Contáctanos

Comentarios

El Sorprendente Hombre Araña

Publicado

en

La necesidad de la industria cinematográfica por reciclar ideas que ya fueron explotadas en su tiempo, se ha vuelto un caso patológico. Aprovechando la expectación que producen los dos blockbusters de superhéroes que han generado más ansiedad entre los fanáticos del comic durante 2012 (“The Avengers” y “The Dark Knight Rises”), reinventar a uno de los personajes enmascarados más populares del mundo, como es Spider-Man, no podía ser una mala idea. Pero tampoco es una idea creativa y novedosa.

La historia sigue siendo la misma: Peter Parker (Andrew Garfield) es un adolescente retraído, inteligente, con problemas para relacionarse con sus compañeros de secundaria y que mantiene un interés romántico por Gwen Stacey (Emma Stone). La desaparición temprana de sus padres lo motiva a investigar en la Torre Oscorp, donde trabaja el doctor Curt Connors (Rhys Ifans), amigo de su familia y compañero de trabajo de su padre. Pero la curiosidad lo lleva a sufrir una picadura de araña modificada genéticamente, lo que… Bueno, ni siquiera viene al caso mencionar lo que sigue.

En primer lugar, los “nuevos personajes” no son tan nuevos como parece. El doctor Connors ya aparece en la segunda y tercera entrega anterior, pero nunca se llega a presentar su alter ego The Lizard. Para Gwen Stacey, el nuevo amor del trepamuros, la historia es similar: se presenta en la tercera película dirigida por Sam Raimi, pero acá el giro la convierte en el primer romance de Peter Parker.

La clave de los nuevos personajes está en unos que aparecen sólo al comienzo y luego desaparecen: los padres del protagonista. Más allá de los cambios cosméticos, lo único sustancial es esta aparición, son ellos el motor de la trama, los que motivan las acciones del protagonista, por ellos Peter comienza la investigación, para averiguar qué sucedió realmente luego de la desaparición, lo que lo lleva a conocer a Curt Connors. Respecto a este mismo punto, hay que destacar que el accidente y los poderes con los que tropieza Peter Parker no son una completa casualidad, como en la primera película de Sam Raimi, lo que le da consistencia a la trama.

Las comparaciones son odiosas, pero a veces necesarias. La clave acá es la pregunta: ¿Se justifica una nueva versión de Spider-Man?; claro, más allá de lo puramente monetario. Es aquí donde entra en juego la idea de “responsabilidad”, relacionada con la famosa frase de Tío Ben (Martin Sheen) que ahora es reinventada y entrega pistas de cómo puede entenderse la nueva Spider-Man.

Estamos ante una película que se posiciona junto a la mejor de la trilogía anterior (“Spider-Man 2”), y vuelve a recuperar a un personaje complejo, a veces trágico, otras veces irónico y siempre entretenido por sus batallas y los antagonistas que debe enfrentar. Las actuaciones están en ese registro, nunca dejan de lado la comedia, pero a grandes rasgos mantienen el tono dramático de la historia.

El problema no es ni la película ni la historia, ni buscar una justificación para tratar de reinventar un personaje tan famoso y que siempre es agradable de ver. Lo complicado, y es justo donde se cae este film, es en los riesgos. Los peligros, las jugadas osadas, la posibilidad de explorar de otra forma una historia archiconocida no se muestran. Esto, pese a las cartas del director Marc Webb, que con “(500) Days Of Summer” había mostrado una curiosidad por la experimentación, el riesgo y las posibilidades de la edición para potenciar una historia. Todo eso desaparece en “The Amazing Spider-Man”, y se presenta una historia plana, lineal, donde la única –y obvia- técnica novedosa, es la cámara en primera persona cuando el héroe recorre Nueva York balanceándose en sus telarañas. Marc Webb, en ese sentido, asume la responsabilidad y la cumple de manera correcta, pero sin asumir jamás riesgos.

Pese a todas las objeciones, es una película que vale la pena verse. Es entretenida, bien contada, con una factura técnica impecable, y que hace justicia al Hombre Araña, luego del fiasco de la última película dirigida por Sam Raimi. Podría decirse, sin temor a equivocarse, que no defraudará al fanático promedio del personaje, porque el fanático fundamentalista no tiene vuelta.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
8 Comentarios

8 Comments

  1. Romi C

    04-Jul-2012 en 12:35 pm

    Creo que hubiese sido bueno que comentaran que esta nueva película está basada en el reboot del comic original de Spider-man (en el que estaba basado las tres primeras películas), puesto que esta nueva película, si bien es una nueva versión, y distinta, no es porque les tincó a los de Hollywood cambiar la historia para sacar una película, si no que en realidad el cambio de la historia vino desde Marvel con un nuevo comic 🙂

  2. Marco Moya

    04-Jul-2012 en 7:40 pm

    Como dice la chiquilla de arriba, no es por que les tincó nomas que decidieron rebootear la historia, que reconozcamoslo, lo necesitaba si quería continuar ya que Tobey Mcguire ya está llegando a los 40!… además sirve pa incorporarlo después a los Vengadores (si es que no hay problemas legales y weas)

    Que Mark Webb no haya asumido riesgos me parece la decisión correcta también, ya que lo único que hizo antes de esta Spiderman (Corrijanme si me equivico) era 500 Days of Summer, que si era innovadora en ciertos aspectos, pero hacer algo como eso en este blockbuster podria haber significado un fracaso (Conosco a muchos que se fueron a la cresta con 500 days of summer por que era “muy enredada”).

    Así que dedo para arriba a esta película y al cine se ha dicho!

  3. Francisco Fuenzalida SIlva

    20-Jul-2012 en 4:07 pm

    Ésta cinta de Spidey me gustó mucho, se ve bien reflejada la personalidad de Spidey y Peter, es decir, se notan las diferencias, no como en la otra franquicia. Siguiendo como personaje, Andrew logró bien su personaje como “nerd”, con gestos, ataduras de palabras, caminada,etc. y , como spidey, fue notable, buenos movimientos,un humor genuino del trepa muros. El hecho de volver a usar las telarañas elaboradas y no naturales le da puntos extras al volver a lo antiguo. Cómo trama increible al ver la vida del personaje, incluir a los padres, casi sin vacíos de historia. Un villano con un plan algo cliche pero bien elaborado. The Lizard fue brutal, dio miedo, el toque de la capa le dio más fidelidad al cómic, pero lo mejor es que no fue considerado solo una “bestia”, era conciente de lo que hacía, es decir, un animal con cerebro. Lo que si extrañé de la cinta fue la clásica frase del Tio Ben, es algo que es parte de la médula en la historia del arácnido, pero la frase que uso fue igual de inspiradora. Lo que me gustó también fue el hecho que no todos los problemas se solucionaron, quedaron muchos para una segunda cinta, tal ves en eso no fue tradicional, pero si innovador para ver luego a un Spidey/ Peter que se cuestione y sufra por su Don/Maldición que tiene. En conclusión, es divertida la cinta, buena personificación, buenos escenarios, un gran soundtrack pero con algunos baches, sin embargo al principio y desde que el Lagarto esta en el colegio se pone bueno, en la música, pero su mayor alto es en la parte de las gruas. Eso que sucede no se ve habitualmente en los cómics, es raro, excepto en la versión Ultimate , después del Maremoto de Magneto cuando J.J. Jameson ve en realidad como es Spidey.

  4. Felipe Matías Araneda del Canto

    20-Jul-2012 en 4:09 pm

    Me parece que esta película origina una nueva trilogía (tal vez), con bastante proyección, además de ir por un camino distinto a la protagonizada por Tobey Maguire. La encontré entretenida y correcta. Le tengo fé.
    Saludos!

  5. Nicole Pinaud

    21-Jul-2012 en 1:15 am

    Es obvio que el fan talibán fascista fundamentalista que le gusta McGuire, que se crió con sus películas y que es tan perno como el rol que él encarnaba en la trilogía, se va a sentir ofendido, ofuscado, menoscabado y cuanto adjetivo más encuentren para definir que no les va a gustar la nueva propuesta …
    Como dice el compadre de arriba, fue “correcta” no abusaron de nada, equilibradita, parejita la cinta (en el buen sentido)…. no tuvieron que “darle como guaraca” a ningún recurso para que sobresaliera, un buen trabajo, que quizás debió estrenarse más alejada de The Dark Knight Rises para que causara más impacto …

  6. Daavid Olmos Caballero

    21-Jul-2012 en 2:13 am

    Spiderman es un personaje que en los cómics se ve muy simple, sin embargo, su complejidad es elevada, quizás no tanto como obras de Morrison o Moore, sin embargo, debes mezclar el humor de Parker con sus demonios, especialmente, la lucha encarnizada que vive día a día con Jameson.

  7. sebastian

    22-Jul-2012 en 8:21 pm

    ojala logren captar la complejidad del personaje como se ve en las series de animacion o en los comics.

  8. paola

    21-Nov-2013 en 1:36 pm

    Yo coincido contigo es una película que vale la pena ver, es muy entretenida y con un sentido cómico. El personaje de Peter Parker está muy bien logrado e interpretado por Andrew Garfield.

Responder

Cine

David Lynch: The Art Life

Publicado

en

David Lynch: The Art Life

A través de su filmografía, y con el reciente regreso de “Twin Peaks”, David Lynch ha demostrado ser uno de los autores más prolíficos y complejos de las últimas décadas. Desde su primer largometraje, “Eraserhead” (1977), que su imaginario significa entrar a mundo de sensaciones donde representaciones visuales de la psiquis se vuelven tangibles. Debido a lo intrincado que podría ser su forma de narrar, experimentar su obra exige conectar con lo sensorial, pues su trabajo busca crear reacciones y evocar emociones. El director de “Blue Velvet” (1986) y “Mulholland Dr.” (2001) ha sido capaz de construir un estilo reconocible gracias las características que su obra comparte, en un estilo vago e incierto, pero envolvente, donde lo inexplicable convive con personajes que se ven atrapados en mundos complejos.

Dirigido en una colaboración entre Rick Barnes, Jon Nguyen y Olivia Neergaard-Holm, el documental “David Lynch: The Art Life” se centra en el trabajo artístico pictórico del cineasta, mientras se va creando un relato autobiográfico de sus primeros años formativos y su acercamiento al arte, sirviendo como puente entre sus inicios en esta disciplina y sus primeras obras cinematográficas.

Las conversaciones de tres años entre los realizadores y el director estadounidense son condensadas en una hora y treinta minutos, en un relato íntimo en la voz del mismo Lynch. El hecho que sea construido como un monólogo produce una atmósfera más natural y cercana con el director, así también adjudicando un punto de vista donde el espectador sólo observa cómo se mezcla su creación artística y su biografía. La voz en off de Lynch se hace omnipresente en un montaje que mezcla al artista trabajando en sus obras plásticas, en su estudio en Los Angeles –a veces acompañado de su pequeña hija, Lula– intercalando material biográfico como fotografías, videos de archivo y sus pinturas.

La autobiografía que acompaña el viaje visual habla de sus inicios, vida familiar, la relación con sus padres y cómo su influencia inevitablemente ayudó a formar su primera relación con al arte, siendo capturado por esta disciplina cuando decide mudarse a Filadelfia, donde pudo estudiarlo de manera profesional. Y es a través de todas estas experiencias e historias acumuladas que se juntan para inspirar gran parte de su trabajo, y cómo en el proceso de absorber, internalizar y plasmar se ha moldeado un imaginario enigmático y surrealista.

Claramente el foco de este registro documental está puesto en sus creaciones plásticas, concebidas a partir de distintos materiales y mezclando técnicas pictóricas que le dan la libertad de crear pequeños universos, en cuadros que perfectamente podrían ser sacados de alguna de sus películas. Por otra parte, los realizadores utilizan estas obras en el montaje no tan sólo como un apoyo visual, sino también para poder crear pequeños episodios visuales que enfatizan los relatos en off, y utilizando los textos que el mismo Lynch incorpora en sus cuadros, se destaca el estado emocional del relato. Por último, el uso de stop motion le agrega un dinamismo a la narración, haciendo de estas obras pequeñas escenas de la vida del artista, donde algunas de ellas contienen personajes que parecen atrapados en distintas realidades.

Este documental termina siendo un estudio del autor en un estado mucho más primitivo, además de una exploración íntima, donde se logra ver el mundo a través de sus ojos y se puede conocer con frescura una etapa de descubrimiento y creación artística. No es un retrato biográfico de principio a fin, tampoco se centra en una obra en particular, sólo es un acercamiento a procesos creativos desde una mirada de total naturalidad y comodidad por parte del cineasta.

Para entender el universo interior de David Lynch, y posteriormente apreciar con mayor profundidad su trabajo, es importante considerar todos los aspectos y los procesos de creación que lo han llevado a posicionar su nombre y ser poseedor de un estilo particular y reconocible. Así, este documental logra dar a conocer ese otro aspecto del cineasta, un lado que tiene relación con su configuración estética. Se vuelve importante conocer y revisar su filmografía, no necesariamente para poder entender este relato –sólo se cita a sus primeros cortometrajes y las primeras etapas de producción de “Eraserhead”–, aunque sí puede servir como complemento para enriquecer este acercamiento diferente y privado.


Título Original: David Lynch: The Art Life

Director: Jon Nguyen

Duración: 88 minutos

Año: 2016

Reparto: David Lynch, Documental

 


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 55 mins.

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 1 día

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: