Especial Lollapalooza 2013: The Hives

Martes, 26 de Marzo de 2013 | 10:45 am | Comentarios (1)
Especial Lollapalooza 2013: The Hives

10 de Septiembre del año 2008. La algarabía es total en el Teatro Caupolicán, y no es solamente porque la selección acaba de golear por 4 a0 a Colombia (qué tiempos aquellos). En el escenario se encuentra una banda que maneja a la perfección el arte de las presentaciones en vivo y el público se encuentra completamente a merced de su frontman (y de su español que hizo que más de uno se sonrojara de vergüenza ajena). Suena “Return The Favour” y a pesar de que a esa altura las energías flaquean, la catarsis se apodera de todos los presentes. No se necesitan grandes juegos de luces ni complicadas puestas en escena, sólo cinco músicos (que deben estar obviamente bien uniformados) para hacer explotar un recinto ávido de Rock & Roll. Y es que a estas alturas pareciera que fuera un cliché, pero la gran fortaleza de The Hives radica en sus presentaciones en vivo, provistas de una locura que hace que hasta el más de los pacatos sucumba y se sume a la fiesta.

THE HIVES 01Lo acontecido ese 10 de Septiembre de 2008 en el Teatro Caupolicán, ha sido recordado de manera más que entusiasta por quienes tuvieron la suerte de presenciar el que, para muchos, fue uno de los mejores (sino el mejor) shows de dicho año. Un año que vio también las notables presentaciones de bandas como Muse o Black Rebel Motorcycle Club, por lo que la vara estaba bastante alta.

Descontrol y pulcritud. Dos valores prácticamente antagónicos que han guiado la carrera de estos muchachos provenientes de Suecia. Cada uno de sus discos es realizado con una precisión casi de relojería, y eso muchas veces atenta contra la paciencia de sus fanáticos. Casi cuatro años demoraron en completar “Tyrannosaurus Hives” (2004), el sucesor de su exitoso disco “Veni Vidi Vicious” (2000). Tres años pasarían para que “The Black And White Album” viera la luz del día. Y si de torturas se trata, “Lex Hives” demoró casi cinco años. La explicación de esto radica en que para The Hives nada debe ser dejado al azar. Ni la ridícula historia de cómo su manager, Randy Fitzsimmons, es el autor de todas sus canciones, ni la elección de sus colaboradores (como por ejemplo Pharrel Williams y Chaad Hugo en “The Black And White Album”), ni la estética que acompañará a cada álbum y a la gira que le sucederá. Todo tiene un propósito, y eso se ve reflejado al momento en que Pelle Almqvist, Nicholaus Arson, Vigilante Carlstroem, Dr. Matt Destruction y Chris Dangerous ponen pie en el escenario. Ya sea con “Come On”, THE HIVES 02“Hey Little World” o “Abra Cadaver”, el inicio del show parte con alguna canción que probablemente fue hecha para cumplir específicamente con ese propósito. Y esa es una filosofía que no muchas bandas comparten. Hace años los californianos de Fu Manchu señalaban que la mayoría de las bandas lanzaban un disco para luego partir en una gira que promocionaría dicho álbum. Ellos, en cambio, usaban los discos como una excusa para salir de gira. Y eso es algo sumamente similar a lo que The Hives hace. Casi como si el álbum fuera un medio y no necesariamente el fin.

David Bowie señaló que el Internet (o mejor dicho, la piratería) obligaría a muchos artistas a salir de sus mansiones para volver a los escenarios y darle a sus fanáticos algo que no pudieran obtener de manera gratuita en un sitio Web o en un programa de descargas. El live show se transformaría en el centro de la vida de un artista, y quienes no se adaptaran a dicho cambio estarían destinados a extinguirse. Ese cambio de paradigma no afectó en lo más mínimo a esta banda, la cual, al igual que otras agrupaciones de su tierra natal (como The Hellacopters, The Soundtrack Of Our Lives, Division Of THE HIVES 03Laura Lee, entre otras), aprendió de manera muy temprana que es en el escenario donde se alcanza la gloria. Y los años de práctica le han permitido jugar de local en cualquier lugar del planeta. Y ya sea con “Patrolling Days”, “A.K.A I-D-I-O-T”, “Die, Allright” o “Return The Favour”, la locura se apoderará del Claro Stage, no queda ninguna duda al respecto.

Lo único que queda por hacer es disfrutar de la discografía de la banda, y por sobre todo de su última obra, “Lex Hives”. Porque para bailar el tango se necesitan dos y, sin una audiencia cómplice, hasta la mejor de las bandas puede verse mal. La pega de ellos la tienen más que hecha; ahora la tarea nos toca a nosotros.

Por Emilio Guerrero

Enlace corto:
(1)
  1. Katu says:

    No los pude ver el 2008 aunque ganas no faltaban, como fui por Muse quede sin dinero para más conciertos en esa época xD. Pero estoy segura de que ese show fue buenisimo en el 2008, sobretodo por los comentarios de algunos amigos que si fueron, esta super buena la crítica, me encantan estos suecos porqué al contrario que creen todos suecia no exporta solo metal xD.

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...