GG Allin: El Extremista del Rock And Roll

Miércoles, 4 de Julio de 2012 | 9:00 am | Comentarios (12)
GG Allin: El Extremista del Rock And Roll

Cuando repasamos las listas de los rockstars más famosos del mundo, lo más probable es que nos encontremos con nombres como Jim Morrison, Jimy Hendrix o Elvis Presley, todos compartiendo un destino fatal y vidas llenas de excesos, que los hicieron transformase en los fieles representantes del lema “sexo, drogas y rock and roll”. Otras figuras de la música popular, como Michael Jackson o Amy Winehouse, encontraron la muerte después de pasar períodos de depresiones y escándalos, mostrando la cara más oscura de la fama.

Todos estos músicos marcaron a generaciones completas y el mundo prácticamente se paralizó, cuando los medios de comunicación entregaron la noticia de sus trágicas muertes. Es así como pasaron de ser artistas terrenales, a figuras casi sagradas, cuyos éxitos radiales se transformaron automáticamente en clásicos de la música mundial, y sus vidas –a pesar de tormentosas y decadentes- inspiraron a millones que lloraron a mares la pérdida de sus ídolos. Esto no paso con GG Allin, quizás, el rockstar más extremo y autentico de todos.

Bautizado como Jesus Christ Allin, debido a que su padre aseguró que un ángel lo había visitado, anunciándole que su hijo sería el próximo Mesías, “GG” –como fue apodado más tarde-, se crío en una humilde cabaña de campo en New Hampshire, Estados Unidos. Su infancia estuvo marcada por un entorno lleno de problemas emocionales y mentales, que terminaron por provocar la separación de sus padres, para irse a vivir con su madre a Vermont, donde sufrió el bullying de sus compañeros de colegio y fue tachado como alumno “porro”. Durante su adolescencia, se dedicó al robo y a la venta de drogas, además de participar en variadas bandas de rock, donde comenzó a labrar el camino de su leyenda.

Sus primeras incursiones musicales, las vivió haciendo covers de bandas como KISS o  Aerosmith, en agrupaciones que formó con familiares o compañeros del colegio. Fue cuando se acercó al mundo del punk que Allin encontraría el asidero para llevar a cabo sus controversiales performances, donde el exhibicionismo escatológico haría estragos en la conservadora sociedad norteamericana.

Defecar sobre el escenario y lanzar sus heces al público, eran postales recurrentes en las presentaciones de Allin. Eso, sumado a la destrucción del equipamiento de sonido y su agresividad contra los fanáticos, hacían de sus conciertos una bochornosa experiencia, que muchas veces terminaba con la intervención de la fuerza policial. Aunque sus mayores virtudes –si se les puede llamar de esa manera- se daban sobre el escenario, GG Allin también hacía música, punk en toda regla, jugando a la constante provocación, que iba dirigida tanto a la sociedad americana, como a sus pares, a quienes tachaba de vendidos y esclavos del mismo sistema del que, se suponía, estaban en contra. Es así como algunas de sus bandas llevaban por nombre “GG Allin & The Texas Nazis”, o la más importante de todas, “The Murder Junkies”, con discos como “Brutality And Bloodshed For All” (1993), manifestaban el exceso y agresión, bajo ritmos punk rock. También incursionó en el country, faceta que puede ser apreciada en su EP póstumo “The Troubled Troubador” (1996), y recitando poesía, con un par de registros que son unas verdaderas rarezas.

Los continuos ataques de la prensa y los críticos, quienes reprochaban sus comportamientos antisociales y sacrílegos, sólo provocaban en Allin la necesidad por seguir superando sus blasfemias. Anti-autoritarismo y liberalidad absoluta, eran las principales ideologías del músico, que incluso escribió un manifiesto, “The GG Allin Manifesto”, donde llamaba a sus seguidores a que difundieran su palabra y música, la que según él, era el rock más puro y verdadero que se había realizado hasta la fecha.

Esta fue la etapa más prolífica del músico. Inmerso en el mundo de las drogas duras y el alcohol, Allin se transformaba en un objeto de culto para un público ávido de extravagancia y actitudes bizarras. Estos días fueron registrados en un documental llamado “Hated: GG Allin And The Murder Junkies” (1994), un documento imprescindible para apreciar el arte detrás del shock, con numerosas entrevistas a los músicos, fanáticos y detractores, creando un fiel retrato de la vida y obra del estadounidense, aunque en la función de estreno, Allin haya llegado completamente intoxicado y lanzara botellas de cerveza a la pantalla, para luego marcharse sin alcanzar a ver la película completa, se sabe que días después, declaro que el filme lo dejó completamente satisfecho.

Su rutina seguía y se volvía cada vez más destructiva. Como una de las figuras clave de la escena underground, sus shows se tornaron cada vez más violentos y caóticos. Fue en un concierto el 27 de junio del año 1993, cuando el equipo de sonido sufrió problemas, que ofuscaron a Allin y lo llevaron a abandonar el local, totalmente desnudo y cubierto de heces. Perseguido por sus fans, quienes vitoreaban su nombre, fue a parar a una fiesta, donde una sobredosis de heroína le provoco la muerte. Nadie notó la tragedia hasta el día siguiente, cuando, después de sacarse reiteradas fotografías con el cadáver de Allin, se dieron cuenta de que no estaba dormido. GG Allin dejaba de existir a los 36 años.

Para su funeral, su hermano ordenó que no se limpiara el cuerpo, que seguía cubierto de heces, y que lo vistieran con su tradicional chaqueta de cuero. Una botella de whisky “Jim Beam” fue puesta junto al cadáver. El funeral se transformó en una fiesta salvaje, digna de la vida del músico, con los invitados insertando alcohol y drogas en la boca del malogrado músico, hasta que fue enterrado en su ciudad natal, en una lapida que hasta el día de hoy, es profanada por punkies y fanáticos, que derramando orina o licor sobre ésta, homenajean la memoria de GG.

Allin es recordado como una extravaganza del rock mundial, cuyas virtudes existen y son difíciles de apreciar, pero una vez traspasadas las capas de estiércol, nos encontramos con el rockstar definitivo. A 19 años de su partida, su leyenda prevalece, y para aquellos que quieran entrar en su universo, prepárense para conocer al rey extremo del rock and roll.

Por Sebastián Zumelzu

Tags:
Enlace corto:
(12)
  1. Rockayala says:

    un nadie

  2. kk says:

    pobre weon, lamentablemente musica que nos toco vivir no más.
    punkis culiaos como van a querer esta wea, anarquia al peo, estamos condenados desde chicos a escuchar musica gringa, es buena, pero esto…
    culiaos locos hay varios y en todos lados.
    chao

    • madbutcher says:

      Si fue un pobre wueon, tu no eres nada. Prefiero a un GG ALLIN

      se

      • madbutcher says:

        que a toda esa manga de rockeros/metaleros/punkies correctilloos, bien peinados y almidonados en sus posturas de “lo bueno”…. BITE IT, YOUUUUU SCUUUUUM !!! FACKING FAGGOOTS, bark bitch, bark!!!!!!

  3. Cazaux says:

    Me pregunto si alguno de los dos wnes que esta tirando mierda (como GG la tiraba) ha escuchado alguno de sus discos.
    No es mi estilo, vi el documental Hated mas que nada por que me causaba curiosidad.
    Pero es tipico del chileno rockero/metalero water atacar sin saber, siempre que no le toquen sus grupitos favoritos.
    Mas tolerancia por favor.

  4. barry says:

    grande gg allin, a este mundo de mierda le hace falta alguien q tire caca a todo, a una sociedad enferma y consumista, a los políticos y todo los huones graves q se creen anarko y viven al alero de su mamita…

  5. EzzoJ says:

    que asco wn

  6. mimo.hablador says:

    grande gg allin!!

  7. CERDOGAMIN says:

    G.G. ALLIN TU MALDITO DIOS DEL ROCK Y EL QUE NO LE GUSTE QUE TE FOLLENNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNN

Comentar

Responder