Limp Bizkit: Rompiendo los moldes

Lunes, 14 de Octubre de 2013 | 11:15 am | No hay comentarios
Limp Bizkit: Rompiendo los moldes

Si pensamos en las bandas pioneras del nü metal, resulta inevitable no traer a la palestra a Limp Bizkit, grupo oriundo de Jacksonville que, liderado por el carismático Fred Durst, supo ganarse un lugar de privilegio en el listado de precursores de este género. Sin embargo, sus primeros pasos no estuvieron exentos de dificultades y obstáculos, debiendo esperar tres años desde su génesis para editar su primer álbum de estudio, “Three Dollar Bill, Yall$” (1997), placa producida por Ross Robinson, conocido en el medio por haber trabajado con bandas emblemáticas como Korn, Deftones y Sepultura. La difusión del disco tuvo un comienzo bastante dubitativo, hasta que la radioemisora KUFO de Portland, Oregon, comenzó a programar repetitivamente el primer sencillo “Counterfeit”, conociéndose más tarde que esto habría sido parte de una estrategia comercial maquinada por los LIMP BIZKIT 01sellos Interscope y Flip Records, quienes habrían pagado cinco mil dólares por tener a la banda como protagonista recurrente de la parrilla programática. Más allá de los sucesos cuestionables que gatillaron la fama del quinteto, dentro de los elementos que capturaron la atención de los fanáticos se cuenta la energía desplegada durante sus presentaciones en vivo y, principalmente, la originalidad de su propuesta, la que queda en evidencia en la metalera versión que hicieron del clásico “Faith” de George Michael.

Fue un disco que se escribió fácil porque no era para pensar. No teníamos que demostrar nada, éramos nuevos”. (Wes Borland refiriéndose al álbum debut)

Jamás se sabrá si esta ayuda adicional permitió que Limp Bizkit no se convirtiese en una más de las bandas que pasan sin pena ni gloria por el universo del rock, tal como sucede con tantas agrupaciones emergentes que al no tener difusión terminan extinguiéndose rápidamente, sin embargo, independiente de cuáles hayan sido las razones tras su éxito, los fanáticos del nü metal agradecen la oportunidad de conocer y disfrutar de todo el talento de los nativos de Florida, quienes en los próximos días aterrizarán en nuestro país, por segunda ocasión, para ofrecer un show que promete repasar sus grandes éxitos y su nuevo material. Como preámbulo a esta nueva presentación, repasamos un par de sucesos que han forjado la trayectoria de Limp Bizkit y que hacen que, hoy por hoy, se alcen como uno de los grandes exponentes del género.

Un golpe difícil de superar

Lamentablemente, cada vez se hacen más frecuentes las noticias que hablan de fanáticos que resultan lesionados durante conciertos de rock, llegando en algunos casos hasta situaciones de muerte, y Limp Bizkit no está ajeno a esta cruda realidad. En enero de 2001, durante la celebración del Festival Big Day Out en Australia, Jessica Michalik, una joven de 16 años, sufrió un ataque cardiaco tras ser aplastada por la multitud durante la presentación de la banda, accidente que cinco días más tarde le costaría la vida. Durante todo el tiempo que la fanática estuvo hospitalizada, la banda se mantuvo en contacto con sus padres, quedando devastados al conocerse la noticia del fallecimiento, en un golpe que difícilmente lograrán superar y que cambió por completo la forma de vivir cada uno de sus shows.

El accidente golpeó fuertemente a Fred Durst y compañía, quienes se negaron a continuar con el resto de la gira, cancelando su participación en las últimas tres fechas, alegando incapacidad de la producción para implementar medidas de seguridad acorde a la envergadura del evento. Los padres de la muchacha fallecida presentaron una denuncia contra la banda ante el Tribunal Supremo de Nueva Gales del Sur, la cual fue desestimada al existir evidencia que Fred Durst en reiteradas ocasiones detuvo la presentación para pedirle al público que retrocediera y ayudara a los posibles lesionados.

Una dosis de excentricidad

Si en Limp Bizkit la cuota de carisma la proporciona su frontman, Fred Durst, la de excentricidad corre por cuenta de su guitarrista Wes Borland, quien sustituyó a Rob Waters en el primer año de vida de la banda, destacando de inmediato por su talento innato y controvertida personalidad, la misma que lo llevó a ser rechazado en una primera instancia. Sobre el escenario, las presentaciones de Borland se caracterizan por la utilización de disfraces y exóticos maquillajes, todo esto fundamentado en la afición del guitarrista por los efectos especiales.

El paso de Borland por Limp Bizkit no ha estado libre de desventuras, en una relación de amor y odio, matizada con reiterados quiebres y reconciliaciones, que no hacen otra cosa que condimentar la pedregosa historia de la banda. Los constantes roces de Wes con el resto de los integrantes, sumados a su necesidad de experimentar en otros proyectos y estilos, hacen que posterior al lanzamiento del álbum “Chocolate Starfish And The Hotdog Flavored Water” (2000) se oficialice la primera salida del guitarrista. Tras su distanciamiento, retoma las actividades con Big Dumb Face, banda formada por él WES BORLANDmismo en 1998, para posteriormente incursionar en un nuevo y poco exitoso proyecto llamado Eat The Day.  En 2004, Borland se vuelve a meter en un estudio con sus compañeros de Limp Bizkit para grabar el que sería su quinto larga duración, “The Unquestionable Truth (Part 1)” (2005), disco que marcaría una nueva separación del guitarrista, en esta ocasión para conformar el proyecto Black Light Burns, en colaboración con miembros de Nine Inch Nails, A Perfect Circle y Telefon Tel Aviv.

En 2008 se comienza a escribir un nuevo capítulo en la agitada trayectoria de Wes Borland, cuando Marilyn Manson, durante una conferencia de prensa en Seúl, Corea del Sur, anuncia la incorporación del guitarrista como miembro estable de su banda. Este breve paso por los dominios de Manson no estaría alejado de las polémicas, ya que al conocerse la noticia de que Borland volvería a reunirse con Limp Bizkit, el controvertido vocalista se referiría en duros términos a su decisión e integridad como artista, a lo cual el instrumentista respondería alegando que nunca se sintió parte del proyecto, siendo más como una suerte de músico de sesión, inclusive, reveló que compuso nueve canciones para el disco de Manson, ninguna de las cuales fue considerada.

Dijo que no volvería nunca. Si la razón es el dinero, preferiría enrollar un billete de 5 dólares y metérmelo por la uretra”. (Declaraciones de Marilyn Manson por el retorno de Borland a Limp Bizkit)

En 2011, Limp Bizkit graba su sexto álbum de estudio, “Gold Cobra”, placa que ese mismo año los trajo por primera vez a territorio nacional, donde ofrecieron un show que superó todas las expectativas de los fanáticos locales, destacando por su inagotable energía e intensidad. Para los que no pudieron asistir a esta primera cita con Durst y compañía, este 16 de octubre tendrán una nueva oportunidad de encontrarse con sus ídolos, cuando se presenten en el íntimo escenario del Teatro Caupolicán.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...