Especial Lollapalooza Chile 2017: Duran Duran

Martes, 7 de Marzo de 2017 | 2:26 am | No hay comentarios
Especial Lollapalooza Chile 2017: Duran Duran

La trayectoria muchas veces es un peso grande. Una larga carrera produce que haya expectativas, algo a lo que rendirle cuentas, además de la existencia creciente de fanáticos estáticos que no ven con buenos ojos la dinámica de la reinvención. Pero eso nunca le ha importado a Duran Duran. Mientras muchas bandas pop de los 80 parecen estar condenadas a ser objetos de nostalgia, DD hace el esfuerzo de evitar las arenas movedizas de la memoria estática. Sí, es raro ver a tipos de más de 50 años de edad vestirse como estrellas adolescentes, pero su conexión con los sonidos del momento y el esfuerzo por nunca perderse del radar del presente es encomiable, y hace que su legado se extienda cada vez más.

“Paper Gods” fue el último episodio de la amplia discografía del conjunto y, como siempre, resulta ser un desfile de figuras actuales que se moldean de forma adecuada a los sintetizadores y al aterciopelado pop que arma el cuarteto. En el disco lanzado en 2015 están Mark Ronson, Janelle Monáe, Mr Hudson, John Frusciante y Kiesza, además de Nile Rodgers, viejo conocido de DD. No es casual hablar de “desfile” si pensamos en la relación de la banda con la moda y las últimas tendencias. Incluso en el video de “Girl Panic!”, lanzado en 2011, aparecen las supermodelos Naomi Campbell, Eva Herzigová, Cindy Crawford y Helena Christensen interpretando a los miembros de Duran Duran. O en 2007, cuando sacaron un disco llamado, “Red Carpet Massacre”. Pero esta fijación con lo chic no deja de implicar un sentido impecable de lo que es una canción pop y cómo hacerla brillar con sofisticación inapelable.

La frivolidad es algo que siempre le ha venido bien a la banda -desde los enfrentamientos en shows de variedades en la TV británica con Spandau Ballet-, por lo que no es un signo de algo malo que esta prime en “Paper Gods”. Si Duran Duran se dedicara a sacar réditos de la mera nostalgia sería algo penoso, por lo tanto, el esfuerzo por mantenerse en la primera línea de la vanguardia pop es valorable cuando los productos que entregan son dignos de atención. El corte “Pressure Off” no usa en su completo potencial a todos los invitados que tiene, ni presenta de forma tan evidente la característica guitarra del hombre de Chic (Rodgers), o la potente voz de Janelle, pero tiene esa cualidad de caer de pie en cualquier chart, tal como ocurre con los tracks que pasan por las perillas de Mark Ronson. En tanto, “Face For Today” inexplicablemente no fue un éxito, pese a su carácter más épico, algo que también es transmitido en “What Are The Chances?”, donde John Frusciante aparece poco, pero cambia el contexto para entregar esa profundidad que a veces necesita el más superficial de los espacios.

Ya en “All You Need Is Now” (2010) se anticipaba que no volverían atrás, valiéndose de Mark Ronson desde ese instante, asegurándose esa sabiduría en materia de producción. Ronson sabe muy bien cómo hacer que lo nuevo tenga aires a lo antiguo, sin caer en el pastiche o la copia sin vergüenza. Y con gente como Simon Le Bon o Nick Rhodes, quienes entienden cómo funciona el negocio, y lo necesario de la pasarela como símbolo de presencia, sin duda que Ronson tuvo material.

La historia de Duran Duran es muy rica, y la cantidad de éxitos cosechados a lo largo de casi cuatro décadas de carrera es impactante, pero el impulso inércico que a muchos les gana la batalla no puede con un DD que admira el presente y añora el futuro. No se trata de un deseo conseguido sin fallas, y los tres últimos álbumes de Duran Duran no son ni serán clásicos de la historia de la música, pero en vivo se nota ese fuego de la ambición, esa idea de la permanencia sin regalos, ganada en el pulso de las intenciones; esa que late con fuerza propia y que difícilmente se extinga pronto.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder