Justin Sane de Anti-Flag: “Queremos que lo de RockOut Fest sea una experiencia unificadora”

Lunes, 15 de Agosto de 2016 | 2:02 pm | Comentarios (1)
Justin Sane de Anti-Flag: “Queremos que lo de RockOut Fest sea una experiencia unificadora”

Son una de las pocas voces que ha gritado sin contemplaciones, desde su posición de artistas y músicos profesionales, en contra de las injusticias y mentiras que sustentan el sistema en el que se ha desarrollado la sociedad moderna. Anti-Flag es una banda que no se ha disfrazado de ninguna otra cosa que no les represente, como las banderas y sus restricciones, y que con un carácter determinado ha conseguido ubicarse dentro del grupo de artistas punk con difusión de forma masiva, lo que les ha generado más de alguna polémica.

Encargados de la arista callejera y rebelde de la segunda versión de RockOut Fest, junto a monstruos como Dead Kennedys y The Offspring, su miembro fundador, Justin Sane se dio el tiempo para conversar con HumoNegro acerca de todos estos temas que rondan al grupo y de su próxima visita a nuestro país, todo disponible de manera íntegra a continuación.

La actual situación política de Estados Unidos es un escenario complejo donde todo tipo de conflictos ocurren cada día y, además, es un lugar donde las elecciones presidenciales de este año incluyen a un candidato con un discurso al menos cuestionable, como es el caso de Trump. ¿De qué manera está representada esta realidad en la música de hoy de Anti-Flag?

Primero, creo que Anti-Flag ha sido capaz de provocar un impacto a través del tiempo, porque entendemos que hubo un momento en la historia de Estados Unidos en la que mucha gente estaba de acuerdo en promover cosas negativas, como el racismo, el patriotismo o el uso de un lenguaje ofensivo, como lo hace hoy Donald Trump, y eso generó  una reacción en la música, como nosotros y casi todas las bandas de punk. Siempre hemos cantado acerca de decir no al racismo, no al sexismo, no a la homofobia, no al nacionalismo, no a la guerra. Todo este movimiento, que durante años ha propagado un mensaje de justicia, se traduce en que de a poco disminuye la audiencia con la que Donald Trump se puede conectar, porque te aseguro que acá la mayoría de los jóvenes aborrecen las ideas de Trump. Si hace unos treinta años hubiesen existido más artistas que se posicionaran de manera firme en contra de lo que representan las figuras como él, también hubiesen aparecido más personas dispuestas a cuestionarse las cosas. Es por esa razón que me siento orgulloso de que el punk rock siempre se haya mantenido resistiendo y atacando a ese mensaje hostil que entrega Trump y creo firmemente que, junto a otras más, el punk es una de las formas de expresión con la capacidad de herir y derrotar a un personaje como él.

Cuando firmaron un contrato con un sello grande como RCA, hubo mucha controversia con los seguidores y con los medios. En ese momento ustedes dijeron que esa decisión se basó, básicamente, en llegar a una audiencia mayor y así propagar su arte y sus convicciones. ¿Cómo terminaron el vínculo con esa compañía y qué significa para Anti-Flag ese período?

La verdad es que, cada vez que elegimos a alguien con quien trabajar, como una compañía discográfica, lo hacemos pensado en que es lo que tiene más sentido en relación al objetivo de la banda en el momento. Cuando firmamos con RCA, no había un solo grupo en el mainstream de la cultura estadounidense cuyo mensaje fuese no a George Bush, no a la Guerra de Irak, no a la homofobia, y nosotros sentimos en aquel entonces que debíamos ser esa voz en el mainstream y hablar acerca de esos temas, por lo tanto, firmar con RCA nos entregó la oportunidad de que eso ocurriera a una mayor escala. Poco después de eso, otras personas comenzaron a propagar un mensaje similar y continuar lo que hacíamos, lo que nos puso muy contentos. Consecuentemente apareció “American Idiot” de Green Day y estoy feliz que hayan hecho ese álbum, porque me alegra que artistas más grandes que nosotros –como es su caso– se unan bajo este discurso.

Por otra parte, pienso que hay que entender cómo era la cultura popular de ese momento en los Estados Unidos para comprender nuestra decisión de incorporarnos a un sello grande: la realidad es que todos crecimos como punk rockers y disfrutamos mucho cuando estuvimos inmersos por completo en ese mundo, donde nos preocupábamos sólo de vender algunos discos, y donde nos sentíamos muy a gusto porque de verdad pertenecemos a eso, hasta que llegó un punto donde decidimos salir de esa zona de comodidad y lo que nos pareció más correcto fue firmar con RCA, debido a que en ese contrato de dos discos nos entregaron el control total de nuestra música, lo que finalmente nos permitió progresar en nuestra carrera.

¿Qué tan difícil ha sido para Anti-Flag mantenerse en la industria musical, considerando el hecho de que tocan punk rock y cantan en contra de lo establecido?

Bueno, ha sido algo extraño para nosotros. Partimos como un grupo independiente, totalmente D.I.Y., armando nuestros propios conciertos, moviéndonos juntos en la misma camioneta y esas cosas, sin embargo, ahora las cosas se han vuelto aún más complicadas debido a la descarga de música por internet. La venta de discos es nula y debemos buscar otras formas de hacer dinero, aunque en realidad nosotros nunca hemos vendido muchos discos, sólo unos pocos (risas), pero la cosa es que ahora nadie vende discos. Creo que, gracias a bagaje que tenemos como grupo y a la experiencia que nos entrega el mundo del que venimos, tenemos la habilidad de afrontar de la misma manera las grandes o pequeñas presentaciones, más que nada porque muchas de las tareas que realizamos en la actualidad nos resultan familiares, ya que también las hicimos en nuestros comienzos y aún somos capaces de llevarlas a cabo. La diferencia es que hoy tenemos la posibilidad de tocar en grandes festivales frente a mucha gente, y al mismo tiempo vamos a muchas ciudades donde tocamos para doscientas personas en eventos auto-gestionados, y nosotros como Anti-Flag disfrutamos de todas esas ocasiones con la misma pasión.

