Testament: El Big Five

Miércoles, 8 de Mayo de 2013 | 12:43 pm | No hay comentarios
Testament: El Big Five

Todos los ojos están puestos en el próximo 10 de mayo, fecha que está pactada una de las citas más importantes para el metal en Chile. Anthrax se sumará a lista de agrupaciones internacionales que han decidido enmarcar un momento de su historia en nuestras tierras, al realizar un registro audiovisual del concierto que brindarán en el recinto de la calle San Diego, el cual será usado como parte de un lanzamiento oficial que el grupo realizará en el futuro. Los neoyorkinos son el gran plato fuerte de la noche, pero tampoco podemos olvidar que otra leyenda del metal ochentero se estará presentando junto a ellos durante la jornada. Testament está de vuelta a poco más de un año desde su último concierto en la capital, y promete desatar un espectáculo que irá más allá del simple título de “opening act”. A sólo un par de días del legendario concierto, revisamos los pasajes más relevantes en la historia de Testament.

Los primeros años

TESTAMENT 02Testament formó parte de la gloriosa camada de la costa californiana, cuna de los grandes del thrash metal estadounidense, y que revolucionaron el heavy metal integrando elementos del punk y la velocidad cortesía de uno de los géneros más extremos en la inmensa gama de estilos musicales. Slayer, Metallica, Anthrax, Exodus, y por supuesto, Testament, nacieron bajo el mismo alero y compartieron sus primeros años como un gran colectivo, que más tarde se convertiría en el gestor de un movimiento que sobrevive hasta nuestros días. Testament hizo su aporte a esta primigenia etapa con dos LP que siguen siendo recordados como lo mejor de la banda. “The Legacy” (1987) y “The New Order” (1988) obedecieron al canon de la época, guiados por frenéticas baterías y riff de guitarras que sostenían letras que hablaban de oscuridad y ocultismo, estableciendo los códigos de este nuevo estilo. Ambas placas han sido interpretadas en vivo por Testament en los últimos años, en giras especiales donde se revisan los hitos que marcaron a una generación de metaleros.

Décadas de cambios y enfermedades

Después del lanzamiento de “The Ritual” (1992), Testament vivió dos duras décadas, entre cambios de integrantes y acontecimientos que pusieron en peligro la salud de dos integrantes de la banda. Tratar de enumerar la rotación de músicos en la banda durante este período, daría para escribir un artículo completo, pero lo cierto es que las aguas estaban más que turbulentas en las filas de los americanos. Problemas de agenda, diferencias artísticas y la necesidad de mantenerse vigentes durante una época donde el thrash pasaba de moda y el grunge se instalaba como la nueva tendencia musical en boga, eran los principales obstáculos que tuvo que sortear Testament durante esta época. Sin embargo, lo más grave llegó con la noticia de que James Murphy, guitarrista que participó en la TESTAMENT JAMES MURPHYetapa de “The Gathering” (1999), fue diagnosticado de un tumor cerebral, del cual pudo ser operado gracias a la colaboración de fundaciones, recuperándose completamente. Otro golpe, quizás mayor para los fanáticos de los californianos, fue el diagnóstico de cáncer al testículo, uno bastante particular denominado como Seminoma, y que afectó el pulmón y corazón del cantante. Después de un largo período de recuperación, Billy se mejoró y regresó a la banda. Como dicen por ahí, la mala hierba nunca muere.

De vuelta a la cúspide

Testament nunca ha sido una banda que se posicione en lo más alto de los rankings musicales, pero con el lanzamiento de “Dark Roots Of Earth” (2012), décimo y más reciente disco de la banda, los norteamericanos marcaron un record en su propia historia, sobrepasando lo ocurrido con “The Ritual”, LP que se ubicó en el puesto número 55 del ranking Billboard, llegando hasta la doceava posición, en el que se ha transformado en el éxito comercial más grande de Testament. Pero no sólo los números han sido favorables para los estadounidenses, ya que la crítica también ha aplaudido a la placa, principalmente, por retornar a los sonidos más extremos de la agrupación, revitalizando el género y demostrando que Testament, está más inspirado que nunca.

¿Por qué no son parte de los Big 4?

Si son tan grandes como la historia los señala, ¿por qué Testament no es parte de los Big 4? Esa es una de las interrogantes que ronda por la cabeza de los fanáticos, y aunque para muchos pueda resultar totalmente irrelevante a la hora de valorar el trabajo de la banda, lo cierto es que la existencia de esta división entre los “grandes” y los “no tan grandes”, es bastante cuestionable, y peor aún, nos priva de poder presenciar alguna vez –esto es más una fantasía que otra cosa– de un festival con los seis grandes del thrash norteamericano, si también pudiéramos agregar a Exodus. Pero Testament tiene las cosas claras, y en una entrevista realizada a Chuck Billy en un medio norteamericano, el vocalista señaló que la principal razón de su ausencia en el podio de los grandes, se debe a que no TESTAMENT 03han vendido lo suficiente como para pertenecer a ese grupo. Durante la época de los noventa, Metallica gozó de gran éxito comercial, y así también ocurrió con Slayer, Megadeth y, en menor medida, con Anthrax. El músico tampoco da demasiada importancia a este hecho, pero reconoce que las razones, más allá de un mérito musical, van por los números que han podido recolectar a lo largo de su carrera.

Testament estará abriendo la noche de viernes en el Caupolicán, confirmando el vínculo que existe entre la fanaticada local y el metal en su estado más extremo, porque el metalero chileno se desata a través del thrash y es de esperar una noche de ensueño para este fin de semana. Testament vuelve a la carga para presentar lo mejor de su discografía y los temas de su nuevo disco, y con más de treinta años de historia, sólo podemos rendir pleitesía a su leyenda entregando lo que mejor sabemos hacer, después de todo, vamos a salir en la tele. ¡Nos vemos el viernes!

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:

Comentar

Responder