Carlos Cabezas: “Hay un cambio de actitud hacia el valor de lo que se hace acá”

Lunes, 24 de Febrero de 2014 | 1:30 pm | No hay comentarios
Carlos Cabezas: “Hay un cambio de actitud hacia el valor de lo que se hace acá”

Pensar en Carlos Cabezas Rocuant es pensar en la historia de la música experimental ochentera de carácter más accesible, pero incluso esto es mezquino. Tal como Electrodomésticos, banda que encabeza desde hace tres décadas, Cabezas mira siempre hacia adelante, incluso cuando se encarga de proyectos como su disco de boleros (“Has Sabido Sufrir. Boleros“, 2010) o el disco de covers que sacó en 2012 (“Deja Vù“).

No obstante, es interesante el fenómeno de la valorización transversal de Electrodomésticos. La banda ganó aún más notoriedad con su cuarto álbum, “Se Caiga El Cielo” (2013), y con ello también confirmó la avidez de los públicos en nutrirse no sólo de lo que está de moda, sino que de aquello que configuró las bases de lo más actual y masivo.

El Festival Neutral, que se realizará el próximo 1 de marzo en el GAM, tendrá como uno de sus números más potentes a Cabezas, Silvio Paredes y Edita Rojas, y en miras a este cruce generacional en un evento que se ha convertido en uno de los más importantes a nivel nacional, conversamos con Carlos Cabezas sobre cómo valora su propio trabajo, las dificultades que ha enfrentado la banda, y qué viene para adelante con Electrodomésticos.

Viendo la serie de conciertos que ha hecho Electrodomésticos desde que sacó el disco, que va desde el Teatro Municipal a Mysteryland, uno se imagina que hay una búsqueda de ampliar el público que escucha a la banda.

Sí. Eso es algo que buscan todos los músicos, ampliar la escucha de lo que tú haces. Creo que nuestra sensación es que, lo que hacemos ahora, tiene una llegada más transversal. En los recitales hemos visto mucha gente joven; no es solamente la gente que nos ha acompañado durante todo el tiempo que hemos estado funcionando, sino que se ha ampliado harto la que se interesa en el trabajo que hacemos, y lo que tratamos de hacer es tocar en la mayor cantidad de lugares posibles para mostrar el disco y entendiendo que había la posibilidad que más gente pudiera escuchar el material que estamos haciendo, y que nuestro trabajo se entiende mucho más ampliamente que lo que se entendía antes, porque han cambiado las formas de las personas de apreciar el trabajo de los músicos. Me da la impresión de que ahora están más abiertos a escuchar más cosas. Yo he visto que los jóvenes escuchan una paleta de cosas mucho más amplia. Una persona de 20, 25 años puede escuchar desde hip hop hasta metal sin ningún problema, entonces intentamos mostrar nuestro trabajo a la mayor cantidad de gente.

Este tipo de apertura a audiencias es distinto a la recepción de “La Nueva Canción Chilena”, no tan alabado como “Se Caiga El Cielo”, pensando en la coherencia entre las propuestas. Quizás no era el momento correcto para esas canciones, y ahora es el momento para una banda como Electrodomésticos.

Es bien difícil hacer un análisis exhaustivo de cuál es el momento para la música. Normalmente los músicos actuamos bien intuitivamente y de acuerdo a los espacios que nuestras vidas también nos producen para poder hacer lo que queremos hacer, entonces, La Nueva Canción Chilena es un disco que a nosotros nos gusta mucho y que amamos tal como amamos nuestros primeros discos. Tiene una génesis distinta a nuestro último disco. Quizás ahora tuvimos suerte. Se confluyeron los astros, no sé, pudimos trabajar de otra manera, mejoramos harto la producción del disco mismo, tocamos en el Municipal, que eso de inmediato nos sitúa y acrecenta la irradiación de nuestro trabajo y se amplía la audiencia. Estamos agradecidos de que las cosas hayan sucedido de esta forma. Nos hubiese gustado que lo mismo hubiera pasado antes. Desde 2004, que lanzamos “La Nueva Canción Chilena”, hasta ahora, nueve años después cuando editamos “Se Caiga El Cielo”, han evolucionado también las ganas y el interés de las personas en escuchar cosas distintas, no tan segmentadas. En mi época, eras fanático de un grupo y todo el resto, nada; era mucho más talibán. No escuchabas algo que pudiera tener alguna diferencia estética con lo que tú hacías. Veo que ahora la gente no se fija tanto en la edad que tienen los tipos, se fijan en la música y dejan que sea la música la que hable en vez de otro tipo de parámetros sociales.

Las generaciones actuales están abiertas a propuestas, pero cuando alguien como yo, por ejemplo, que tengo 25, escucho un disco que salió en 1986, pierdo también el contexto de producción y qué pasó cuando fue lanzado. Pierdo la noción de cuán rupturista pudo haber sido. Uno se acerca a la música pero se deja de hacer cargo de lo que pasa alrededor.

No sé si les puedes pedir tanto a las personas, pero ya el hecho de que la gente y la música hable más que los estereotipos o las caricaturas de la música y los géneros que se trabajan, ya es algo bueno. Nosotros estamos muy contentos porque creemos que la aceptación que ha tenido el disco habla bien de lo que estamos haciendo y nos gusta que haya un interés que refleja, esperamos, un cambio de actitud de los chilenos en materia de valorar un poco más lo que se hace acá. Creo que se está haciendo mucha música muy interesante y que la gente está valorando un poco más eso. Romper la inercia cómo ha sido el comportamiento de los chilenos por tantos años. Tenemos problemas de autovaloración y creo que es significativo que la mayoría de los reconocimientos parten afuera y de ahí vienen hacia adentro. Un periodista mexicano me habló el otro día y me preguntó acerca de lo interesante que se ve la escena musical desde afuera, entonces, ojalá que tenga que ver con que nos valoremos un poco más y que podamos valorar a nuestros artistas al revés de lo que ha sido la constante, de que digerimos lo que viene desde afuera que es música interesante, lo que quieras, pero que al final va en desmedro de lo que hacemos acá. Nos cuesta harto gastar diez lucas en ir a ver a un chileno y eso comparado a las 80 lucas que tienes que gastar para ver a gente de afuera, o qué se yo, un festival grande, hay diferencias importantes, pero creo que se está avanzando en eso, que la gente de a poco se está queriendo un poco más.

También hay condiciones para producir música con estándares más nivelados con lo que se hace afuera. Estudios de última generación en vez de garages, con procesos como la mezcla o masterización terminados afuera.

Sí, yo creo que eso lo detecta la gente y valora la consistencia del trabajo de un grupo en general, no sólo el nuestro, y valora las cosas que se valoran en el arte como arriesgarse, hacer cosas distintas, también como dices, trabajar a un nivel en que escuchas un disco de un grupo de afuera y comparado con los mismos fonos que suene igual de interesante, profesional y que tenga relato, narrativa. O sea, pensamos que la gente está más educada y que eso permite que valoren los esfuerzos que se hacen acá en ese sentido.

electrodomesticos2013600_14041

¿Es una declaración de principios al momento de tocar en su actual gira por completo “Se Caiga El Cielo”, a modo de que sea casi como un libreto?

Sí, o sea, hemos estado muy enfocados en mostrar este disco, que creemos es el trabajo más completo que hemos hecho, entonces es una buena portada para que la gente vea lo que hacemos. También es porque nos gusta mucho tocarlo (risas). Esa es una declaración más de piel. Nos ha pasado con este disco que en los ensayos lo pasamos muy bien, incluso como que nos entretenemos con los temas un poco más allá de lo que en el disco, porque se supone que en el disco tú llegas al máximo de lo que puede alcanzar una composición, pero con este disco hemos seguido avanzando en ciertas cosas, en detalles más allá de lo que hay en el trabajo mismo y nos gusta mucho tocarlo. Lo que estamos tocando ahora está muy basado en este disco, pero tiene más espacio para canciones históricas del trabajo de los Electro y estamos haciendo un show que muestre un poco más de la trayectoria, pero con énfasis en “Se Caiga El Cielo”.

Entonces, ese será el libreto del Neutral.

Sí, exacto.

Es interesante lo que pasa con el Festival Neutral este año. En especial en esta edición hay gente consolidada mezclada con nuevas propuestas. Puede ser una instancia de diálogo potente.

Es muy valiosa la iniciativa, y toda la gente que está en esto sabe lo importante del trabajo que ha hecho Santis (Rodrigo) desde hace mucho tiempo. Es bien impresionante cómo han cambiado las cosas. Ver que la autogestión ha sido asumida de una manera muy proactiva por muchos músicos que solían estar en la vereda del frente de lo que era la gestión y es interesante que se haya podido hacer todo bien. Eso le da una energía muy limpia a todo lo que está pasando y cauteriza algunas de las heridas que han habido hacia atrás en ese sentido, todo lo que nos ha costado a nosotros, que era bastante más, el integrarnos a esa operativa de gestión. Entonces, encuentro muy valorable lo que se está haciendo en el Neutral y nos da mucho gusto que nos hayan considerado y que nos invitaran a formar parte del festival.
261971

Pensando en Neutral, que viene de Quemasucabeza, uno de los sellos independientes más importantes de Chile, y viendo que la gestión de “Se Caiga el Cielo” también fue prácticamente independiente, ¿cuán importante es la independencia para un trabajo artístico como el que llevaron a cabo ustedes?

Es bien importante porque tienes control sobre todo lo que está pasando, es más eficiente. El disco lo publicó Hueso Records afuera, en EE.UU., y acá en vinilo, pero la producción del CD la hicimos nosotros y la producción del disco en general, o sea, Hueso aportó, pero el 80% fue autogestión, pese a que la ayuda del sello sí es muy importante. Fue un trabajo de mucha gente, un colectivo que quiso poner recursos en este proyecto, gente que se relaciona desde otros niveles con lo que hemos estado, gente que nos ha acompañado desde hace mucho, gente para la cual es importante lo que hacemos y que nos han agradecido apoyándonos. Es bien interesante lo que ha pasado, porque nos hizo acordarnos de lo que pasaba en los años ochenta donde éramos un colectivo de gente que nos apoyábamos en todo. Ahora pasó algo parecido, con la diferencia de que casi todos los involucrados ya sabemos cómo hacer las cosas y tenemos mucho más carrete entremedio, entonces las piezas encajaron mejor y se pudo producir este disco que está hecho a gran nivel en términos de producción, y entendiendo que la música que hay detrás generó este empuje y eso nos pone contentos, porque una de las cosas a las que le puedes temer es a que decaiga tu creatividad, tu visión de mundo, la energía que le pones a lo que haces, pero está claro que no nos ha pasado eso y que no somos un grupo parado en la nostalgia, con todo el respeto que tenemos por lo que pasó en ese tiempo. La gente que sigue los ochenta tiene que ver con que la música se relaciona emotivamente con ellos y deja huellas importantes y se relaciona con momentos trascendentes en sus vidas, entonces es totalmente entendible que la gente tenga…

¿Una fijación?

Claro, nos ha pasado a todos, pero para nosotros el mantener activa la llama y energía creativa es súper importante, porque es lo que te habla como artista y si pierdes la capacidad de asombrarte con lo que está pasando, de sorprenderte, de extremar tu visión sonora y buscar y darle vuelta a las cosas y experimentar, ahí se te va la vitalidad. Estamos bien contentos y nos hace sentir muy vivos lo último que nos ha pasado.

¿Cuánto se energiza el proceso creativo cuando tienes un buen partner al lado, como Silvio Paredes, en especial con alguien como él que se nota que creativamente es inquieto?

Yo creo que es lo que dices y que hay una energía especial que se da en las bandas, y la suma de las energías siempre será mayor que la suma matemática de las cosas. Llevamos mucho tiempo con Silvio. Con Edita ya unos doce años y disfrutamos mucho el tocar juntos, hay una madurez de ideas y hemos vivido bastante más y tenemos más recursos. Somos más músicos. Siempre entendimos que entramos a la música por la ventana, pero creo que hemos madurado y vivido harto, y eso te da una experiencia que tanto en la música como en el arte ese importante. Mientras más vives, en materia de intensidad, más te da. Y tener a Silvio y Edita es muy importante porque la energía es muy poderosa y te da fuerza para seguir haciendo cosas.

Electrodomesticos03

Electrodomésticos es mucho más que cuatro discos, con todo el trabajo que han hecho. Cuán importante es lo personal en relación al proyecto banda, pensando en las letras que son mucho más personales que muestran mucho de sangre y carne, pese a que mucho arropen a Electrodomésticos en géneros mucho más robóticos e industriales.

Lo que pasa es que también cambian los contextos. En los 80’s el contexto social era enorme porque determinaba la vida de las personas de una forma que hoy sería imposible de entender. Pensar que el toque de queda era algo natural en la vida de las personas, porque habían quienes pensaba que era tan natural como tomar once. Es bien difícil de entender desde el ahora. En ese tiempo gran parte de la expresión artística tenía que ver con una reacción a lo insólito del contexto en el que estábamos en materia de libertades, en materia humana y de expresión básica. Ha pasado el tiempo y ya no existe eso, entonces los motivos y los temas que vas desarrollando internamente son otros. La soledad de las personas, lo interior, la búsqueda de amor, y con esta confusión que hay en la vida de la gente entre la vida dura y doméstica de la calle y los sueños que puedas tener. Esa confusión onírica que puede haber.

O sea, entre lo que existe y lo que se desea.

Sí, y son temas que me interesan dentro de todo lo instintivo que es lo que yo hago, porque las letras las escribo siempre al final. Trato de que la música me sople las letras, que la música escriba la letra para no meterle inteligencia por ningún lado. Me cuido mucho de dejar la inteligencia fuera y dejando eso fuera, dejas la estrategia, cualquier tipo de truco, para que salgan sentimientos de verdad, en su estado más básico. Eso hace que las letras no sean muy entendibles, pero bueno (risas), se entienden más con el paso del tiempo y normalmente pasa que te demoras en entender bien y darte cuenta de lo que trata todo, pero eso es bueno porque a cada persona le resuena algo distinto, pero esas resonancias no vienen estratégicamente anticipadas, sino que vienen más visceralmente puestas, y creo que la gente lo recibe mejor y puede empatizar mejor con lo que hacemos. Porque todo se ha verbalizado a esta altura de la vida. Todos los temas existenciales que puedan tener las personas. Tratamos de hacer las cosas así, y por ahí hay un valor en lo que hacemos.

¿Cuánto más puede durar el ciclo de “Se Caiga El Cielo”? ¿Acaso tendremos que esperar nueve años más para un nuevo disco de Electrodomésticos?

(Risas) No, mira, yo creo que a esta altura ya tenemos más espacio, las familias ya crecieron, porque la vida te invade muchos espacios que puedes tener para esto. Nunca sabes lo que va a pasar, pero acariciamos la idea, entretenemos la idea como dicen los gringos, entertaining the idea (más risas) de empezar en el segundo semestre a componer canciones y sacar un nuevo disco el próximo año. Vamos a tocar en Iquique el día anterior a Neutral, a fin de marzo en Viña (pausa) digo esto o no lo digo (más pausa) mejor que no. Y vamos a tener una tocata más por ahí en marzo y queremos tocar un poco más, y queremos tocar afuera. Nos encantaría volver a tocar en Municipal, pero esta vez como una muestra más de la trayectoria de lo que hemos hecho, más que la patudez que hicimos de ir a tocar un disco que nadie había escuchado, que menos mal ese pensamiento nunca invadió antes, sino que después nos dimos cuenta lo patudos que habíamos sido.

Pero varios coreaban las canciones en ese show. Puedo dar fe de ello.

(Risas) Fue muy interesante porque mucha gente nos dijo después “puta, nos encantó el disco”, y yo respondía “ah, qué bueno, ¿lo compraste?” y me decían “no, lo escuché en el Municipal”. Que la gente sienta eso, lo encontré notable. Escuchar el disco ahí, lo encontré bien notable. Me puse en el lugar de las personas y pensé qué pasaría si escuchas por primera vez un disco en esas condiciones. Realmente es distinto, y poder hacerlo en un lugar que es como lejano a nosotros, porque sabíamos de gente que nunca había ido al Municipal y fue su primera vez ir a escucharnos, fue interesante. Este ruido puede ayudarnos a tocar afuera. Hay la idea de tocar en Nueva York o en el próximo Vive Latino. Nos gustaría desarrollar eso y poder preparar un nuevo disco hacia fin de año.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder