Noel Gallagher’s High Flying Birds: El creador al centro

Jueves, 3 de Marzo de 2016 | 1:50 am | No hay comentarios
Noel Gallagher’s High Flying Birds: El creador al centro

Cuando se piensa en Noel Gallagher es imposible no despegarse del recuerdo de Oasis, de las disputas con su hermano Liam, de su visita a Downing Street para ver a Tony Blair o de sus innumerables episodios donde la boca y el poco filtro no le juegan buenas pasadas. Sin embargo, en su última faceta se puede ver a Noel cómodo y seguro de su arte, y también de las canciones que vendrá a mostrar en Lollapalooza 2016.

NOEL GALLAGHER 01David Bowie murió a principios de año, y una de sus últimas acciones públicas fue en los BRIT Awards de 2014, cuando ganó el premio a mejor artista masculino. Kate Moss se hizo presente en el escenario, con un traje de la era Ziggy Stardust para aceptar el premio en su nombre. Protagonista indirecto de la escena fue Noel Gallagher, presentador de la categoría, que dijo: “¿Ustedes creían que David Bowie vendría para acá? David Bowie es demasiado cool para esta mierda”, con toda la gracia del mundo. Y es cierto: Noel sabe a estas alturas muy bien qué puede y qué no puede pasar en los escenarios, y quién está en el centro de la atención.

Casi 25 años de carrera lo avalan, una trayectoria de las más exitosas en la historia de la música británica con Oasis lo respaldan, y también un presente muy auspicioso con su proyecto Noel Gallagher’s High Flying Birds. El primer disco homónimo de la agrupación ya era muy bueno, y los videos que acompañaban a los sencillos también tenían un halo de coherencia que era muchísimo más complicado de encontrar a nivel conceptual en Oasis. Incluso en los mejores tiempos de la banda no había temas demasiado anexados los unos a los otros, más allá del éxito de cada single. En cambio, con NGHFB el músico pudo generar una lógica mucho más potente, lo que también se nota en “Chasing Yesterday”, el buen álbum que sacó el año pasado.

Noel se pone al centro como nunca antes había ocurrido, y funciona. Ya lo vimos en 2013, cuando en el Teatro Caupolicán mostró un espectáculo lleno de pulcritud y sin necesidad de salir de lo musical para deleitar a su público. Incluso se nutrió de lados B de Oasis, los que tienen un diálogo relevante con tracks como “Everybody’s On The Run” o “AKA… What A Life!”, ambas de su primer disco.

En “Chasing Yesterday” nos encontramos con una reafirmación de los conceptos que definen a Noel Gallagher, con la posibilidad cierta de no dejar su arrogancia de lado, como se evidencia en “Ballad Of NOEL GALLAGHER 02The Mighty I”, una de esas letras que sólo le sientan bien a gente como él. Pero en vez de caer todo el tiempo en este camino, sólo es presentado a ratos precisos para recordarnos al personaje, a la vez que se nos introduce a un set de composiciones que se lucen cada una por sí sola.

Llama la atención también la capacidad de la banda de Gallagher para sonar fluida y como si nada requiriera de un gran esfuerzo. El momentum de las canciones puede descansar en la composición, pero también en la forma en la que surgen los crescendos sonoros y emotivos, y además en la manera en la que cada instrumentista consigue tener su espacio, algo que en vivo es aún más notorio y denota la complicidad entre Noel y los suyos.

La sabiduría de Gallagher para recién ponerse al centro de la atención cuando está en un momento de madurez compositiva importante, y con toda la experiencia de su parte, habla también de la inteligencia del tipo, y tal vez sea también resultado de todas las fallas en las que ha incurrido alguna vez. Sí, todos recuerdan las peleas con Liam, el apoyo a los laboristas o sus dichos polémicos, pero Noel Gallagher como solista se las ha arreglado para que el centro esté en otro lugar, las luces apunten a otro sitio, y que no sea un lado oscuro, sino que meramente quede a la vista el creador y su obra. En tiempos de distracciones, esto es algo muy valioso.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder