Jonas Renkse de Katatonia: “En 2011, de Chile sólo conocimos el recinto donde tocamos y una comisaría”

Lunes, 22 de agosto de 2016 | 9:36 am | No hay comentarios
Jonas Renkse de Katatonia: “En 2011, de Chile sólo conocimos el recinto donde tocamos y una comisaría”

Dueños de un sello característico que no tiene símil en una escena donde abundan los clones y la autocomplacencia, la banda oriunda de Suecia se ha transformado, tras 25 años de trayectoria, en una agrupación única en su especie, capaz de conjugar arreglos melódicos plagados de melancolía, con secciones densas llenas de matices propios de las corrientes más oscuras del metal, el rock gótico y el progresivo, en una propuesta emotiva y catártica, que de forma paulatina se posicionado en la élite de la escena mundial.

Katatonia dará su segundo concierto en nuestro país el próximo 31 de agosto en el Teatro Cariola, enmarcado en el contexto de la gira que promociona su más reciente obra, “The Fall Of Hearts”, con la que sólo han cosechado críticas favorables que han ubicado al registro entre los mejores lanzamientos de lo que va de este 2016. Es por esto y mucho más que en HumoNegro nos contactamos con su miembro fundador y vocalista, Jonas Renkse, quien, en una conversación muy amena y relajada, nos habló de la historia del grupo y de su perspectiva artística, entre otros temas que quedan a tu disposición de manera íntegra a continuación.

Si tu tercer álbum, “Discouraged Ones” (1998), fue un alejamiento del estilo que hicieron en los comienzos, es posible afirmar que “The Great Cold Distance” (2006) fue un paso aún más lejos de lo que hicieron en los discos que hay entremedio, y se acerca más al sonido actual que, dicho sea de paso, puede ser etiquetado como algo más complejo que “Tonight’s Decision” (1999), por ejemplo. ¿Cómo describirías, en general, el proceso creativo detrás de este nuevo enfoque musical de Katatonia tras el disco de 2006 y cuál fue el momento en que decidieron cambiar un poco otra vez?

Es difícil identificar qué es exactamente lo que hicimos de distinta manera luego de “The Great Cold Distance”, pero sí creo que en ese álbum encontramos algo que nos dejó bastante felices. También creo que cada trabajo que hicimos después tuvo como objetivo ser más conciso y mejorar lo hecho hasta ese entonces. Por supuesto que el resultado siempre será diferente porque son discos diferentes, además que toma un par de años encontrar la inspiración para crear nueva música y muchas cosas pasan durante ese tiempo, hasta uno como persona puede cambiar y ser otro. Definitivamente “The Great Cold Distance” representa los cimientos en los que hemos construido lo que hoy hacemos, porque se convirtió en un disco representativo de Katatonia y además se volvió muy popular, lo que coincidió con que empezamos a girar más a menudo y todo lo que eso conlleva.

No sé si decidimos hacer un cambio radical para “The Great Cold Distance” como sí lo hicimos en “Discouraged Ones”, porque ahí sí hubo un consenso en que queríamos alejarnos del death metal que hacíamos y concentrarnos en las melodías y en usar voces limpias, pero luego de eso sólo hemos tratado de expandir nuestra música y nuestro sonido, de probar otras cosas, a pesar de que podamos fallar. Porque si eres valiente y no tienes miedo de experimentar con tu arte, eventualmente encontrarás un camino que te identifique. No creo que hayamos tomado alguna decisión, sino que fue una consecuencia de la constante evolución que buscamos como artistas.

Siempre ha resultado interesante el contenido metafórico que hay en las letras del grupo. Katatonia siempre le ha dado un giro más a sus textos y lo ha hecho de manera brillante, logrando que cada disco sea único a su manera. ¿Sientes que la oscuridad o la melancolía son conceptos necesarios para tu música y, de ser así, crees que los trabajos futuros seguirán el mismo camino o se verá en su momento?

Creo que sí es importante para nosotros la influencia de lo oscuro o lo melancólico, como quieran llamarlo, porque es algo que forma parte de nuestra concepción como grupo, algo que ocurrió hace muchos años, por lo demás. Nunca hemos pensado en alejarnos de ese camino, a pesar de que la música sí ha cambiado o la forma en que escribo las letras haya cambiado; la idea primordial siempre ha sido crear música oscura y creo que aún lo hacemos, más allá de los cambios inevitables que hemos experimentado en estos veinticinco años: estamos más viejos y más sabios (al menos eso creo), y espero que ese enfoque no cambie nunca, porque de lo contrario ya no sería Katatonia. Si quisiéramos hacer un disco donde le cantáramos a la playa y al sol, tendríamos que cambiar de nombre porque sería algo así como una falta de respeto al nombre que nos hemos hecho durante todos estos años y a la gente que nos sigue, quienes tienen fe en lo que hacemos y musicalmente tienen expectativas al respecto. Así que concuerdo con la idea de que necesitamos esa oscuridad en Katatonia.

¿Qué puedes contarnos acerca de aquel famoso sticker en la portada de “Last Fair Deal Gone Down”, de 2001, que decía “probablemente, el mejor álbum de la historia de Peaceville Records”? ¿Crees que ese disco es el mejor de Katatonia y, de no ser así, tienes alguno predilecto, y por qué?

Creo que tal vez, hasta ese momento en que lanzamos ese disco, sí es el mejor. Sin embargo, creo que ahora que ya hemos publicado varias cosas después de ese trabajo, sin duda hemos superado lo que hicimos en “Last Fair Deal Gone Down”. La idea de ese sticker fue de la propia compañía, porque ellos creían de verdad que es un gran álbum. Recuerdo sentirme un tanto halagado de que dijeran algo así, considerando la historia de algunos de los trabajos de artistas que están en el pasado y en el presente del sello. Realmente no creo que sea la mejor obra de Peaceville (risas), porque es una disquera en la que figuran varios de los dueños de algunos de los que considero mis discos favoritos, como lo que hizo Paradise Lost en sus comienzos, Darkthrone o Autopsy, por ejemplo. Creo que fue un honor, aunque en realidad para mí todos los discos son importantes porque son fieles impresiones de quienes éramos en ese instante y además contaron con todos nuestros esfuerzos para que se concretaran de la mejor forma posible. Estoy seguro de que hemos hecho trabajos superiores después de ese disco, pero es muy difícil para mí elegir a uno, porque sería algo así como elegir a uno de tus hijos en desmedro del resto (risas). No tengo uno favorito, pero sí puedo decir que nuestro último trabajo goza de un lugar privilegiado dentro de mi corazón; estoy muy contento con su resultado.

Nosotros, medios y seguidores, concordamos en que no hay otra agrupación que suene parecido a Katatonia. En lo personal, creo que la forma en que han evolucionado resulta mucho más atractiva en comparación a lo que muchos de sus contemporáneos han hecho hasta este punto. ¿Cuáles son las cosas que especialmente se han convertido en una fuente de inspiración para ustedes a través de estos años, y cómo han logrado mantener encendida la llama de la creatividad?

En términos de inspiración, claro que gran parte proviene de la música que escuchamos en general; somos todos melómanos. Sin embargo, el hecho mismo de inspirarse en la música y en el arte es nuestra fuente de inspiración. Es decir, por supuesto que nos influenciamos de las cosas que escuchamos, pero el tener la oportunidad de conocer diferentes bandas, independiente del estilo o del género, e inspirarse en ellos es, como un todo, lo que nos ha convertido en lo que somos hoy. Como tú lo dijiste, creo que no existen otros grupos que suenen como nosotros y eso debe a que siempre hemos sido abiertos de mente y permeables a distintos estímulos artísticos, así que tenemos elementos de distinto origen más allá del metal. Nunca hemos tenido miedo de experimentar con nuestro sonido, a pesar de que no pueda resultar, por lo tanto es probable que algunas canciones no hayan funcionado, pero al menos lo intentamos. Creo que cada vez que tomas riesgos se aprende algo y de esa manera hemos llegado hasta donde estamos hoy, algo así como un lugar sin barreras ni limitaciones donde puedes influenciarte de lo que sea sin llegar a copiar. Se trata de expandir tu criterio respecto a la música y así tener más herramientas para trabajar en ella.

