Colin Edwin: “Nunca hemos recibido una oferta para tocar con Porcupine Tree en Chile”

Lunes, 6 de Junio de 2016 | 12:09 pm | No hay comentarios
Colin Edwin: “Nunca hemos recibido una oferta para tocar con Porcupine Tree en Chile”

Más conocido por su trabajo como bajista en Porcupine Tree, el australiano Colin Edwin llega a nuestro país el próximo 20 de junio para presentarse junto a su reciente proyecto O.R.k., el cual conforma junto a Pat Mastelotto, baterista de King Crimson, y los italianos Lorenzo Esposito y Carmelo Pipitone, con quienes presentará el primer disco de la agrupación, junto al dúo TU, en una intensa velada doble en el Teatro Nescafé de la Artes. El bajista conversó con nosotros y nos contó de qué trata el proyecto que viene a presentarnos, detalles de su trabajo como músico y sobre el futuro de Porcupine Tree.

Hola, Colin. Mi primera pregunta va en cuanto a la pronunciación del nombre de la banda. ¿Se lee en inglés, italiano, o de alguna otra forma?

Bueno, en realidad lo puedes decir de la forma que quieras. Para ser honesto, fue sólo un nombre que se nos ocurrió, sin un significado en específico. Dos de los otros integrantes de la banda son italianos y la palabra “orca” en italiano, significa “ballena asesina”. Para ellos, ese animal simbolizaba el sentimiento que transmitía la música del grupo, lo que me hace sentido, ya que en la superficie la música es hermosa, pero por debajo te puedes encontrar con algo impredecible, incluso peligroso.

A mí también me hace sentido, y me gustaría saber cómo fue que dieron con este proyecto.

Bueno, vengo trabajando desde hace unos años con el vocalista, Lorenzo Esposito, con quien teníamos otra banda llamada Obake. Un día le propuse que podríamos trabajar en algo juntos. A él le gustó la idea y tiempo después me mandó material de un amigo suyo, Carmelo Pipitone, guitarrista italiano que no conocía, pero que al escucharlo me pareció muy interesante. Me envió una maqueta del tema “Pyre”, y me pareció muy original. Era rock, pero en su estilo particular. Me cautivó de inmediato y comenzamos a trabajar en otras canciones. Luego Pat Mastelotto se sumó al proyecto y así fue cómo comenzamos a grabar el primer disco de forma remota, cada uno en sus estudios y países, usando internet como canal de comunicación. Y así lo hicimos, fue todo muy rápido.

Me imagino que fue complicado sacar un disco adelante con todos los miembros del grupo esparcidos en diferentes partes del mundo. Y también es impresionante escuchar el disco y sentir que la música esta tan unificada, que pareciera que todos estuvieron grabando en el mismo lugar.

Sí, muchos piensan que porque grabas en diferentes lugares se transforma en un proceso frío. Pero a mi realmente no me importa, porque cuando grabo mis bajos soy básicamente yo, a solas, tocando mis partes sobre algo que ya está grabado o componiendo algo para compartir con el resto, y da lo mismo si toda la banda está presente o no. A nosotros nos funcionó bien porque todos poseemos una sensibilidad que nos permitió contribuir siempre con nuevas ideas sobre lo que estábamos haciendo. Nos involucramos al cien por ciento con el proyecto y salió todo a la perfección.

¿Y cómo fue cuando se reunieron por primera vez a tocar estas en vivo?

Debo serte honesto: la mejor frase para definirlo es “un viaje hacia lo desconocido”. Con la mayoría de los chicos no había tocado nunca y apenas los conocía en persona. A Pat lo conocía, peor nunca habíamos tocado juntos. Con Lorenzo había tocado en Obake, pero ahora estábamos en algo completamente distinto. A Carmelo lo conocí en Italia durante un ensayo junto a Obake, pero sólo compartimos un trago. Lo bueno de los deadlines es que el tiempo te obliga a hacer que las cosas funcionen lo más rápido posible. Agendamos esta gira, acordamos unos días de ensayo y tuvimos que sacarlo adelante. La presión fue algo positivo y siempre tuve la certeza de que íbamos a lograrlo, sólo que no sabía cómo. Pero nos juntamos, tocamos, ensuciamos algunas cosas, cambiamos otros arreglos y lo hicimos, tan rápido como hicimos el álbum. La energía siempre fue buena y la recepción que tuvimos fue mucho mejor.

Eso quería saber, porque acá en Chile el principal gancho para el show es que los integrantes de O.R.k. pertenecen a otras agrupaciones más populares, como King Crimson o Porcupine Tree. ¿Cómo ha sido la respuesta de los fanáticos para O.R.k.?

Ha sido muy buena, y es raro porque en un principio pensamos en hacerlo sólo como un experimento. Hicimos una campaña de crowdfunding, donde la gente prácticamente financió la realización del disco. Con tan sólo un video de demostración de lo que estábamos haciendo, la gente confió en nosotros y nos dio el apoyo para hacer nuestro trabajo. Para mí, que soy una persona que ha estado involucrada en muchos proyectos, el interés que recibió O.R.k. por parte del público me sorprendió por lo grande que fue. Claro, el hecho de que yo pertenezca a una banda como Porcupine Tree y Pat a King Crimson ayuda bastante, pero desde mi punto de vista los otros dos músicos que conforman la banda son tan importantes como nosotros en cuanto a lo que significa el proyecto. No se trata de lo que hemos hecho en el pasado, sino de lo que los cuatro hemos podido crear juntos.

Y sobre lo que comenzaron como un experimento, ¿pretenden seguir adelante con este grupo o fue sólo algo de un disco?

Ya estamos trabajando en un segundo álbum, que esperamos tener listo a inicios del próximo año y presentarlo en algunos shows durante la primavera, pero debemos coordinarlo todo. No es algo que no podamos hacer si se planea bien.

¿El show que presentaran en Chile estará enfocado íntegramente en el material de O.R.k., o podremos escuchar también algo de Porcupine Tree o King Crimson?

Estará enfocado netamente en O.R.k., que en vivo expande su música con jammings, improvisaciones y arreglos nuevos. Finalmente, el álbum es sólo la receta para hacer otras cosas. Será muy accesible para el público en general, no es un jazz ni nada muy complicado, pero mucho nace de estar ahí tocando en el momento. Para mí se siente como una fiesta; afloran vibras muy positivas cuando estamos tocando.

Hace unas semanas, tuvimos a Marillion en el país tocando tres espectaculares shows. En una de las entrevistas que dio Steve Hogarth, vocalista del grupo, dijo que el término “prog music” es sólo una etiqueta para calificar lo que es la música progresiva, pero no necesariamente define a la música en sí. ¿Qué opinión tienes tú al respecto?

A la gente le encanta crear etiquetas para la música, pero al final del día la música es una expresión de algo que piensas y quieres compartir con los demás. Limitarme a lo que debería ser un estilo sería como ponerme a mí mismo en una caja. A mí me asocian con la música progresiva, y está bien, pero no significa nada para mí. Hay algunas cosas que tienen una etiqueta y no me gustan, y otras que tienen la misma etiqueta, pero sí me gustan. Al final es algo confuso, y prefiero dejárselo a los periodistas y a los coleccionistas. Si vas con una mente abierta, puedes disfrutar de cosas que jamás pensaste que podrías disfrutar. Cuando te conectas con una música, disfrutas del momento y cualquier problema que afecte tu vida no importa. Eso es lo que busco.

Sé que tienes tu sello discográfico y que, aparte de producir bandas, también has realizado una carrera solista. ¿Podrías contarnos un poco de tu proceso de creación y tu papel como productor?

He estado involucrado en muchos proyectos, con mucha gente y todo se trata de interactuar con quien sea que me toque hacerlo. Lo último que lancé fue un proyecto llamado  Endless Tapes, donde me uní a un baterista italiano y es el sonido de ambos explorando nuestros intereses comunes, y todo se reduce a eso, a interactuar con el otro. Hay oportunidades en las que soy yo con mi bajo, en una especie de ejercicio creativo, donde puedo tomar todas las decisiones sobre el material que refuerza mi juicio, pero no hago shows a solas. Todo lo que hago con otros músicos estoy dispuesto a llevarlo a un concierto en vivo, pero en cuanto a mi carrera como solista, soy sólo yo con mi bajo en mi estudio.

En Chile existe una gran cantidad de fanáticos de Porcupine Tree. Steven Wilson ha realizado numerosos shows acá y siempre ha tenido una gran recepción de la gente. Es por eso que muchos se han preguntado si es que, en algún futuro cercano, sería posible tener a la banda realizando un recital en escenarios nacionales. ¿Existe una oportunidad de ver a Porcupone Tree en vivo en Chile?

De seguro no será en un futuro próximo, ya que no tenemos previsto realizar nuevas giras ni álbumes de Porcupine Tree por el momento. No quiero descartar que lo hagamos más adelante, pero no ha existido ninguna conversación sobre hacer algo juntos.

¿Siguen en completo receso, entonces?

Sí, no hemos trabajado juntos desde el año 2010. Sé que sigue existiendo un gran interés por la banda. Es interesante que nunca hayamos bajado a Sudamérica, lo máximo que nos acercamos fue las veces que visitamos México. Pero conozco a gente y me siguen haciendo la misma pregunta, chilenos o personas del todo el mundo, todo quieren saber cuándo pasará. Sería entretenido poder volver a tocar y visitar lugares en los que nunca nos pudimos presentar, pero por el momento no hay ningún plan sobre eso. No podemos decir “Oh, sí, iremos a tocar allá el próximo año”, porque no ocurrirá.

Sería genial, ya que cada vez que Steven toca algo de Porcupine Tree en Chile la gente se vuelve loca.

No tenía idea que la gente en Chile estaba interesada, porque nunca fuimos para allá, y de hecho, nunca nos han hecho ofertas para ir a tocar a Sudamérica, o por lo menos ninguna de la que yo tenga conocimiento. Pero es bueno oír que las personas se interesan por la banda.

Por último, ¿podrías hacer una invitación para los fanáticos que esperan verte con O.R.k. el próximo 20 de junio?

Claro. Estoy muy emocionado de ir a Chile y probar su fabuloso vino y conocer a toda esa gente de la que tanto me hablan, a las que les gusta Porcupine Tree y O.R.k., que es lo que nos convoca, y estoy muy emocionado de ir a presentarles junto al resto de la banda.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:

Comentar

Responder