Especial Lollapalooza Chile 2017: Rancid

Martes, 14 de Marzo de 2017 | 12:07 am | No hay comentarios
Especial Lollapalooza Chile 2017: Rancid

En la séptima edición de Lollapalooza Chile, uno de los nombres más esperados por los fanáticos nacionales es el de los norteamericanos de Rancid, la legendaria banda punk que por fin realizará su debut en escenarios locales, el próximo sábado 1 de abril. Erigiéndose como uno de los números más pesados del cartel, tanto en estilo como en historia, el primer encuentro con los de California se avista como un acontecimiento musical sin precedentes, uno del que cualquier asiduo al punk no puede quedar indiferente.

Formados el año 1991 por Tim Armstrong y Matt Freeman, amigos de la infancia y ex miembros de otra agrupación de culto, Operation Ivy, Rancid marcó el recambio de bandas punk en Estados Unidos, siendo los máximos responsables junto a Green Day y The Offspring de sacar al estilo del underground y llevarlo a los grandes escenarios, elemento clave en la carrera de la agrupación y que justifica su inclusión en el line up de un festival como Lollapalooza, donde prepondera el pop y el rock alternativo. Rancid tiene la capacidad de encajar en el lugar que lo pongan sin comprometer una pizca de su esencia. Lanzando su disco homónimo el año 1993 bajo el amparo de Epitaph Records, sello fundado por Brett Gurewitz, guitarrista de Bad Religion, el cuarteto -que selló su alineación sumando a Brett Reed y a Lars Frederiksen, baterista y guitarrista, respectivamente- se propuso sacar adelante una de las carreras más remarcables para una banda de su especie.

Como teloneros de gira de The Offspring y promocionando su segundo álbum, “Let’s Go” (1994), Rancid rápidamente se transformó en un nombre importante en su país, tanto así, que el sello fundado por Madonna, Maverick Records, estuvo detrás de ellos para ficharlos, dando pie a numerosas leyendas urbanas, como la que dice que la reina del pop les envió fotos de ella desnuda. Como sea, los estadounidenses decidieron mantenerse en Epitaph para lanzar su próxima placa “…And Out Come The Wolves” (1995), uno de los trabajos más exitosos de su carrera, sobre todo en lo económico, ya que lograron disco de oro con una obra que fue reconocida como un “revival del punk”, característica que contrastó con el mix de estilos que representó “Life Won’t Wait” (1998), el siguiente hito en su discografía.

“Rancid” (2000), el segundo álbum homónimo del grupo, se decantó por sonoridades más hardcore sin lograr el éxito de los lanzamientos previos. Esto, a diferencia de “Indestructible” (2003), larga duración que se instaló en la posición número 15 del ranking Billboard gracias a la gran distribución que les dio el sello Warner Bros. Records, en un movimiento altamente criticado por los fanáticos del grupo, quienes vieron con malos ojos su asociación con una casa discográfica tan poderosa, en desmedro de los sellos independientes que siempre apoyaron su carrera. Concluido el tour de “Indestructible”, los integrantes del grupo se tomaron un descanso para dedicarse a sus proyectos personales.

Listos para salir a tocar en vivo nuevamente, el cuarteto se preparó para realizar unas cuantas giras más con su formación original, antes de que Brett Reed se retirara del conjunto el año 2006 para luego ser reemplazado por Branden Steineckert, ex baterista de The Used, con quien grabaron el disco “Let The Dominoes Fall” (2009). Con esta misma alineación lanzaron su más reciente larga duración, “…Honor Is All We Know” (2014), el cual sigue manteniendo en alto el nombre del grupo, el que, después de décadas de espera, se decidió a visitarnos en el escenario de uno de los festivales más importantes de nuestro país. Para no perdérselo, el debut de Rancid en Lollapalooza Chile es uno de los grandes conciertos a tener en cuenta.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:

Comentar

Responder