Perfil Placebo: Stefan Olsdal

Martes, 1 de Abril de 2014 | 1:10 pm | No hay comentarios
Perfil Placebo: Stefan Olsdal

El sueco Stefan Olsdal es uno de los dos personajes responsables de la existencia de Placebo. En contadas ocasiones el destino se encarga de dar segundas oportunidades, y así sucedió con la relación entre Olsdal y el carismático Brian Molko, quienes a pesar de haber asistido a la misma escuela en Luxemburgo, nunca llegaron a cruzar palabra. Tuvieron que pasar varios años para que sus caminos se volviesen a encontrar en la estación South Kensington del tren subterráneo de Londres, donde tras un par de tragos y una amena conversación, descubrieron varios puntos en común, entre ellos el gusto por la música, que más tarde desembocaría en la formación de una de las bandas insignes del rock alternativo de la década del noventa. Los primeros pasos de Olsdal en la música datan de 1987 cuando asumió el puesto de baterista en la orquesta de su escuela, pero rápidamente se vería atraído por el particular y profundo sonido del bajo, teniendo como punto de referencia a destacados exponentes del género, como Steve Harris de Iron Maiden.

Funcionamos bien. Está claro que tenemos altibajos, pero aquí seguimos. Se puede decir que somos un matrimonio, musical y sin sexo en la mezcla. Tal vez por eso hemos aguantado tanto”.

Proyecto paralelo

HOTEL PERSONANo muchos saben que Stefan Olsdal desde hace más de cinco años trabaja en un proyecto paralelo a Placebo, en el cual comparte créditos con los españoles Javier Solo y David Amen, y que lleva por nombre Hotel Persona. El estilo de este experimento se podría encasillar como pop electrónico y tiene su génesis en un club nocturno de Brixton, Londres, donde el trío se conoce hace más de una década y deciden comenzar a trabajar en conjunto. Lo primero que llama la atención de la banda es su nombre, que según declaraciones de los propios integrantes no fue la primera opción que habían barajado. En un comienzo habían decidido llamarse Material, pero el nombre ya había sido utilizado por una agrupación americana. Más adelante Olsdal se inspiraría en la película “Persona” (2002) de Ingmar Bergman para identificar al trío, sin embargo, surgiría un nuevo obstáculo: ya existían otras tres bandas que usaban este seudónimo.

Hotel Persona es algo que hago cuando tengo un descanso de Placebo. Escribo diferentes tipos de música y no todo tiene cabida dentro de Placebo, eso es lo que encuentro interesante de tener este otro proyecto, que puedo desarrollar otras facetas y tipos de música que de otro modo se me quedarían perdidas”.

Como una forma de marcar diferencia con estas agrupaciones, toman la decisión de agregar al nombre la palabra “hotel”, que representa el anonimato, donde se puede asumir cualquier identidad que se desee, generando un fuerte contraste con la palabra “persona”, que a su vez gráfica algo inherente al individuo, algo de lo que no se puede renegar. La banda edita en 2008 dos álbumes de estudio: “En Las Nubes”, y un par de meses después, “In The Clouds”, teniendo como única diferencia entre ellos que algunos temas en español del primer disco están en inglés en el segundo. Esta placa cuenta con la colaboración de una interesante mixtura de músicos, entre los que se cuentan Alaska, Miguel Bosé, Samantha Fox y el propio Brian Molko, configurando de esta forma una apuesta que no deja de resultar atractiva.

STEFAN OLSDAL 01Lucha contra la homofobia

Tras 20 años de trayectoria como miembro de Placebo, para nadie es un secreto que Stefan Olsdal es gay; nunca ha tenido problemas en declarar abiertamente su homosexualidad y mucho menos en manifestar su lucha contra la homofobia. Es común verlo salir a escena con la palabra “HOMO” dibujada en su pecho y besar a Brian Molko durante sus presentaciones en vivo, como una forma de protesta contra las corrientes discriminatorias. Emblemático es el beso que se dieron durante un show en Vilnius, Lituania (2007), como una manera de expresar su apoyo a los derechos de los homosexuales en ese país, quienes venían sufriendo reiterados episodios de segregación y censura.

La homofobia es una plaga que tiene que ser detenida antes de que se expanda alrededor del mundo”.

Olsdal ha declarado que, cuando se es parte de una minoría sexual, es común sentirse fuera de lugar, siendo muy difícil identificarse con la gente que te rodea, y que por lo mismo los homosexuales tienden a ocultar su condición. Si bien es cierto el bajista reconoce que aún queda en él algo de esa “vergüenza gay” que lo dominó en su juventud, también entiende que haber vivido bajo ese manto de dudas y experimentación ayudó a moldear al talentoso artista que ahora conocemos.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:

Comentar

Responder