Fantômas: The Director’s Cut Show

Miércoles, 3 de Diciembre de 2014 | 1:37 pm | Comentarios (2)
Fantômas: The Director’s Cut Show

En un festival lleno de debuts como RockOut Fest, uno de los nombres que más despierta las pasiones de los fanáticos es Fantômas, quizás el proyecto más personal de Mike Patton, o donde por lo menos se ha dado el lujo de construir –y deconstruir- la música como se le ha dado la gana, teniendo bajo su mando a una de las alineaciones más envidiables con la que podría contar un músico que quiere crear un sonido capaz de evocar armonía y caos en la misma composición: Buzz Osborne de Melvins en la guitarra, Dave Lombardo, ex Slayer y actual Philm, en la batería y, finalmente, Trevor Dunn, ex Mr. Bungle, en el bajo. Por donde se le mire, un grupo de lujo que, en su momento, sacó de sus casillas a muchas personas que esperaban escuchar a un dulce sucesor de Faith No More, o por lo menos a una banda que tocara canciones que se pudieran “escuchar”, pero la experimentación de Fantômas no pudo ser tolerada por un importante grupo de personas que incluso se retiraban a la mitad de show durante los primeros conciertos de la súper banda.

FANTOMAS 01 ARTICULOEl tiempo ha pasado y luego de cuatro discos de estudio, Fantômas ha logrado encontrar su nicho. Y, a pesar de no sacar nada nuevo desde hace nueve años, el deseo de que el cuarteto vuelva a la vida es una constante que se ha mantenido entre los fanáticos; y si hablamos de un país como Chile, donde Mike Patton es un verdadero ídolo, el sueño de poder ver a la banda en vivo algún día era prácticamente imposible. Pero dicen que lo sueños se hacen realidad y Fantômas confirmó su retorno en exclusiva para Chile, en dos noches donde interpretará íntegramente el disco “The Director’s Cut” (2001), y aquí afloraron sentimientos encontrados para los seguidores de la agrupación, ya que el disco que vienen a presentar al país podría ser considerado como el más “digerible” que han lanzado en su carrera, uno que los que le podría agradar a los que le hicieron la cruz al grupo en un principio.

¿Por qué no tocar algo del disco homónimo? ¿Qué hay de “Delìrium Còrdia” (2004)? ¿Y de “Suspended Animation” (2005)? Trevor Dunn dijo en una entrevista que tocar con Fantômas era un dolor en el culo, y cualquiera que haya escuchado sus discos puede imaginárselo, por lo que quizás –y esto es sólo especulación- “The Director’s Cut” era la mejor opción para volver a los escenarios luego de años fuera de práctica, o por lo menos la menos riesgosa. Es por eso que, con el afán de calmar las pasiones de aquellos que los acusan de haberse ido “a la segura”, o de invitar a aquellos que no conocen la banda a que se sumerjan en la locura sónica y experimental de Patton, hemos decidido hacer una revisión de los hitos que hacen de “The Director’s Cut” un álbum digno de escuchar en vivo, y suficientemente completo para que Fantômas pueda mostrarse en plenitud sobre el escenario.

Patton y el cine

FANTOMAS 02 ARTICULOCualquiera que siga la carrera del norteamericano, puede darse cuenta del amor que Patton tiene por el séptimo arte. Referencias a películas clásicas pueden ser encontradas en toda sus discografía, desde Faith No More (el video de “Last Cup Of Sorrow” es una suerte de recreación de “Vertigo” de Alfred Hitchcock), o llamar a su banda de trip hop, Peeping Tom, en honor a la película de horror de culto del año 1960. Su afición a las películas es clara y lo llevó a rendir un tributo extremo a composiciones emblemáticas utilizadas en las bandas sonoras del filmes tan disimiles como “The Godfather” (1972) o “Spider Baby Or, The Maddest Story Ever Told” (1967). Extremo, porque lo que hizo, para cualquier amante de lo clásico, puede ser visto como una verdadera blasfemia. Mike Patton tomó quince composiciones y las ultrajó hasta parir una cría horrible, pero al mismo tiempo maravillosa. Desde la orgía thrasher de “The Omen (Ave Satani)”, pasando por el infierno matemático de “Der Golem”, hasta el groove electrónico de “Twin Peaks: Fire Walk With Me”, “The Director’s Cut” es una muestra de que no existen barreras para la experimentación, ni siquiera las del “buen gusto”, y ese justamente es uno de los elementos claves de la fórmula de Fantômas.

Supenso, terror y oscuridad

Si existe un hilo conductor entre las cintas seleccionadas, estos son el suspenso, el terror y la oscuridad. Estos tres elementos son trabajados a la perfección para dar vida a atmósferas simplemente escalofriantes. Es imposible no estremecerse al escuchar “Rosemary’s Baby”, reversión del clásico tema compuesto por Krzysztof Komeda para la película de Roman Polanski, y que es uno de los cortes más destacados del álbum, si es que no es el mejor. En sus tres minutos y veinte segundos de duración, Fantômas calla la boca de todos sus detractores, esos que alegan que son puros gritos, cautivando los oídos de aquellos lo suficientemente valientes como para entrar en el juego del cuarteto. Para más deleite/esquizofrenia sonora, ahí están “Experiment In Terror”, “Cape Fear” e  “Investigation Of A Citizen Above Suspicion”, pura genialidad trastornada.

Fantômas para las masas

FANTOMAS 03 ARTICULOEs verdad, “The Director’s Cut” es la placa más “liviana” de Fantômas, las más escuchable y digerible para el gran público. Y quizás por eso es que es la mejor carta para estas dos presentaciones en el país, sobre todo en el contexto de un gran festival, donde nadie quiere que la gente se espante en medio del show. Pero más allá de las mínimas quejas de los fanáticos que esperaban escuchar al Fantômas visceral del disco debut, al catatónico del “Delìrium Còrdia”, o al caóticamente perfecto del “Suspended Animation”, “The Director’s Cut” es un discazo por donde se le mire, y todo lo que uno quisiera ver u oír de la banda lo puede encontrar en esas quince composiciones. Así que guardemos las esperanzas de poder escuchar algo más para una próxima vez –aunque nunca se sabe qué puede pasar- y dediquémonos a disfrutar a una banda que nunca pensamos que podríamos ver en nuestro país –menos de manera exclusiva- tocando un disco que es pura maestría y que demuestra que Mike Patton es uno de los músicos más revolucionarios de las últimas décadas.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:
(2)
  1. Damian says:

    Solo una corrección: “Ashes to Ashes” está relacionado con Se7ven (Los Siete Pecados Capitales). Es “Last Cup of Sorrow” la que re-crea Vertigo

  2. Claudio says:

    También van a tocar solo del Director’s Cut en el Rockout? Cómo saben? Creí que era solo en el sideshow.

Comentar

Responder