Eminem: La voz de los sin voz

Miércoles, 2 de Marzo de 2016 | 1:00 am | No hay comentarios
Eminem: La voz de los sin voz

Si hablamos de controversia en la música, el hip hop siempre saldrá a la palestra por lo contestatario de sus líricas. Y si hablamos de hip hop, el nombre de Eminem será el más mencionado, ya que el cantante ha cosechado una carrera llena de altercados y presencia mediática por un sinfín de motivos. Es ese espíritu rebelde el que lo transformó en un icono, tanto del mundo del rap como de la música en general, con millones de discos vendidos a nivel mundial y el no despreciable logro de convertir su tercer álbum, “The Marshall Mathers LP” (2000), en el disco de hip hop más vendido de la historia. Con explosivas presentaciones en vivo, Eminem se perfila como el gran protagonista de la sexta edición de Lollapalooza Chile, a la que llega en calidad del headliner que siempre quisimos ver, tal como sucedió en otras ediciones con Foo Fighters, The Black Keys, Soundgarden, Arcade Fire o Jack White, saldando una deuda con un público que lleva aguardando más de una década por su arribo. Espera que llegará a su fin el próximo 19 de marzo, cuando el artista de Detroit debute en nuestro país.

EMINEM 02Un tanto pausado en materia discográfica, siendo su último trabajo “The Marshall Mathers LP 2” (2013), la visita de “Slim Shady” se produce bajo el contexto de repasar todos los puntos de su carrera. Si bien no se ha embarcado en una gira desde hace casi dos años, durante sus últimas presentaciones no decantó por el camino obvio de enfatizar en su más reciente trabajo; por el contrario, se abocó a cubrir tanto como fuera posible, con tracks que se han grabado en el cancionero popular como “Without Me”, “Stan” o la ganadora del Oscar a Mejor Canción Original, “Lose Yourself”, de la película “8 Mile” (2002), la cual narra la vida del cantante durante su juventud en Detroit. Si bien han existido críticas hacia su presencia en el cartel de este año, su nombre calza perfecto como uno de los referentes musicales más importantes que aún faltaban por venir a Chile; porque Eminem, independiente de su estilo, es un artista al que definitivamente hay que ver en vivo.

Dueño de letras cargadas de ironía, Marshall Mathers (su verdadero nombre) se ha encargado de romper las barreras de la realidad. Creció bajo una infancia tortuosa, tuvo problemas con las drogas y la ley, recorriendo un largo camino para transformarse en la figura de culto que es en la actualidad. El primer gran rapero blanco se ganó el odio de muchos de sus pares, aunque su innegable calidad musical terminó por entregarle el respeto absoluto de estandartes del género, como Dr. Dre, Obie Trice y Snoop Dogg. Para otros, es sólo la sombra de lo que fue, debido a lo criticado de su “comercialización” en el último tiempo, en especial por sus constantes colaboraciones con Rihanna. Para nadie es un secreto que la intención musical de Eminem ya no es la misma de antes, a pesar de aquello, se niega a enterrar un pasado que lo posicionó en lo más alto de los rankings. El gran EMINEM 03problema parece ser la forma de interpretar sus hits en directo, relegando canciones importantes a no más que las primeras estrofas y el coro, algo que se le reprocha, pero que argumenta con la intención de complacer a los fans para que escuchen la mayor cantidad de canciones en sus shows. A pesar de que estas futuras presentaciones en el continente serán su regreso a los escenarios, fans y críticos por igual están escépticos ante la configuración que pueda tener el show del rapero.

Lejos de todo lo que se pueda opinar sobre su figura, estamos frente a un icono de la cultura musical americana, destacadísimo en su estilo, criticado hasta el cansancio, tildado de misógino, homofóbico, racista, entre otros apelativos que acrecientan su mala fama ante parte de los medios de comunicación que lo ven como un enemigo. Se pueden indicar muchas cosas sobre lo controversial de su presencia, pero su sitial fue ganado a punta de méritos y una discografía directa, atrevida e innovadora. Diciendo lo que nadie se atreve a decir, Eminem se transformó en el portavoz de una generación reprimida, que anhelaba con todas sus fuerzas ser escuchada por una sociedad que sólo la pisoteaba e ignoraba. Tal como reza en “Without Me”: “Se le considera lo peor desde Elvis Presley, por hacer música negra de manera tan egoísta”, riéndose de lo odiado que es por ser un “blanco en tierra de negros”.

EMINEM 01Burlarse de lo prohibido, llamar la atención, sacar ventaja de ello: tres simples claves en la música de Eminem. Nada fuera de lo común, dirán algunos, sin considerar la difícil tarea de sonar gracioso en el proceso, mediante un sentido de la comedia con el que se nace, tal como el artista se defiende: “No soy yo, Slim Shady es mi alter ego”, cargando de toda responsabilidad a este personaje creado para decir lo que no debería decir. Slim Shady es la representación de la ironía en un papel grosero, irrespetuoso, obsceno, sarcástico, dotado de un humor negro sin límites; el loco lindo que dice todo sin pelos en la lengua, algo que se le salió de las manos cuando el personaje se comió a su propio creador. Volviendo a citar su hit “Without Me”, Eminem ha creado un monstruo, ya que nadie desea ver más a Marshall, en su lugar quieren a Shady.

Si hay algo que se puede destacar sobre Eminem es, por sobre todas las cosas, el mensaje que propaga a través de su música, la intensidad que entrega en sus rimas, sus melodías y sus versos, los cuales empoderan a una generación que quizás vio sus sueños truncados; es a ellos que el músico da una herramienta, una luz de esperanza y una vía de escape a toda la miseria que puedan estar pasando en su diario vivir. La música de Eminem es para el pobre, para el de la calle, para el que se rompe la espalda y se esfuerza día a día en poder ser alguien en la vida. Para los que no creen en imposibles. Para los que tienen ganas de rebelarse y mandar al carajo a todo el mundo. Para los que se vieron desesperanzados, pero se dan cuenta de que sí se puede. Para todos ellos, Marshall Mathers es, sin duda alguna, la voz de los sin voz.

Por Manuel Cabrales

Enlace corto:

Comentar

Responder