Sólstafir transita por el lado correcto del caos

Miércoles, 5 de Julio de 2017 | 10:08 am | No hay comentarios
Sólstafir transita por el lado correcto del caos

Una banda puede perseguir diferentes objetivos, dependiendo del punto de vista que se tenga a la hora de hacer música. Muchos quieren tocar sin importar nada más, otros quieren triunfar y agotar giras a lo largo del mundo, mientras que también existen bandas que dedican su existencia a una constante búsqueda de nuevas formas de perfeccionar su sonido. Los islandeses de Sólstafir representan perfectamente esta última categoría: a pesar a llevar más de 20 años de carrera, se encuentran constantemente persiguiendo ese sonido que sólo ellos puedan lograr, deslizándose por diferentes técnicas y estilos entre un álbum y otro.

Sólstafir siempre ha estado ligado al caos y el ruido, cimentando sus inicios en el alero del black metal, con el que rápidamente comenzaron a ganar adeptos en la escena metalera under europea, amasando fama incluso antes de la publicación de “Í Blóði Og Anda” (2002), su primer LP de estudio. Desde ese momento, la agrupación comenzó a ser cada vez más comentada dentro del continente, ganando una gran popularidad, sobre todo gracias a internet, ya que todos destacaban lo particular de su estilo, llevando el metal por el lado más artístico y a ratos progresivo, con muchos elementos del post-rock, lo que los llevó a ganarse la etiqueta de post-metal por parte de la crítica especializada.

La evolución de la banda fue un proceso netamente natural, ya que el caos imperante en el black metal, e inclusive el viking metal que tuvieron en sus inicios, es algo que jamás se fue del todo, sino más bien mutó junto con el estado en que se encontraba la banda según el momento. Pese a que muchos citen constantemente al músico Aðalbjörn Tryggvason como líder principal, no es sólo su voz y guitarra la que le brinda ese carácter especial a la tormentosa y desgarradora música de Sólstafir, es el impecable juego junto al otro guitarrista, Sæþór Maríus Sæþórsson, el que le entrega toda el aura frenética a la implacable discografía de los islandeses. No obstante, tampoco hay que olvidar la tremenda potencia del bajo de Svavar Austmann, además del gran trabajo que realizó el baterista Guðmundur Óli Pálmason antes de su polémica partida en 2015.

Ahora, por fin es tiempo de tener a esta tremenda banda en vivo en Chile. Sólstafir llegará a nuestro país en plena promoción de “Berdreyminn”, su último álbum, lanzado apenas este año, además de entregar sus mejores composiciones de grandes obras como “Köld” (2009), “Svartir Sandar” (2011), y “Ótta” (2014), entre otras, prometiendo un show de primera categoría en el Teatro Nescafé de las Artes, el próximo 14 de septiembre.

Es evidente que el metal puede tener diferentes formas, además de distintas maneras de manejar el caos. Sólstafir lo maneja desde el lado correcto, alejándose del desenfreno sin hilos conductores ni coherencia en su relato, llevándolo, en cambio, por algo más estructurado y ascendente a lo largo de su desarrollo. Un inicio, un desarrollo y un gran final, una obra llena de paralelismos y giros argumentales, la música de Sólstafir se desarrolla como si fuera una buenísima película, sin mucha pomposidad, pero sí con mucho contenido.

Por Manuel Cabrales

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...