Zakk Wylde: Honor al metal

Viernes, 25 de Julio de 2014 | 11:36 am | No hay comentarios
Zakk Wylde: Honor al metal

A pocos días de la tercera visita de Black Label Society a nuestro país, lo justo sería redactar un texto basado en la agrupación norteamericana, pero lo cierto es que la figura de su líder y fundador, Zakk Wylde, es tan relevante y representativa del metal en nuestros días, que hemos decidido crear un artículo con los hitos más representativos de un hombre que durante toda su carrera ha rendido honor al estilo musical, que ya lo tiene convertido en una verdadera leyenda en vida.

La mano derecha de Ozzy

OZZY ZAKKNo era fácil llenar los zapatos del fallecido Randy Rhoads, uno de los compañeros más icónicos del Príncipe de las Tinieblas, responsable de poner las seis cuerdas en clásicos de la talla de “Crazy Train” y “Mr. Crowley”, y que pereció en un trágico accidente aéreo en plena gira con Osbourne el año 1982, a la edad de 25 años. Mientras Jake E. Lee cubría el vació que dejó Rhoads, una cinta llegó a las manos de Ozzy Osbourne con las grabaciones de un joven Zakk Wylde, quien buscaba dar el salto transformándose en el nuevo –y fiel- compañero de Osbourne. Y así lo hizo durante casi 19 años, con un receso de cinco años incluido, en los que se enfocó en sus proyectos personales. Dentro de las contribuciones más destacadas que el guitarrista realizó junto al legendario frontman, se encuentran temazos como “Perry Mason” y “No More Tears”, además de marcar muy notoriamente su estampa en el álbum “Black Rain” (2007), último registro de Wylde junto a Ozzy, el que muchos criticaron por el gran parecido del sonido de las nuevas composiciones de Osbourne con las de Black Label Society, no por nada, luego del lanzamiento del décimo LP del vocalista de Black Sabbath, Wylde se despidió de Osbourne y se concentró en trabajar en su banda.

La sociedad de la etiqueta negra

BLSPocas bandas pueden jactarse de contar con un nombre tan rockero como el del cuarteto fundado por Zakk Wylde, más aún si entre sus filas se encuentra uno de los guitarristas más laureados del último tiempo, tanto así, que ha sido comparado con el mismísimo Dimebag Darrell, otra de las leyendas del metal que murió en trágicas circunstancias, dejando lugar para que los rumores –y deseos- de la fanaticada de Pantera se acrecienten con el sueño de poder ver de vuelta a los autores de “Walk”, aunque sea con Wylde ocupando el lugar de Darrell. En Black Label Society, Wylde tiene la caja de arena ideal donde es libre para brillar como el virtuoso músico que es. Como guitarrista principal y vocalista del grupo, es difícil concentrarse en el resto de los músicos, que parecen estar al servicio de la potencia y crudeza del estadounidense, que en nueve discos ha plasmado su leyenda, siendo “Catacombs Of The Black Vatican” (2014) el registro más reciente del grupo y cuyo poderío podremos experimentar in situ el próximo viernes 15 de agosto en el Teatro Caupolicán.

El metal por sobre todas las cosas

ZAKK WYLDEIndependiente de las grandes habilidades que Wylde tiene con su instrumento, su consistencia como “hombre del metal” es una de sus características más loables. De partida, su pinta de vikingo destinado a moler cabezas con su guitarra, es una clara señal de que el metal es una parte importante de su vida, así también el amor por el estilo y sus míticos representantes, rindiendo siempre honores a Rhoads cuando era parte de la banda de Ozzy Osbourne, y en calidad de artista invitado en numerosas colaboraciones, siendo una de las más recordadas la que reunió a Black Label Society junto a Phil Anselmo para tocar “I’m Broken”. Y como no sólo de dureza vive el metalero, el respeto por su estilo de vida y agradecimiento al legado de los grandes quedó plasmado en el homenaje a “los héroes caídos” en el marco de la entrega de los Revolver Awards 2014, donde Wylde en el piano tocó una sentida versión de “In This River“, mientras en una pantalla desfilaban imágenes de hombres como Jeff Hanneman o el ya mencionado Dimebag Darrell. Sin duda alguna, Zakk Wylde ya tiene su lugar entre esas leyendas, y mientras permanezca en el mundo de los vivos, hemos de disfrutar de la fuerza desgarradora de su obra, ideada para rendir honor a los que ya han partido e inspirar a los que están por venir.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:

Comentar

Responder