“The Fall Of Hearts” ha sido bien recibido, tanto por la crítica como por los seguidores, y además ha sido calificado como uno de los mejores trabajos de Katatonia hasta la fecha. ¿Cuál es tu opinión personal e íntima respecto al resultado y qué significa para ustedes este nuevo capítulo en la historia del grupo?

Primero que todo, quiero indicar que me alegra mucho saber que fuimos capaces de realizar un disco como “The Fall Of Hearts”, porque cada vez se vuelve más complicado comenzar a escribir un álbum; una vez empezado el proceso ya no es un problema porque nos inspiramos bastante rápido. Recuerdo que, cuando se inició todo este nuevo período, hubo algunos inconvenientes porque la disquera nos decía constantemente “vamos, muchachos, ya han pasado tres años del último trabajo” y nosotros pensábamos “oh, todo este proceso otra vez”, y es porque toma mucho tiempo construir un disco. Partir con la composición, luego lograr agendar en un estudio, grabar las canciones, mezclar, todo toma mucho tempo y se convierte en un período muy largo. Es por todo eso que ahora, que han pasado algunos meses desde el lanzamiento, tenemos un sentimiento maravilloso respecto al disco y en lo personal estoy muy feliz. También creo que es nuestro trabajo más consistente hasta ahora, pero, como dije antes, todos son importantes para mí.

Este nuevo disco en particular es especial, porque creo que es muy diferente al resto y es mucho más prog que los anteriores, por lo tanto, se presenta como todo un desafío para nosotros como músicos, en la instrumentalización y en las letras, porque soy de la idea que líricamente el disco debe estar al mismo nivel que la música y es algo difícil de conseguir. Es un aspecto muy delicado porque hay que entender y asimilar que al tener nuevas composiciones deben poseer una letra que se complemente a la perfección con la música.

Creo que logramos lo que nos propusimos para este trabajo: no limitarnos a nosotros mismos de ninguna forma, como establecer una cierta duración para las canciones; por el contrario, queríamos que cada una de ellas siguiera su curso natural y encontrara su propio camino, sin importar los minutos, hasta que nosotros decidiéramos que el tema estaba listo, explicando así por qué las canciones y este álbum es más largo que el resto. La disquera se mostró contraria a editar un disco más extenso, pero entendieron que antes que todo somos amantes de la música. Comprendemos que el sello se interese en si el disco será rentable, si la gente lo comprará o no al ser muy largo, pero por nuestra parte nos interesa que los seguidores obtengan todo el material. Era un asunto de todo o nada, porque no estábamos dispuestos a quitar algo de las canciones.

Este nuevo capítulo incluye a dos nuevos miembros: Daniel Moilanen en batería y Roger Öjersson en guitarra. ¿Cómo viste el aporte de ellos en el disco y qué expectativas tendrán en Katatonia?

Bueno, principalmente aportan nuevas perspectivas a nuestra música. Cuando alguien se va de un grupo siempre es algo triste y afecta de manera dura al resto, pero preferimos verlo como un desafío y una oportunidad de cambiar, a pesar de que quieras mucho a los ex integrantes y de que extrañes la manera en que tocaban la música de Katatonia. Por otro lado, siempre que ocurren estos cambios en la alineación hay que esperar lo máximo de quienes ingresen y hay que creer en sus capacidades, porque de lo contrario estarías cavando tu propia tumba: hay que creer y aceptar las situaciones que te tocan y verlas como una oportunidad de la que puedes aprender nuevas cosas. Estoy muy satisfecho con el trabajo de Daniel y Roger, al punto de que ya estoy pensando en lanzar otro disco con ellos, a pesar de que recién editamos “The Fall Of Hearts” y eso es algo que nunca me había ocurrido antes.

Se entiende lo que dices, si consideramos el nivel de las composiciones y de la ejecución en el último disco, donde hay temas muy potentes y bien logrados, como “Passer”, de la cual es posible aseverar que es una de las mejores canciones de todo el repertorio de Katatonia y provoca que el oyente quede con ganas de escuchar más composiciones, que el álbum no terminara ahí…

Concuerdo contigo, porque también creo que es una gran canción y me alegra que la hayamos dejado al final del disco. Si bien, entendemos que la forma en que comienza y cómo se desarrolla sugiere la idea de que es ideal para abrir un registro, nuestra convicción es que un disco y su orden deben estar balanceados en intensidad, por lo tanto, fue natural que la dejásemos al final. No se deben poner todas las canciones que más te gustan al comienzo sólo para impresionar a la gente, sino que debes ubicar estratégicamente tus canciones para que así fluyan de manera natural y formen un paisaje equilibrado, como de valles y montañas. Hay que ubicarlas para que sean una montaña rusa de emociones.

¿Qué recuerdas de la primera visita de Katatonia a Chile y cuáles son tus expectativas respecto al concierto que ocurrirá en unos días?

Recuerdo que estaba muy emocionado de visitar Chile porque muchos amigos de otras bandas nos habían contado cosas geniales respecto al país y al público, algo que además es más o menos la situación que ocurre en Sudamérica en general. Para mí fue algo que me resultaba un poco más familiar o natural, debido a que la colonia de chilenos en Suecia es muy grande y tuve varios amigos chilenos en mi infancia y adolescencia también, por lo tanto, siento que tengo un vínculo un tanto especial con ustedes y me parece genial visitarlos otra vez porque también recuerdo que el público de ese día fue muy entusiasta y nos demostró mucho cariño. Lo único negativo que recuerdo de ese día, es que pasamos muchas horas en un cuartel de la policía porque tuvimos problemas con parte de nuestra documentación y con algunas gestiones que la producción del evento no realizó correctamente. Estuvimos ahí como unas cuatro horas, y cuando nos dejaron ir, ya era hora de partir al aeropuerto y viajar hacia el siguiente concierto, por lo que no pudimos conocer nada más de Chile, aparte del recinto donde tocamos y esa estación de policía (risas). Esperamos que esta ocasión sea diferente en ese sentido y que sea una buena experiencia para Daniel y Roger también, porque ellos nunca han estado por allá y nosotros les hemos hablado bastante de lo fantástico que es el público, de la hospitalidad y de la excelente forma en la que te tratan.

¿Ya tienen definido el repertorio que tocarán el 31 de agosto y qué nos puedes adelantar?

De hecho, esta semana estamos viendo ese tema, pero aún no está definido del todo. Sabemos que tocaremos al menos una hora y media, tal vez un poco más, pero no estamos seguros de cuáles canciones tocaremos. Todo se decide esta semana porque la próxima la ocuparemos en ensayar mucho para esta gira. Te puedo adelantar que, si bien es muy poco probable que toquemos algo de los primeros discos debido a que ya no puedo hacer guturales, sí es posible que haya algo de “Discouraged Ones” y de los más próximos a ese trabajo. Pero, como dije, aún estamos analizando el repertorio, que por lo demás se hará pensando en satisfacer a la mayoría de la audiencia. Tampoco haremos algo acústico como lo hecho en “Dethroned & Uncrowned” o en “Sanctitude”, más que nada por temas de logística y de los costos asociados, porque ya llevamos bastantes cosas con nosotros e incluir más sería muy complicado. Me encantaría hacer algo así por allá, pero se trataría de un concierto entero de esa forma, acústico. Espero que algún día pueda realizarse.

En HumoNegro estamos muy agradecidos, Jonas, por el tiempo que nos has otorgado para conversar. Has sido muy amable con nosotros.

Ha sido un placer hablar con ustedes, fue una muy grata conversación, así que gracias también y gracias a los lectores de HumoNegro. Estamos muy entusiasmados de volver a Chile y muy emocionados por el concierto que entregaremos ¡Espero que estén ahí!

Por Hans Oyarzún

Enlace corto:

¿Cuál es la banda que más quieres ver en RockOut Fest 2016?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...