Devo: Ironía musical y visual

Viernes, 28 de Noviembre de 2014 | 11:15 am | No hay comentarios
Devo: Ironía musical y visual

Después de muchos años de espera, por fin se hace inminente el debut en Chile de los norteamericanos de Devo, y casi como una forma de premiar la paciencia y fidelidad del público nacional, su incursión en nuestro territorio será por partida doble: primero en un íntimo show en el remozado Teatro Cariola, y posteriormente como uno de los platos fuertes de la primera versión de RockOut Fest. Hay que recordar que en 2007 estuvimos muy cerca de encontrarnos con Mark Mothersbaugh y compañía, pero que un escueto comunicado de la productora a cargo, 24 horas antes del show agendado en el Centro Cultural Estación Mapocho, echó por tierra las esperanzas de los fanáticos nacionales de ver en vivo a uno de los mayores exponentes del new wave. En esa oportunidad se apuntó a problemas logísticos que hicieron imposible el traslado de la carga aérea que acompañaba a la banda desde Sao Paulo hacia Santiago, y el compromiso de definir una nueva fecha se diluyó con el tiempo.

El importante aporte visual

Desde su génesis en 1972, el peso creativo de Devo ha recaído en la figura de Mark Mothersbaugh, su excéntrico líder y vocalista, quien también ha sabido destacar por su faceta como artista plástico, DEVO 01teniendo como principal punto de referencia e inspiración la imagen del icónico Andy Warhol. Su afición por el dibujo y la pintura se presenta a muy temprana edad, con una innata habilidad para crear personajes y escenarios de ficción, muchas veces incomprensibles para sus cercanos, haciendo del surrealismo una doctrina de vida.

Mark es el responsable de toda la apuesta visual que complementa la música de Devo. Los logotipos de la banda, la vestimenta y uno de los grandes iconos de la cultura pop: el característico gorro en forma de pirámide, bautizado por Mothersbaugh como “Energy Dome” (domo de energía). Este elemento, que con el paso de los años se convirtió en el principal distintivo de la agrupación, fue creado por el músico basándose en la estética de la Bauhaus, entremezclada con la estructura de las pirámides aztecas que conoció durante sus constantes visitas a México en su niñez. En palabras del propio artista, este gorro cumple el rol de atraer y concentrar la energía, para posteriormente transformarla y distribuirla, una suerte de representación material del objetivo primario que persigue Devo con su música.

En el caso particular de Devo, la propuesta musical se encuentra estrechamente ligada al plano visual, siendo Mothersbaugh quien se ha encargado de hacer que ambos elementos se potencien mutuamente y funcionen en armonía. A la luz de una extensa trayectoria de más de cuatro décadas, no existe nadie que pueda poner en tela de juicio que el objetivo se cumplió.

DEVO 02Una canción para conquistar el mundo

Toda gran banda que haya trascendido una generación ostenta al menos una canción característica, un tema que los catapultó a la fama y que es fácilmente identificable por la mayoría de los mortales, inclusive para los que ni siquiera saben quién la interpreta. En el caso de Devo, la canción acreedora de este título es “Whip It”, corte perteneciente a su tercer álbum de estudio, “Freedom Of Choice” (1980) y que fue compuesta por Mark Mothersbaugh junto al bajista Gerald Casale. En materia de números es por lejos el mayor éxito en la historia de los oriundos de Akron, alcanzando el puesto N° 14 en el Billboard Hot 100.

Dentro de las curiosidades que esconde este tema, se pueden mencionar los dos personajes que inconscientemente sirvieron de inspiración para su construcción. Por un lado tenemos al novelista norteamericano Thomas Pynchon, quien estuvo a punto de adjudicarse un Premio Pulitzer por su novela “El Arco Iris De La Gravedad” (1973), pero que fracasó por ser considerada obscena por algunos de los miembros del jurado, sin embargo, Gerald Casale utilizó las parodias de Pynchon como fuente de ideas para escribir gran parte de la letra de “Whip It”. En la otra vereda tenemos al reconocido músico texano Roy Orbison, quién según declaraciones de los propios miembros de Devo, habría aportado de manera involuntaria con el riff de guitarra de su éxito “Oh, Pretty Woman” (1964). La canción no estuvo exenta de polémicas, ya que junto a su popularidad se acrecentó la idea de que correspondería a una apología al sadomasoquismo, hecho que Devo no quiso desmentir, muy por el contrario, utilizaron este concepto a su favor y lo proyectaron en el video promocional, el que fue financiado con 15.000 dólares que reunieron ellos mismos.

DEVO 03Dentro de su colección de revistas, Casale encontró una divertida historia en un ejemplar de una publicación llamada “Dude” de 1962, la que hablaba de un actor que estaba pasando por momentos difíciles, ya que no le daban ningún papel, entonces se mudó con su mujer a Arizona y abrieron un rancho para turistas, en donde cobraban a la gente por pasar el rato en la granja. Cada día, al mediodía, para entretener a los visitantes, desnudaba a su mujer a latigazos con un látigo de más de tres metros de largo. Esta fue la idea que utilizaron como base para grabar el video, en donde se pueden ver unos vaqueros bebiendo cerveza y animando a Mark mientras él está en el corral quitándole la ropa a latigazos a la mujer de un pionero.

A principios de 2014 se conoció la lamentable noticia del fallecimiento de Bob Casale, guitarrista y miembro fundador de Devo, a causa de una insuficiencia cardiaca. Un duro golpe que por momentos hizo dudar de la continuidad de esta icónica agrupación, sin embargo, los nativos de Ohio se repusieron a esta pérdida y decidieron honrar su nombre manteniendo con vida su legado musical. Llegó el momento de que Devo haga su debut en nuestro país y no cabe ninguna duda que la extensa espera valdrá la pena.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:

Comentar

Responder