Henkka Seppälä de Children Of Bodom: “Estamos muy ansiosos de regresar porque sabemos cómo es el público chileno”

Lunes, 18 de Abril de 2016 | 12:00 am | No hay comentarios
Henkka Seppälä de Children Of Bodom: “Estamos muy ansiosos de regresar porque sabemos cómo es el público chileno”

Los finlandeses de Children Of Bodom cuentan con un gran séquito de seguidores por estas tierras, quienes se han hecho presentes en masa en cada una de las presentaciones que han dado los europeos en nuestro país y que los ubica como una de las agrupaciones modernas dentro del metal que más atención ha acaparado en los últimos años por parte de la crítica y del público, con aclamados trabajos como “Something Wild” (1997), “Hatebreeder” (1999) o “Follow The Reaper” (2000). La fusión de estilos de los comandados por Alexi Laiho tendrá este próximo 24 de mayo en el Teatro Cariola una nueva oportunidad para afianzar el vínculo con los adeptos nacionales, motivo por el cual hablamos con el bajista de la banda,  Henkka Seppälä, para que nos contara cómo está la banda en la actualidad y para que pronosticar cómo será esta sexta visita del grupo a Chile, conversación que te dejamos a continuación:

Luego de escuchar algunas veces su último disco, “I Worship Chaos”, una de las primeras sensaciones que aparece es que es evidente que este trabajo es un poco más pesado que su predecesor. ¿Cómo afectó la partida de Roope Latvala en el resultado final de este nuevo sonido?

No estoy seguro, porque no planeamos algo, sólo hicimos lo que amamos y las cosas siguieron su curso. Para esta ocasión en particular escribimos y grabamos todo el disco durante la primavera, así que es probable que eso haya afectado en alguna medida; en ese sentido, quizá la ausencia del invierno se traduzca de alguna manera en estas canciones, pero la verdad es que todo se hizo igual que siempre.

¿Cuál dirías que es la principal diferencia entre los procesos creativos de los primeros años de su carrera, como lo que ocurrió en “Something Wild”, por ejemplo, y el último en “I Worship Chaos”?

Básicamente, fue lo mismo de siempre: compusimos el material mientras estuvimos en casa, luego nos juntamos para hacer los arreglos necesarios y en un par de semanas ya teníamos una canción. Así avanzamos canción tras canción, hasta completar el material y listo. La verdad es que casi nada ha cambiado durante estos casi veinte años, aunque es posible aseverar que ahora que somos mayores estamos más unidos y eso nos ha ayudado a desarrollar mejor nuestro trabajo. En cambio antes, en la época de “Something Wild”, éramos más impetuosos debido a nuestra juventud.

¿Qué opinas del creciente interés por el metal escandinavo en general que ha surgido en Estados Unidos y en el resto del mundo durante los últimos quince años?

Creo que en gran medida se debe a que desde ese lugar del mundo han salido muchas agrupaciones que han hecho las cosas de forma muy profesional y seria, que han innovado en el mundo del metal, sobre todo desde los géneros más extremos, como el black o el death. Además desde hace tiempo que hay muchísimas personas de esa zona que elegimos el metal para expresar nuestra visión artística, de países como Noruega, Suecia o el nuestro, Finlandia, por lo tanto hay bastante donde elegir y de muy buena calidad. Por eso es que los seguidores conocen a una banda proveniente de esos lugares y, si les gustan, comienzan una búsqueda para encontrarse con  otros grupos que les provoquen cosas similares, entonces en esa investigación aparecen uno tras otro, distintos conjuntos que también vienen de allí y que están al mismo nivel.

¿Cómo le ha afectado a Children Of Bodom los cambios que ha sufrido la industria musical durante el tiempo que lleva tocando la banda y qué tan difícil ha sido adaptarse a ellos?

Ha sido un tanto difícil la verdad. Somos una banda en vivo y siempre hemos tocado bastante, pero ahora tenemos que hacer muchas más fechas en las giras y también debemos vender más merchandising que antes durante los conciertos, algo que siempre hemos hecho, pero que hoy en día, como están las cosas, ayuda a salvar un poco a la escena musical. En ese sentido, fuimos un poco visionarios porque nos adelantamos a lo que iba a ocurrir, así que nos preparamos un poco más para afrontar lo que se venía. El punto es que siempre hemos girado bastante y eso en la actualidad representa el mayor ingreso, así que ya estábamos acostumbrados y nuestros seguidores también. Si bien ha habido cambios radicales, para nosotros no ha sido tan terrible.

¿Qué opinas del premio que hace poco ganaron los suecos de Ghost en los últimos Grammy Awards?

Sé que la mayoría cree que eso sólo se trata de música comercial y que los mismos jueces o personas de la producción privilegian ese tipo de música, pero creo que una banda de rock o metal consiga ese nivel de exposición siempre será beneficioso y esparcirá aún más el nombre y la música del conjunto. Creo que es genial que un grupo como ellos haya ganado un premio por hacer lo que les gusta y por hacer material original con su toque particular. Y durante varios años.

¿Qué recuerdas especialmente de la última visita a Chile de Children Of Bodom?

Siempre ha sido muy especial para nosotros visitar Chile, porque cada concierto ha sido genial a su manera, con la gente muy conectada y cantando durante gran parte del show. Para nosotros es muy grato volver a su país. Estamos muy ansiosos de regresar, porque sabemos cómo se comporta el público chileno y lo entusiasta que puede llegar a ser, entonces eso nos tiene muy motivados y felices de volver.

¿Cuáles son sus expectativas para este nuevo concierto a realizarse el 24 de mayo en el Teatro Cariola?

Como dije antes, una de las cosas que más nos entusiasma es el público en sí; siempre lo imaginamos gritando y vibrando con nuestra música, cantando junto a nosotros y volviéndose locos en la pista, haciendo headbanging y al final ver sus caras sonrientes y felices gracias a nuestro show.

Has sido muy amable con nosotros, Henkka. Gracias por tu tiempo y nos vemos pronto.

Muchas gracias también a ustedes, HumoNegro, y nos vemos pronto en Chile.

Por Hans Oyarzún

Enlace corto:

Comentar

Responder