Leí por ahí que una vez, hace muchos años, Fat Mike (NOFX) dijo que Anti-Flag no era lo suficientemente bueno para estar en el sello Fat Wreck Chords, algo que después ocurrió igual. ¿Cuánto de esa historia es verdad y cómo es la actual relación de Anti-Flag con él y NOFX?

Esto es lo que pasó de verdad: mucho antes de que firmáramos con Fat Wreck Chords, cuando lanzamos “Die For The Government” (1996), Mike nos contactó porque él quería hacer nuestro siguiente trabajo, que terminó siendo “A New Kind Of Army” (1999), pero para ese entonces ya teníamos planeado y casi listo todo el material. Además, él no quería poner nuestro disco en el catálogo de Fat Wreck Chrods, sino que en su otra compañía, un sello más pequeño llamado Honest Don’s Records, así que de alguna forma sí creo que él pensaba que nuestro disco no era tan bueno como para estar en Fat Wreck Records, así que rechazamos su oferta porque sí creíamos que teníamos un buen material y sentíamos que Honest Don’s Records no era el lugar donde debíamos estar, no representaba lo que es Anti-Flag porque la mayoría de sus grupos no eran serios y solo eran grupos de mentira. Es más, Fat Mike nos ofreció más dinero para que firmásemos con Honest Don’s Records, pero nosotros dijimos que no y, en su lugar, hicimos un trato con una disquera amiga llamada Go Kart Records, que es un sello más pequeño aún donde no hay mucho dinero, pero nos ofrecía las cualidades con las cuales nos sentíamos cómodos y satisfechos. Finalmente, para el siguiente disco, “Underground Network” (2001), apareció Mike otra vez y nos dijo que sí nos contrataría por Fat Wreck Chords, así que puede decirse que lo derrotamos (risas). Es una historia muy divertida.

Pensando en el momento en que nació el grupo, ¿ustedes ya tenían la intención de que las líneas de bajos fuesen tan notorias y preponderantes en el sonido de Anti-Flag o sólo fueron afortunados al encontrar buenos bajistas?

Es una mezcla de ambas cosas. Siempre creímos que Matt Freeman de Rancid es un gran bajista, por lo tanto, siempre quisimos encontrar a alguien que fuese capaz de tocar así, porque reconocemos en Rancid a una de nuestras influencias. Fuimos afortunados de encontrar a alguien con esa habilidad, como nuestro bajista original, Andy Flag, quien definió la manera de tocar que los futuros bajistas debían adoptar para estar en Anti-Flag.

¿Qué sabes acerca de la escena hardcore punk de Latinoamérica y qué sabes específicamente de la escena chilena?

Muchos músicos y amigos me han contado muchas cosas maravillosas acerca del público y de algunas bandas de América Latina que conocieron mientras giraban por allá, pero debo decir que yo en particular conozco casi nada, estaría mintiendo si dijera que conozco algo o si recuerdo nombres, porque no estoy familiarizado, lamentablemente.

¿Qué significa para Anti-Flag el hecho de participar en un festival importante como el próximo RockOut en nuestro país?

Creo que todas las oportunidades que se nos presentan de ir a tocar a lugares lejanos de nuestro hogar son especiales, porque nos permiten conectarnos con el público, y ese es el fin último de Anti-Flag: estar en constante contacto con la gente de distintos países y ciudades, sin importar el contexto del concierto o la ubicación, sin importar el nombre del país o la bandera que flamee sobre tu cabeza. Todos, como humanos, tenemos aspiraciones y frustraciones que compartimos y que canalizamos a través del arte, en este caso la música punk. Como banda, siempre hemos tenido la convicción de unificar al público sin prestarle atención a su origen o a su cultura, para así mostrarnos como aliados y amigos frente al sistema que reina en el mundo. Siempre resulta muy excitante tocar en lugares nuevos al igual que hacerlo frente a grandes multitudes, así esparcimos aún más nuestro mensaje y eso nos pone contentos. Sin duda es una ocasión muy especial para nosotros.

Y en ese sentido, ¿cuáles son tus expectativas para esta próxima presentación en Chile?

Nuestra idea es que sea una experiencia unificadora y que realmente la gente se una a través de nuestra actuación en el festival. Queremos que las personas compartan entre ellas y que todos tengan la posibilidad de divertirse y disfrutar con nuestra música sin importar si son pequeños o grandes, blancos o negros, gays o heterosexuales, hombres o mujeres, nos importa una mierda; lo que queremos es que todos se sientan libres de disfrutar de lo que hacemos y que se cuiden entre ellos durante el festival para que sea una experiencia grandiosa. Ese es el mensaje que queremos entregarles.

Esto es todo, Justin, has sido muy amable con HumoNegro. Muchas gracias por tu tiempo.

De nada, y muchas gracias a ustedes por darnos la oportunidad de expresarnos y de contarle más acerca de nosotros al público chileno. Siento mucho no disponer de más tiempo para hablar con ustedes, pero de todas formas ha sido una gran conversación. Gracias otra vez y ¡nos vemos en un par de semanas!

Por Hans Oyarzún

Foto por Talyn Sherer

Enlace corto:
(1)

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...