Contáctanos

Artículos

Caída y Ascenso del Caballero de la Noche

Publicado

en

Todos los ojos están puestos en el próximo estreno de la conclusión de la épica saga del hombre murciélago, dirigida por el vanagloriado Chistopher Nolan. Aspirando a desbancar de la taquilla al otro gran estreno superheroico de la temporada, “Los Vengadores” (2012), que lleva recaudado casi 1.500 millones de dólares, batiendo  un record a nivel mundial, “El Caballero de la Noche Asciende” pretende llevar aún más lejos este record. Batman está viviendo un momento de gloria en el panorama del cine actual, pero no siempre fue de esta manera.

Nacido en las viñetas creadas por el dibujante Bob Kane y el escritor Bill Finger, Batman hizo su primera aparición en los comics en 1939, bajo el amparo de la editorial DC Comics. Un multibillonario extravagante de día, y oscuro vigilante de noche, Bruce Wayne, cuyos padres fueron asesinados cuando era un niño, decide transformarse en Batman, jurando erradicar el crimen de su natal Ciudad Gótica, bajo un incorruptible sentido de la justicia. El personaje se hizo popular y logró tener su propia serie de historietas, siendo una de las más vendidas en su época, entregando historias de misterio, con una atmósfera oscura y adulta. Bajo estos parámetros, llegó la primera adaptación del justiciero de ciudad Gótica a la pantalla grande. En un formato de serie, “Batman” fue lanzada el año 1943, en plena segunda guerra mundial. Lewis Wilson fue la primera persona en usar el traje de Batman y Douglas Croft, el de su eterno sidekick, Robin. Durante los quince capítulos que se exhibieron en los cines estadounidenses, la historia relataba la lucha de los superhéroes contra un villano creado especialmente para la ocasión, bautizado como Dr. Daka, científico loco japonés empeñado en transformar a la gente en una especie de zombies, en una alusión directa al contexto de guerra que se vivía en la época, usando la figura de Batman como un arma propagandística, tanto así, que en vez de ser un vigilante callejero, el murciélago y su compañero, pertenecían a una organización de espionaje estadounidense. A pesar de esto, la serie era consecuente con el personaje que aparecía en los comics, compartiendo el tono oscuro y entregando historias llenas de suspenso e intriga, que mermadas por el bajo presupuesto y lugares comunes, marcaron un par de hitos en la propia historia del personaje, introduciendo elementos como la Bati-Cueva y el aspecto definitivo del eterno mayordomo de la mansión Wayne, Alfred Pennyworth. Más tarde, en 1949, llegaría una secuela de la serie, y un re-lanzamiento el año 1965.

En los primeros años, Batman usaba armas, e incluso mataba a algunos de los criminales que capturaba. Estos comportamientos llamaron la atención de la opinión pública, quienes terminaron por condenar al encapotado después de la publicación del libro “Seducción del Inocente” (1954), escrito por el siquiatra  Fredric Wertham, cuya investigación señalaba que los comics eran una forma de literatura pervertida y dañina para los niños, incitando incluso, a la delincuencia. El libro tuvo un gran efecto mediático, el cual perjudicó a la industria del comic y los obligó a caer bajo el yugo de la censura, estableciendo el reconocido –y odiado- Comics Code Authority.  Uno de los puntos que más fueron criticados a la serie de Batman, fue la relación que mantenía con su compañero de aventuras, conocido como Robin, ya que en el libro se señala que ambos eran pareja.

Desde ese instante, se comenzaron  a hacer una serie de cambios en el universo del encapotado. El tono de las historias se volvió infantil y soso, acercándose más al género de la ciencia ficción que proliferaba en las historietas de esos años, agregando personajes que rayaban lo surrealista, tales como Bat-Mite, una especie de Batman en miniatura con poderes mágicos. La idea era ver a Batman y Robin como un par de niños que resolvían extravagantes casos. Esta nueva encarnación del caballero, que a estas alturas dejaba de ser oscuro, dio pie para la creación de una serie televisiva con actores de carne y hueso, que se transformó en el gran estigma que marcaría la imagen del hombre murciélago, hasta el día de hoy. “Batman” a secas, volvía a ser el título de la adaptación televisiva, que vio la luz el año 1966 y que se extendió hasta el año 1968. Protagonizada por Adam West, haciendo el papel del héroe principal, y Burt Ward, como el Chico Maravilla, el programa se quedó en la retina de millones quienes presenciaron frente a sus televisores, las onomatopeyas que saltaban a la pantalla cuando los personajes se golpeaban en absurdas secuencias de acción. Los diálogos, actuaciones y puesta en escena en general, hacían parecer que la serie era una incesante sátira de sí misma, creada con el único fin de ser totalmente irrisoria. Por otro lado, el tema central de la serie, compuesto por el fallecido Neal Hefti, sigue penando en el inconsciente colectivo. De esta producción nació el primer largometraje basado en Batman, que fue estrenado el año 1966, y llevaba el mismo nombre que el show televisivo. La trama llevaba al dúo dinámico a bordo de un yate para proteger al Comodoro Schmidlapp, quien estaba siendo amenazado por el Guasón, el Acertijo, Gatúbela y el Pingüino.

Durante años, Bruce Wayne y su alter ego fueron recordados como un icono de la cultura pop, hasta transformarse en una figura kitsch. No fue hasta que el mundo del comic volvió a dar una vuelta de tuercas al personaje, que Batman recuperó algo de dignidad, y por sobre todo, adquirió peso y madurez, que revolucionaron al mundo del comic. Frank Miller escribió la historia que volvería a poner sobre el podio al héroe de DC Comics. “El Señor de la Noche Regresa” (1986) se transformó en la obra insigne de las historietas de la época, junto a “Watchmen” (1986) y “Batman: La Broma Asesina” (1988), ambas escritas por Alan Moore, subiendo el nivel de las historias, dejando en claro que el mundo del comic no era sólo para niños. Esta reinvención del personaje, atrajo la atención del cineasta Tim Burton, quien puso de su estética gótica para dar vida a dos películas basadas en  el señor de la noche, amparadas por los estudios Warner Bros.

La primera de ellas fue “Batman” (1989), la cual contó en el rol protagónico con Michael Keaton, en una decisión que fue rechazada por los fans, al punto de llegar a mandar más de 50 mil cartas de protesta a las dependencias de Warner Bros. El Guasón iba a ser el villano principal, interpretado por Jack Nicholson, quien aceptó el papel exigiendo una gran suma de dinero,  una porción de los ingresos en taquilla y un plan completo con sus fechas de filmación. El filme de Burton supo combinar de muy buena manera la visión personal del director, con la nueva versión de Batman. Como curiosidad, en este filme hacía un “cameo” Harvey Dent, interpretado por el actor afroamericano Billy Dee Williams, quien tenía planeado seguir en la franquicia para dar vida al villano conocido como Dos Caras, aunque esto nunca ocurrió. La secuela llegaría tres años más tarde con “Batman Regresa” (1992), donde Keaton volvería a vestir la capucha, ahora enfrentándose a Gatúbela y al Pingüino. La cinta continuó con la oscuridad característica del norteamericano, destacando su versión de Gatúbela, quien iba a ser interpretada por Annette Bening, quien después de quedar embarazada tuvo que ser reemplazada por Michelle Pfeiffer, cuya encarnación de la mujer felino sigue sacando suspiros entre la audiencia. La película convenció a la crítica y al público, y a pesar de recaudar una suma considerable en la taquilla, él estudió decidió sacar a Tim Burton del proyecto, en parte por el tono que buscaba implantar en sus filmes, para traer a otro director que pudiera continuar la saga y obtener mejores dividendos. El elegido fue  el norteamericano Joel Schumacher, a quien podemos señalar como el gran responsable de mandar a Batman al oscuro agujero de la vergüenza.

“Batman Eternamente” (1995) cambió rotundamente el tono impuesto por Burton, para llevar la saga a un público familiar y masivo. Una transformación muy similar a la que sufrió el personaje en los comics durante los años sesenta, y que vio su símil en esta secuela, que fue protagonizada por Val Kilmer en la piel del superhéroe, combatiendo al Acertijo y al Dos Caras, interpretados por Jim Carrey y Tommy Lee Jones, respectivamente, en una película que dividió a la crítica, pero que recaudó lo suficiente como para realizar otra secuela. En “Batman Eternamente”, contábamos con las actuaciones de Nicole Kidman, como la damisela en problemas, y con la primera aparición de Robin en la saga. El Chico Maravilla estuvo a cargo de Chris O’Donnell, en un tratamiento del personaje un poco más serio de lo que habíamos visto en la serie de los sesenta, pero aun así, nacido con el fin de enganchar al público infantil, secundando al protagonista como el aliado impulsivo que trae más problemas que soluciones.

El escarnio masivo al caballero oscuro llegó con “Batman & Robin” (1997), la cual sostiene el vergonzoso galardón de “La Peor Película Basada en un Comic” en la historia del cine. Trajes con pezones, diálogos absurdos y sin gracia, George Clooney como Batman, Alicia Silverstone como Batichica (sin comentarios), Arnold Schwarzenegger haciendo del Señor Frío, enunciando frases como “¿Quién mató a los dinosaurios? ¡La era del hielo!”, que sumado a su particular acento, hicieron de ésta película una vergüenza absoluta, que llevó incluso a su director a pedir disculpas a todos los que se hayan podido sentir ofendidos por su obra. “Batman & Robin” contaba con las apariciones villanescas del Señor Frío, Hiedra Venenosa (Uma Thurman) y el bochornoso debut de Bane, el enemigo que estaba de moda en los comics de la época, jugando a ser el esbirro musculoso que acompaña a los malos de la película. Un sinsentido absoluto y que no vale la pena ser recordado, más que como una de esas películas que son tan malas, que llegan a ser… muy malas. “Batman & Robin” fue un fracaso en la taquilla, y puso la lapida a la carrera cinematográfica del encapotado, la cual estuvo silenciada por casi una década.

Warner Bros. dejó de lado cualquier proyecto en donde se viera involucrado el icónico personaje de DC Comics. Existieron rumores de la adaptación del comic escrito por Frank Miller en los años noventa, presentando a un Batman viejo y solitario, el cual pudo haber sido interpretado por el mismísimo Clint Eastwood. Las cosas seguían de mal en peor, cuando se decidió llevar a la pantalla grande al personaje de Gatúbela, en la cinta del mismo nombre estrenada el año 2004, donde  Halle Berry y Sharon Stone eran la cabecera del reparto en una película que también más vale olvidar.

Con los derechos del personaje vigentes, Warner decidió dar un reinicio a la franquicia, dejando la responsabilidad en manos de Christopher Nolan, director británico que había impresionado al mundo con su cinta “Memento” (2000), y al guionista y escritor de comics David S. Goyer, para que juntos pudieran sacar de la tumba al murciélago. El resultado fue “Batman Inicia” (2005) una lectura realista y humana del personaje, centrándose en la figura de Bruce Wayne, a quien dio vida Christian Bale, en un filme que cautivó al público y a la crítica, y reivindico al encapotado no sólo al punto de entregar una buena película sobre el personaje, sino que una muy buena película de acción y suspenso. Con un reparto de lujo, compuesto por Michael Caine como Alfred, Liam Neeson como Ra’s al Ghul, el gran villano de la función, y el sempiterno Morgan Freeman, como Lucius Fox, el proveedor de nuevas tecnologías para Wayne, entre otros, hicieron de “Batman Inicia” un renacimiento por todo lo alto.

Pero el gran hito lo marcaría su secuela, “El Caballero de la Noche” (2008), batiendo records de taquilla y transformándose en un clásico instantáneo del cine comercial contemporáneo, es un conjunto de virtuosismo industrial. La dirección de Nolan brilla por su excelencia y capacidad de construir un thriller superheroico, con elementos de cine noir, que le valieron ocho nominaciones al Oscar, entre ellos, la de Mejor Actor de Reparto, galardón que finalmente consiguió y fue entregado póstumamente al fallecido Heath Ledger, quien dio vida al villano más entrañable en la historia de las adaptaciones cinematográficas de comics, con un Guasón que se roba la película cada vez que aparece en pantalla. “El Caballero de la Noche” se instala como la excelente segunda parte de una franquicia que espera su capítulo final este 26 de julio, con “El Caballero de la Noche Asciende”, donde Nolan y compañía prometen entregar una conclusión épica para una saga que ha cautivado a millones.

Más allá de las adaptaciones de los grandes estudios de Hollywood, Batman ha tenido de todo en su carrera cinematográfica. Versiones aún más bufonescas que las ofrecidas por Schumacher, presentes en la dilatada –y bizarra- filmografía turca, en cintas que brillan por su surrealismo absurdo y exagerado, e incluso en el cine pornográfico, con una versión para adultos de la serie de los sesenta, que lleva el nombre de “Batman XXX: A Porn Parody” (2010), cuyo respeto por el material original es tan grande, que ofrece para el público una versión explicita que contiene las escenas de sexo, y una versión clean donde sólo vemos la historia, que va muy en la línea de la serie, funcionando como un muy buen homenaje. En el campo de la animación, Warner Bros. Animation ha lanzado una seria de películas en DVD sobre el héroe, entre las que destacan  “Batman: Caballero de Ciudad Gótica” (2008) que sirvió como antesala para el estreno de “El Caballero de la Noche”, y “Batman: Año Uno”, basado en otro de los comics de Frank Miller dedicado al murciélago.

El Caballero de la Noche ha sufrido grandes caídas, pero finalmente ha logrado un ascenso en las manos de Christopher Nolan. Se espera un final por todo lo alto y que consagre al encapotado como la leyenda que siempre ha sido, porque tal como Thomas Wayne le dice a un pequeño Bruce en el fondo del poso “¿Y por qué nos caemos Bruce? Para poder levantarnos”.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
9 Comentarios

9 Comments

  1. Claudio

    22-Jul-2012 en 5:23 pm

    Buenísima síntesis de la historia de Batman.
    Saludos.

  2. Camila Donoso

    23-Jul-2012 en 3:05 pm

    Oh, muy buen artículo. Gracias por poner en contexto el evento del año…ya cuento las horas para ir al cine.

  3. José Seguel Muñoz

    23-Jul-2012 en 4:40 pm

    Notable!!…menos mal que ya falta poco!!

  4. Alahn

    23-Jul-2012 en 4:58 pm

    Muy buena retrospectiva. Quede listo para vera nueva entrega.

  5. Reinaldo Madrid

    23-Jul-2012 en 6:27 pm

    Excelente articulo. Yo solo agregaria la ya clasica serie de animacion de los 90 Batman Animated series que rescata toda la escencia del caballero de la noche y sus millones de villanos.

  6. Francisco Fuenzalida SIlva

    23-Jul-2012 en 9:45 pm

    Tremendo análisis al murciélago, pero obviamente , en la retina de todos, siempre será el inmortal Adam West con su Batimovil retro, notable pieza de auto.

  7. Andrés González Flores

    24-Jul-2012 en 10:52 am

    Simplemente excelente!!!

  8. Jorge Pablo Perez

    29-Jul-2012 en 5:36 pm

    Recuerdo lo malisima que fue Batman y Robin (1997)
    de Joel Schumacher.Ese Bane,de dicha película
    que hijos de p…Viendo Batman el caballero de
    la noche asciende,se confirma que la trilogia de
    Christopher Nolan fue la mejor basada en el
    personaje del encapotado caballero de la noche.
    Te felicito por el analisis.

  9. Byron

    20-Ago-2012 en 2:34 pm

    Una pregunta? los que vieron batman asciende… me podrian decir en que parte sale Adam West? se supone que hiba a tener un cameo o ya no lo hizo? porque no lo vi….. o al menos se me paso por alto…. gracias!

Responder

Artículos

Estrenos cinematográficos del 19 de octubre

Publicado

en

Por

Anterior1 de 4
Usa tus teclas ← → para navegar el artículo

“Princesita”

Título Original: Princesita

Director: Marialy Rivas

Duración: 71 minutos

Año: 2017

Reparto: Sara Caballero, Marcelo Alonso, María Gracia Omegna, Nathalia Acevedo, Rafael Federman, Emiliano Jofre

Anterior1 de 4
Usa tus teclas ← → para navegar el artículo

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 horas

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 6 días

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

DiscosHace 3 semanas

Mogwai – “Every Country’s Sun”

Mogwai sin duda alguna es uno de los principales referentes a la hora de hablar de post rock. Aunque en...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: