Evanescence: La difícil misión de demostrar su vigencia

Miércoles, 8 de Marzo de 2017 | 12:16 am | No hay comentarios
Evanescence: La difícil misión de demostrar su vigencia

A comienzos de este año se conoció la esperada noticia de la tercera visita de los norteamericanos de Evanescence a nuestro país, tras casi cinco años desde último paso por territorio nacional, en 2012. Y de inmediato se formó un manto de incertidumbre respecto a la vigencia y poder de convocatoria del quinteto nativo de Arkansas, quienes no han editado material nuevo desde hace más de un lustro, “Evanescence” (2011), y que al menos en Chile ha visto mermada considerablemente su fanaticada, sorprendiendo primero con un multitudinario y exitoso show debut en la Pista Atlética del Estadio Nacional en 2007, pero que cinco años más tarde no sería capaz de completar el aforo del Movistar Arena en el marco de la gira “Evanescence Tour”, destinada a promocionar su álbum homónimo. Es de esperar que la carismática personalidad de la siempre bella Amy Lee, entremezclada con la cuota de nostalgia que generan los éxitos pseudo góticos de la banda, sea aliciente más que suficiente para volver a cautivar al siempre exigente público chileno.

Con el fin de allanar un poco el camino a un nuevo encuentro con los oriundos de Little Rock, presentaremos un recorrido por los hitos más relevantes de la historia de la agrupación, contextualizando una trayectoria que amalgama el éxito, las polémicas y los infaltables desencuentros creativos y emocionales que no pueden faltar en toda banda de rock. La génesis de Evanescence se remonta a 1994, cuando se conocen los dos pilares que fundamentaron el proyecto, el guitarrista Ben Moody y la vocalista Amy Lee, el primero con una habilidad innata para la composición, y la segunda con una personalidad profundamente cautivadora y un exquisito manejo del piano. Fruto de esta sociedad se desprenden los primeros registros de la agrupación en formato EP: “Evanescence” (1998), “Sound Asleep” (1999) y “Mystary” (2003), todos editados de manera local y con muy pocas unidades disponibles, elementos que a esta altura deben ser considerados verdaderos objetos de colección por los fanáticos más recalcitrantes. Adicionalmente existe un álbum demo titulado “Origin” (2000), que incluye algunas canciones que más tarde serían incorporadas en su disco debut.

El debut oficial de Amy Lee y compañía viene de la mano del exitoso larga duración “Fallen” (2003), obteniendo siete discos de platino en EEUU y catapultando a la banda a los primeros lugares del Billboard Top 10. Este álbum contiene la canción “Hello”, dedicada a la hermana de la vocalista que falleció a la corta edad de tres años de una extraña enfermedad, además de los cortes “Whisper”, “Imaginary” y “My Immortal”, que ya se habían presentado en su álbum demo “Origin” y que fueron reversionados para esta placa. Posterior a la grabación del disco, el tecladista David Hodges decide abandonar la agrupación para dar vida a un proyecto de rock cristiano bajo el nombre de The Age Of Information. Tras esta muy exitosa primera experiencia discográfica se gatillaron algunas diferencias creativas al interior de la banda, las que culminaron en la deserción de Moody durante la gira europea en 2003. Generalmente la fama viene de la mano con las controversias, y así quedó en evidencia en 2006, cuando Amy Lee demandó a su ex manager, Dennis Rider, por negligencia profesional, malversación de fondos, deuda fiduciaria y acoso sexual, indicando que el acusado se drogaba durante las reuniones de negocio, que utilizó en varias ocasiones la tarjeta de crédito de la cantante para comprar regalos a sus amantes, además de tratar de intimar con ella. Rider había demandado meses antes por incumplimiento de contrato, solicitando el pago de comisiones faltantes por U$ 10 millones.

En el mismo año nuevamente se producen cambios en la conformación de Evanescence. El bajista Will Boyd renuncia al proyecto para dedicar más tiempo a su familia, siendo reemplazado por el ex guitarrista de Revolution Smile, Tim McCord. Tras un extenso proceso creativo sale a la luz el segundo disco de la banda, “The Open Door” (2006), que tuvo críticas positivas de los medios especializados y ganó el premio a álbum del año en los MTV Australia Video Music Awards 2007, además de ser nominados al Grammy a la mejor interpretación de hard rock por la canción “Sweet Sacrifice”. Según Amy Lee, durante la grabación de este disco Disney le encomendó la creación de un tema para la película “Las Crónicas de Narnia: El León, la Bruja y el Ropero” (2005), el cual se traduciría en el corte “Together Again”, que, sin embargo, fue descartado por la producción por ser considerada demasiado “oscuro”. El tercer larga duración del conjunto, el homónimo “Evanescence” (2011), sorprendió gratamente por la renovación de su sonido, incluyendo algunos matices electrónicos, pero sin perder su base más rockera, lo que en parte se atribuye a la influencia del reconocido productor Nick Raskulinecz.

El próximo 4 de mayo Evanescence se presenta por tercera ocasión en nuestro territorio, siendo el Movistar Arena el lugar escogido para una nueva incursión de Amy Lee y compañía, con la esperanza de una propuesta potente y renovada, que supere lo mostrado en su anterior presentación en 2012, dando señales claras que el quinteto todavía tiene mucho rock por ofrecer y que se encuentran más vigentes que nunca.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:

Comentar

Responder