Ragnar Þórhallsson de Of Monsters And Men: “La gente siempre termina quedándose con nosotros por la música”

Martes, 23 de Febrero de 2016 | 1:15 pm | No hay comentarios
Ragnar Þórhallsson de Of Monsters And Men: “La gente siempre termina quedándose con nosotros por la música”

Ya habían venido a Chile con su primer disco bajo el brazo, el mismo que los llevó a convertirse en un fenómeno global y a prometer que todavía tenían mucho que entregar, lo que refrendaron en “Beneath The Skin”, salido el año pasado. Con más experiencias, ideas, canciones y energías, la banda islandesa Of Monsters And Men volverá a nuestro país para nuevamente hacerse parte de Lollapalooza Chile, y como siempre ellos quieren hacer de este encuentro algo especial, tal como nos comenta su vocalista y guitarrista Ragnar “Raggi” Þórhallsson en esta entrevista.

Debo partir preguntando por cuán sorprendido quedaste tú y el resto de la banda con el éxito de su primer disco.

Nos tomó a todos por sorpresa. Tú nunca piensas en las cosas que ocurrirán. Sólo te concentras en escribir y grabar un álbum, que fue escuchado por todo el mundo, por lo que luego pudimos girar y mostrárselo a todos. Hicimos lo que debíamos hacer, y el resultado fue muy sorpresivo y también grandioso.

En “My Head Is An Animal” (2012) se podría decir que hay un sonido feliz y ligero, en cambio en “Beneath The Skin” (2015) hay una forma de escribir y tocar que es más íntima e intensa. ¿Fue esa la intención que tenían ustedes con el álbum?

Sí. Cuando comienzas a escribir no dices esas cosas. En el primer disco nos preocupamos de componer y cuando nos dimos cuenta, todo era más brillante de lo que hubiéramos anticipado, pero no había intenciones en ello. Después de eso tratamos de ir a otros lugares cuando nos tocó armar el segundo álbum, y se podría decir que tuvimos otras motivaciones que terminaron siendo más personales, y que marcaron la grabación y creación del segundo disco.

“Beneath The Skin” tiene letras más personales, pero el sonido es aún más interesante con una vibra más oscura y cruda, quizás más adulta. ¿Inconscientemente, no estaban apelando a nuevos públicos, tal vez?

Teníamos un montón de cosas que decir y que expresar así que sí, las letras venían de esas experiencias, después de lo pasado en los últimos años. En materia de sonido, exploramos un poco más. Claro que tratamos de no sonar como en el primer disco. No íbamos a ser una copia de nosotros mismos, aunque tampoco dijimos que ese cambio fuera tan amplio como la gente sintió que fue.

Tengo que preguntarte también sobre el rigor de las giras. Ustedes con apenas un álbum bajo el brazo giraron alrededor del mundo y luego no fue raro conocer que se darían un pequeño receso antes de volver a grabar. ¿Cómo funcionó eso para ti y la banda?

Lo hicimos con la intención de separarnos incluso físicamente de lo que fue el disco debut. Tocamos ese disco tanto, que había que generar un cambio y no entregarle lo mismo a la gente. Fue muy bueno para generar nuevas cosas, para volver con otra energía y otras ideas.

Mientras estaban en el receso, ¿nadie tuvo ganas de tener proyectos solistas, más allá de la banda?

No en verdad. Al final cuando nos juntamos todos querían y extrañaban el trabajo de la banda, las emociones que surgen al armar canciones, y todos queríamos dar canciones, canciones y más canciones en ese momento. No creo que hayan existido otras intenciones en este periodo de tiempo, lo cual puede sonar medio extraño, pero así fue, o al menos así lo sentimos al momento de crear.

Hablando de “Beneath The Skin”, ustedes grabaron el disco en Islandia y Los Angeles. ¿Cómo cambió eso las cosas?

Nosotros partimos grabando el disco aquí en Reikiavik, como nos gusta trabajar, pero con el correr de los días surgió la opción de, como se dice, cambiar de aire y de entorno. No encontrábamos una forma de cerrar el proceso y se nos ocurrió aprovechar la chance de ir a Los Angeles, donde había un estudio en el que podíamos trabajar, y fue muy bueno. Fue grandioso para salir de lo clásico, y las presiones del trabajo aquí, y así estar aislados de las distracciones.

Hay muchos artistas islandeses conocidos en el mundo, como Björk o Sigur Rós. ¿Cuán difícil es para bandas jóvenes como ustedes hacerse un nombre lejos de esos referentes?

No creo que sea difícil porque si bien al comienzo hacen esas relaciones de procedencia, luego pasan los días, la gente escucha lo que hacemos y se quedan con la música. La gente al final se queda con eso, y hacen las relaciones que quieran, pero según lo que nos ha tocado ver no hay dificultades con la identidad que tenemos y la gente comprende lo que queremos expresar.

¿Recuerdas algo de la primera vez que vinieron a Chile, en 2013?

Sí, principalmente los fans, que fueron grandiosos y que era lo más notorio, no sólo en Chile, sino que en Sudamérica. Fue un gran viaje y es maravilloso repetirlo de nuevo. De nosotros se puede esperar que toquemos más fuerte que lo que hacemos en el disco, y en general se trata de que si la gente se vuelve loca entonces tú también lo haces. Es un camino de dos vías. En Chile tocamos muy fuerte y lo pasamos muy bien.

Esperaba que dijeras lo de volverte loco.

(Risas) Sí, espero que los fans vayan y que tengamos una gran jornada porque haremos eso de nuevo y muchísimo más.

Gracias por tu tiempo, Raggi.

Gracias a ti. Adiós.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder