Echo & The Bunnymen: La larga espera

Jueves, 6 de Noviembre de 2014 | 12:16 pm | No hay comentarios
Echo & The Bunnymen: La larga espera

La historia de Echo & The Bunnymen es extensa. La banda de Liverpool nació en noviembre de 1978, y hasta el día de hoy sigue activa y notablemente vigente en sus capacidades artísticas tras el lanzamiento de “Meteorites” (2014), y aunque la trayectoria de la agrupación sufrió de lagunas en los años 90, lo cierto es que su importancia e influencia no se pueden negar, porque en cada lanzamiento ECHO & THE BUNNYMEN 01lo que entrega Ian McCulloch y los suyos es un legado de canciones infalibles, con ese tamaño de estadio, a escala humana, y con sensibilidades tan oscuras como brillantes.

Desde el comienzo que Echo & The Bunnymen mostró que no era la típica banda del new wave o el post punk. La cadencia de su primer sencillo, “Pictures On My Wall”, lanzado en 1979 y luego incluido en el debut de la banda, “Crocodiles” (1980), es pegajosa y llena de capas que demostraban que había buen material. “Rescue” y sus quiebres rítmicos se tomaron los charts británicos en 1980, y favoritas de los fanáticos como “All That Jazz”, son composiciones que dejaban en claro que Echo & The Bunnymen era una banda a la que había que ponerle atención.

Con el tiempo llegó el reconocimiento más masivo, y la expansión a Estados Unidos (el famoso “cruce del charco”). Luego tendríamos sonidos así en Latinoamérica. Innegable es la influencia de Echo & The Bunnymen en Soda Stereo, y el propio Gustavo Cerati no lo negó. Vinieron éxitos como “The Cutter” o “The Back Of Love”, pero en 1984 la consolidación del grupo llegó con “Ocean Rain” y, en especial, con el sencillo “The Killing Moon”.

ECHO & THE BUNNYMEN 02Aunque “Seven Seas” u “Ocean Rain” eran grandes sencillos, es de “The Killing Moon” de la que más se ha comentado, de la que más se ha escrito, y de la que más le ha tocado hablar a Ian McCulloch. Se supone que la canción se le presentó por etapas a Ian, y que desde la música fue pasando a la letra y al coro invencible que dice “Fate / Up against your will / Through the thick and thin / He will wait until / You give yourself to him”. Es McCulloch enfrentándose al destino. Es el hablante de la canción diciendo que es inevitable caer, pero que hay una voluntad que permite tener voz ante tal escenario.

La canción es tan luminosa como enclaustrada en las paredes del entendimiento. Ese tipo de sentimiento generó el grado de identificación necesario para que la trascendencia de Echo & The Bunnymen estuviera asegurada. Pese al receso en que McCulloch se fue de la banda, y que al año siguiente, en 1989, vio el deceso en un accidente de moto del baterista Pete De Freitas, en 1997 Echo & ECHO & THE BUNNYMEN 03The Bunnymen regresó con “Evergreen”, un disco de mediano éxito que incluía melodías infalibles como la de “Nothing Lasts Forever”.

Luego vendrían “What Are You Going To Do With Your Life?” (1999), “Flowers” (2001), “Siberia” (2005), “The Fountain” (2009) y el ya mencionado “Meteorites”, que es un gran disco para tener a McCulloch, el guitarrista Will Sergeant –ambos fundadores de Echo & The Bunnymen- y los suyos por primera vez en nuestro país. No se trata de un álbum lleno de hits, pero sí es un trabajo que rescata la épica íntima que tiene el conjunto como marca registrada hace 35 años, regalando canciones para corear y recordar, tal como haremos el próximo 12 de noviembre en el Cariola. Una larga espera que por fin termina.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder