Divididos: Un pedazo de la historia del rock

Martes, 21 de Octubre de 2014 | 11:39 am | Comentarios (1)
Divididos: Un pedazo de la historia del rock

En ningún caso sería exagerado afirmar que la existencia de Divididos depende exclusivamente de Sumo, banda liderada por el carismático e icónico Luca Prodan que, a pesar de su acotado período de actividad, supo convertirse en una de las agrupaciones más influyentes de la historia del rock argentino. Recordado es el mito que durante una entrevista se le consultó a Prodan si se imaginaba, en un futuro, a los miembros de Sumo divididos, a lo que él habría respondido tajantemente: “¡Divididos, las pelotas!”, siendo esta frase la génesis de las dos bandas que se formarían a partir de la disolución de Sumo en 1988: Divididos (Diego Arnedo y Ricardo Mollo) y Las Pelotas (Germán Daffunchio y Alejandro Sokol).

Mollo y Arnedo reclutaron al baterista Gustavo Collado para formar la banda que, en una primera instancia, fue bautizada como La División, y que posteriormente asumiría el nombre definitivo de Divididos. Su debut discográfico llega de la mano de “40 Dibujos Ahí En El Piso” (1989). En 1990 la agrupación se reestructura con la inclusión de Federico Gil Solá en la percusión, con quién editan los DIVIDIDOS 1exitosos álbumes “Acariciando Lo Áspero” (1991) y “La Era De La Boludez” (1993), cimentando de esta forma los pilares de su sólida trayectoria. En 1995 se produce un nuevo quiebre en la formación, asumiendo el control de las baquetas el ex baterista de Monos Con Navajas, Jorge Araujo. Con esta nueva alineación editan los discos “Otroletravaladna” (“Andalavartelorto” al revés) de 1995, “Gol De mujer” (1998) y “Narigón Del Siglo” (2000), álbum grabado en los legendarios estudios Abbey Road de Londres.

En 2002, Divididos edita su séptimo álbum de estudio, “Vengo Del Placard De Otro”, grabado en los estudios Del Abasto Al Pasto, de Buenos Aires. Su último disco, “Amapola Del 66” (2010), establece un par de hitos importantes en la carrera de la banda, siendo la primera placa registrada bajo su propio sello discográfico, La Calandria, además de representar el debut en la batería de Catriel Ciavarella en reemplazo de Araujo. Un año después, la agrupación edita su primer DVD oficial bajo el nombre de “Audio y Agua”, que incluye material extraído de los dos shows que brindó Divididos en el Estadio Luna Park en 2010.

Fanatismo sin límites

Para nadie es un secreto que a veces el fanatismo adquiere tintes que rayan peligrosamente en la locura, y esto queda en evidencia en algunos episodios que parecen extraídos de las mentes más retorcidas y que se alejan del comportamiento humano más o menos racional. Divididos es una de esas bandas capaces de exacerbar el fanatismo a niveles desproporcionados, dando pie a situaciones como la vivida en febrero de 2014 en la ciudad de Lincoln, Buenos Aires, en donde la banda debió suspender su presentación durante varios minutos al enterarse que un hombre, para poder asistir al DIVIDIDOS 2concierto, había dejado encerrada en el auto a su hija de un año y cuatro meses. El propio Ricardo Mollo tomó a la niña en brazos esperando que apareciera el padre de la criatura, mientras se dirigía al público con frases tales como: “Vení, loco, a buscar a tu hija. ¡Animal!”.

Al cabo de un rato, el guitarrista informó que el papá de la niña ya había aparecido, además de agradecer al público por su paciencia. Posteriormente, Luciano Silva, el cuestionado padre, intentó aclarar los hechos indicando que la responsable de esta situación era su ex pareja y madre de la pequeña, quién habría encerrado a la niña para irse a beber a una cantina con sus amigos. Adicionalmente, el hombre se defendió indicando que él asistió al concierto a trabajar y que sólo pudo reconocer a su hija por las zapatillas.

Baterista atemporal

Cuando se mira la actual alineación de Divididos, una de las primeras cosas que llama la atención es lo atemporal que resulta su baterista, Catriel Ciavarella, quien les lleva más de dos décadas de diferencia a sus compañeros de banda. La historia que rodea la incorporación de Catriel es bastante particular, ya que su primera audición la realizó en 1995 tras la salida de Gil Solá por causas que nunca fueron del todo aclaradas, con tan sólo 14 años. En esa ocasión dejó una muy buena impresión en Mollo y Arnedo al evidenciar un completo dominio de todo el repertorio de la agrupación, sin embargo, su edad era un impedimento insalvable al momento de salir de gira y el puesto finalmente fue ocupado por Jorge Araujo.

DIVIDIDOS 3Tuvieron que pasar casi 10 años para que Ciavarella tuviera su revancha, la que llegó en 2004 tras la deserción de Araujo por problemas internos. Sin embargo, no todo funcionó bien desde un principio, los primeros años le costó mucho trabajo adaptarse a las exigencias que demanda una banda de la envergadura de Divididos, teniendo un pequeño quiebre en 2007, donde inclusive se publicó en el sitio oficial de la banda un aviso para reclutar a un nuevo baterista. Cuando muchos ya daban casi por hecho la salida de Catriel, Mollo salió al paso de los rumores indicando que el joven se había lastimado la mano y que su ausencia sería sólo transitoria. Superado este pequeño traspié, Ciavarella se afianzó en la batería y participó del retorno discográfico de Divididos tras ocho años de silencio con “Amapola Del 66” (2010).

Más de cuatro años han pasado desde la última visita de Divididos a nuestro país,  y el próximo 15 de noviembre tendremos una nueva oportunidad de ser repasados por la aplanadora del rock, cuando se presenten en la segunda edición del Festival Frontera.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:
(1)
  1. wynkykrosty says:

    La raja Divididos!!!!!! al Frontera Festival los boletos a ver a estos MAESTROSSS!!!!!!

Comentar

Responder