Brian Baker de Bad Religion: “Será divertido tocar en un lugar donde pueda haber gente que nos odie”

Viernes, 19 de Febrero de 2016 | 3:18 pm | No hay comentarios
Brian Baker de Bad Religion: “Será divertido tocar en un lugar donde pueda haber gente que nos odie”

Siempre frontal, directo y divertido, Brian Baker es parte de la historia grande de la música norteamericana al formar parte de Minor Threat, Dag Nasty y por más de dos décadas siendo guitarrista de Bad Religion. La banda volverá a nuestro país a Lollapalooza Chile 2016, pero en esta entrevista Baker se encarga de trazar las líneas de los nuevos pasos de Bad Religion, el nuevo baterista de la agrupación, y también hablar de política, algo en lo que se siente muy cómodo. Promete que “Donald Trump no será el maldito presidente de los Estados Unidos”, y dice que, por primera vez, se empieza a sentir viejo, pero que en el escenario eso nunca ha sido tema y nunca lo será.

Hola, ¿hablo con Brian Baker?

Sí, estás al teléfono con Brian Baker. ¿Cómo estás?

Bien, ¿tú?

Excelente.

Muy bien. Es un honor conversar contigo, hay que decirlo.

Qué bueno. Desearía que pudieras decirle a mi esposa que es un honor hablar conmigo, porque a ella no le importa mucho (risas).

Ok, podría repetir eso. Comenzaré preguntándote cómo se siente que gente alrededor del mundo te tome a ti y a la banda como inspiración para vivir sus vidas como quieren y tal vez no siguiendo los conductos preescritos.

Me siento muy agradecido y muy humilde también porque la gente le ponga algún grado de atención a lo que diga. Es lindo ver a la gente respondiendo a estas palabras que Greg (Graffin) y Brett (Gurewitz) han escrito a lo largo de estos años y eso resulta muy simpático para todos nosotros.

Preguntaba eso no sólo por Bad Religion, sino porque con tus otros proyectos y toda la experiencia podrías considerarte una pieza dentro de la historia del punk norteamericano.

Usualmente no me pasaba, pero últimamente he mirado mucho atrás, tras varias entrevistas, ver películas, y empecé a ver al pasado, y eso debe ser porque soy viejo ahora y digo cosas como (pone voz de anciano) ‘recuerdo cuando estas cosas eran cool’.

Quizás seas “viejo” como dices, pero cuando te vemos en el escenario no lo eres, para nada.

De hecho no me siento viejo en el escenario. Es una de las pocas ocasiones donde me siento joven. Es grandioso. Es tan divertido, poderoso, y la energía de la gente es tan genial que me meto en ello y no me doy cuenta de lo que pasa, y siempre ha sido así, desde que era un niño, que el escenario era este especial y loco lugar donde no sé qué hago, pero según lo que observo en videos me veo muy emocionado, y ese sentimiento te sobrecoge por completo. Pero claro, el ser este tipo conocido en el punk rock, todo esto es un accidente, y nunca se supuso que debiera ser así, y creo que por eso mismo es que pasó lo que pasó. No había futuro a la vista. Nadie en Minor Threat pensaba ni sabía lo que ocurriría en un año, y se convirtió en algo completamente orgánico donde las cosas pasaban, y esa es la respuesta porque si alguien hubiera hecho un esfuerzo consciente para que las cosas fueran así, de seguro no hubiera resultado nunca jamás (risas).

Ahora en materia directa de Bad Religion, debo preguntarte en qué está la banda hoy.

El primer paso que tuvimos que afrontar es que debimos buscar un nuevo baterista, porque el anterior decidió partir de Bad Religion. Esto era lo primero en lo que debíamos concentrarnos antes de cualquier idea de grabar porque, obvio, no se puede sin batería porque no sería muy poderoso sin una (risas).

Tal vez hubiera salido un disco folk o country.

Sí, exacto. Entonces no nos quisimos apurar y tomamos un pequeño receso para relajarnos. Lo intentamos con muchos y diferentes bateristas, y acabamos de encontrar a nuestro muchacho luego de un largo proceso. Jamie Miller es su nombre, y es un fantástico baterista, queremos mucho tocar con él y la primera vez de Jamie con nosotros será en esta visita a Sudamérica por lo que es otro motivo para estar ansiosos. Eso será muy cool. Tenemos shows este año, pero es una agenda bastante ligera porque queremos estar muy abiertos a lo que será esta nueva incorporación al grupo. Es una nueva pieza del rompecabezas. Brett y Greg han escrito temas, pero las canciones de Bad Religion surgen de manera muy orgánica y ellos saben que decimos lo que queremos decir y en el estudio se abren opciones. No se trata de que tenemos un itinerario que cumplir o un sistema que aplicar. Esperamos tener algo que mostrar este año, lo que sería genial, pero simplemente queremos tocar y tener esa sensación de que somos una banda, lo que es parte de esas emociones que no puedes alcanzar en una computadora. Tienes que estar ahí, entonces queremos entrar a esa zona y ver qué pasa.

Además sabes que Jamie puede traer una nueva vibra y una nueva energía en el escenario o en el estudio, y eso puede afectar para bien la forma en la que escriben.

Ese es un gran punto porque lo intentamos con bateristas que eran tan buenos, y muchos de ellos venían a tocar nuestras canciones, pero algo que los muchachos buscaban era un paso más allá, porque la idea también era encontrar a un tipo con el que pudiéramos escribir nuevas canciones. Un baterista es vital para una banda y mucha gente no lo comprende, porque puede cambiar toda la perspectiva, y por ello Brooks (Wackerman) había sido un gran elemento porque nuestra forma de componer fue diferente con él, y es lo que debemos ver ahora con Jamie. Será muy divertido.

Debo preguntar también acerca de lo político, pues ni Bad Religion ni tú esconden su parecer en esta materia y justamente ahora vemos la carrera por la presidencia. ¿Cómo ves ese panorama con tipos como Donald Trump o Ted Cruz en las primeras planas?

Ellos están locos. Son personas horribles. Ellos apelan a los peores aspectos de los Estados Unidos. La única cosa positiva que veo en medio de esta debacle es que muestra cuán diferente es capaz de pensar la gente en nuestro país. Hay gente que realmente piensa que una persona racista, competitiva y llena de odio como Donald Trump puede representarlos a ellos y su país en el mundo, y eso es impactante, aunque no debiera porque sabemos cómo son las cosas, pero es preocupante. Nosotros deberíamos trabajar para reunir a la gente, y no en mandarla lejos o construir muros. Es un tiempo crítico en la política norteamericana y se ha creído por tanto tiempo que EE.UU. es el país más grande del planeta y lidera a todo el resto, y creo que eso es una mierda. Esta elección le está mostrando eso a la gente de aquí. Todo el resto del mundo sabe que no hemos sido los líderes del planeta por un largo tiempo, pero en el país la gente está tan absorbida en lo suyo que la gente no lee, no va a Sudamérica o a Japón, no sabe cómo son las cosas en otras partes y con esta elección las cosas se han revuelto. Donald Trump no será el maldito presidente de los Estados Unidos y debemos procurar por ver cómo se elige a los candidatos porque este tipo de elección no debiera ser así en el siglo XXI

También tú apoyas abiertamente a Bernie Sanders. ¿Qué te hace confiar en él?

Primero, porque creo  que el tipo no está lleno de mierda, y además porque estoy de acuerdo en cada una de sus propuestas. Mucha gente cree que Bernie no ganará o que ganará Hillary (Clinton), pero lo que trato de hacer aquí es hablar desde mi pasión y desde mis convicciones. Me encantaría que Sanders fuera presidente, pero aunque no lo fuera es igual de importante dónde está llevando la conversación en estas elecciones, y ahora esos temas tienen que ser parte de lo que se hable. Es muy importante apoyar ideas así. Aunque no sea nominado, para mí es válido y necesario pasar el tiempo que sea con tal de apoyarlo y ayudarlo.

Se nos termina el tiempo, entonces quería cerrar preguntándote sobre la participación de Bad Religion en Lollapalooza Chile, porque su anterior visita fue ante otro público, el suyo, y ahora vuelven al festival más grande del país. ¿Cuán distinto será para ustedes y la gente?

Nuestros shows en verdad son marcados por cuánto tiempo tocamos. Hacemos lo que hacemos, sin importar el lugar. Creo que es divertido tocar en un lugar donde pueda haber gente para la que no seamos de su agrado o que incluso nos odien (risas). ‘¿Por qué esta gente vieja me está gritando?’, y cosas así. Pero es genial formar parte de experimentos y este sin duda será uno de aquellos. Tenemos un show mucho más corto por lo que trataremos de tocar temas de todos los discos, los mejores, y de ahí simplemente esperar por Snoop Dogg (risas). Ese es mi plan.

Muchas gracias por el tiempo y las risas, Brian. Espero con ansias su show en marzo próximo.

Nosotros también. Nos vemos ahí. Adiós.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder