filadelfia, donde pudo estudiarlo de manera profesional. Y es a través de todas estas experiencias e historias acumuladas que se juntan para inspirar gran parte de su trabajo, y cómo en el proceso de absorber, internalizar y plasmar se ha moldeado un imaginario enigmático y surrealista.

Claramente el foco de este registro documental está puesto en sus creaciones plásticas, concebidas a partir de distintos materiales y mezclando técnicas pictóricas que le dan la libertad de crear pequeños universos, en cuadros que perfectamente podrían ser sacados de alguna de sus películas. Por otra parte, los realizadores utilizan estas obras en el montaje no tan sólo como un apoyo visual, sino también para poder crear pequeños episodios visuales que enfatizan los relatos en off, y utilizando los textos que el mismo Lynch incorpora en sus cuadros, se destaca el estado emocional del relato. Por último, el uso de stop motion le agrega un dinamismo a la narración, haciendo de estas obras pequeñas escenas de la vida del artista, donde algunas de ellas contienen personajes que parecen atrapados en distintas realidades.

Este documental termina siendo un estudio del autor en un estado mucho más primitivo, además de una exploración íntima, donde se logra ver el mundo a través de sus ojos y se puede conocer con frescura una etapa de descubrimiento y creación artística. No es un retrato biográfico de principio a fin, tampoco se centra en una obra en particular, sólo es un acercamiento a procesos creativos desde una mirada de total naturalidad y comodidad por parte del cineasta.

Para entender el universo interior de David Lynch, y posteriormente apreciar con mayor profundidad su trabajo, es importante considerar todos los aspectos y los procesos de creación que lo han llevado a posicionar su nombre y ser poseedor de un estilo particular y reconocible. Así, este documental logra dar a conocer ese otro aspecto del cineasta, un lado que tiene relación con su configuración estética. Se vuelve importante conocer y revisar su filmografía, no necesariamente para poder entender este relato –sólo se cita a sus primeros cortometrajes y las primeras etapas de producción de “Eraserhead”–, aunque sí puede servir como complemento para enriquecer este acercamiento diferente y privado.


Título Original: David Lynch: The Art Life

Director: Jon Nguyen

Duración: 88 minutos

Año: 2016

Reparto: David Lynch, Documental

 


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 47 mins.

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 1 día

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: