Meshuggah: El infierno matemático

Viernes, 8 de Noviembre de 2013 | 11:00 am | Comentarios (5)
Meshuggah: El infierno matemático

2013, año de sueños cumplidos para miles de melómanos chilenos. Debut de verdaderas leyendas de la música popular. Desde los rockeros clásicos hasta las nuevas generaciones han visto cómo exponentes emblemáticos del estilo y sus derivados han realizado sus primeras incursiones en escenarios del país, cumpliendo ese anhelado deseo de ver por vez primera al ídolo de toda la vida. Si bien, noviembre lleva como gran etiqueta el nombre de Blur, los adherentes al estilo más violento del espectro musical también recibirán el debut de una de las bandas clave del metal durante las últimas décadas. Meshuggah y su maquinaría de engranajes tan letales como matemáticos, pisará por fin tierra chilena el próximo 12 de noviembre en el Teatro Caupolicán. Si aún tienes dudas de porqué Meshuggah es uno de los imperdibles de este 2013, acá te dejamos unas cuántas razones para no perderte el show de los suecos en la capital.

Los Albert Einstein del Metal

MESHUGGAH 01Así, tal cual, los suecos han sido comparados con el mismísimo físico alemán, al tratar de desentrañar la estructura de su complejo sonido. Thrash, metal progresivo, death metal, y jazz fusión, son sólo algunos de los ingredientes que se pueden encontrar en la matemática fórmula de Meshuggah. Es que la música de los suecos es lo más cercano a una ecuación hecha tarros y guitarras. Claro que esto podría transformarse fácilmente en un arma de doble filo, ya que el virtuosismo exacerbado puede quedarse sólo en eso, en una demostración onanista de capacidades compositivas, pero el quinteto se las ha arreglado para conseguir el equilibrio perfecto entre mente y entrañas, y no hace falta más que escuchar el sencillo “Demiurge”, correspondiente a su último LP, “Koloss” (2012), para darse cuenta que hay ocasiones en que mentes brillantes pueden hacer vibrar los corazones más extremos.

Meshuggah como asignatura universitaria

MESHUGGAH 02“Revisando el Metal: ritmo y compás de la música de Meshuggah”, ese el nombre de un artículo sobre teoría del sonido que se transformó en el foco de una de las asignaturas implementadas por el Berklee College Of Music, uno de los centros de estudios de música contemporánea más importantes del planeta. La técnica ultra calculada de los de Umeå, ha dado para que una legión de aspirantes a músico estudien cada uno de sus quiebres y cambios de ritmo. Lo más destacable de todo, es que a pesar de que el estilo único de Meshuggah pareciera estar completamente definido, la banda se ha encargado de ir cambiando en cada uno de sus lanzamientos, modificando uno que otro matiz de su atronadora comparsa, decantándose incluso por la “simpleza” del ritmo en 4/4, como el que podemos encontrar el algunos de los pasajes de “obZen” (2008).

Paradojas y existencialismo

Como no podía ser de otra manera, las letras y concepto que Meshuggah presenta son tan sesudas como sus técnicas melodías. “Destroy Erase Improve” (1995), el segundo larga duración del grupo, toma como tema principal el de la evolución del ser humano mediante su fusión con las máquinas. En otros cortes presentes dentro de la discografía de los suecos, podemos encontrar reflexiones sobre las negaciones de la existencia, o las paradojas entre la vida y la muerte, todo contado bajo metáforas bramadas con violencia por Jens Kidman, vocalista del conjunto. Meshuggah ha sabido crear una propuesta completa, que se sustenta en los recovecos más laberínticos de la mente, dotando de un virtuosismo único a su sonido y temáticas.

Un legado que marca generaciones

MESHUGGAH 03Si hablamos en términos comerciales, Meshuggah está lejos de ser un Metallica. Los europeos se han mantenido durante sus 26 años de carrera como un gran referente del mundo underground. Sin embargo, su influencia no ha pasado desapercibida por los metaleros emergentes, quienes se han inspirado en el trabajo de Meshuggah para construir sus propios estilos. Ahí tenemos a bandas sobresalientes como los norteamericanos de Periphery, cuyo sonido encuentra sus raíces en el material de los suecos, pero han logrado llevarlo a otro nivel despachándose dos placas de estudio que deberían ser revisadas por cualquiera que quiera ponerse al día en cuanto a metal se refiere. Si hasta el virtuosísimo Devin Townsend declaró en tono de broma: “Todos tenemos muchas bandas que nos han influenciado, aun así, ¡todos le robamos a Meshuggah!”. Y si Townsend lo admitió, no hay muchas más razones que se puedan enunciar para reconocer a Meshuggah como una de las grandes bandas que ha remecido el metal en los últimos veinte años. Próceres de la técnica y el virtuosismo, esperamos confesados el arribo del infierno matemático.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:
(5)
  1. LEOPOLDO says:

    A nadie

  2. Allan says:

    1. ¿meshuggah tiene melodias? ¿desde cuando?
    2. la costumbre de ensalzar con palabras extravagantes una banda que les calienta

  3. Ismahell says:

    Meshuggah es una de las bandas más extremas y innovadoras de estos últimos tiempos, verlos por estás tierras es una tremenda oportunidad para los que nos gustan esas características.

    A dejar la cagá el martes para que vuelvan próximamente.

  4. H4T3M4CH1N3 says:

    Ayy el comentario pasao a caca. Dejen la música libre de conceptos weones hediondos a mierda e intelectualoides al peo… SACOWEAS!

  5. vitoki says:

    que weon ma imbecil alan, como meshuggah no va a tener melodías, escuchate unos discos y hablamos, pedazo de idiota

Comentar

Responder