Artista Lollapalooza 2014: Vampire Weekend

Jueves, 13 de Marzo de 2014 | 11:55 am | No hay comentarios
Artista Lollapalooza 2014: Vampire Weekend

El rock-pop casi siempre ha ido de la mano de la contingencia de cada época y país, en donde van paralelamente como un canto de la gente hacia el empoderamiento y las injusticias, convirtiéndose en los interlocutores de la juventud y, a veces, de movimientos urbanos gigantescos que tengan algo que decir.

VAMPIRE WEEKEND 02Aún así, también han existido épocas en la música donde sus autores no han sido precisamente profundos, privilegiando la instrumentalización por sobre las letras, lo que de igual forma les ha valido fama y seguidores, aunque con la mirada desconfiada de quienes critican la falta de contenido, lo que siempre será un valorado. Quizás por lo mismo es que en la segunda mitad de la década pasada comenzaron a aparecer decenas de bandas que sólo querían hacer bailar a la gente, sin necesariamente ser una banda del pop más comercial, como pasó con Franz Ferdinand y su bullada declaración de principios, donde pedía que aceptaran el hecho de que sólo querían que “las chicas se divirtieran bailando”, cosa que pudo haber sido de doble filo para toda esta camada de músicos indie –con todas las subdivisiones de géneros posibles-, donde varios vieron a estos veinteañeros sólo como una mala etapa para la música de corte más alternativo.

Y de esta historia también es parte Vampire Weekend, que en 2008 salieron a la luz pública con uno de los discos más bailables y politimbrísticos a la vez, con un frontman como Ezra Koenig, que hace gala de ese estilo casi afroamericano para impostar su voz, y con una banda tras él que demuestra una y otra vez que con acelerados ritmos también se puede hacer música seria, donde las letras hablan de historias mundanas, amor y vivencias algo adolescentes, que hicieron de aquel debut homónimo uno de los discos favoritos de 2008 para cualquier fiesta y para la crítica, y que nos dejaron escuchando a cada rato “A-Punk”.

Vampire WeekendSin embargo, lo que venía era más difícil aún, ya que una banda como Vampire Weekend es como la rubia tonta de la clase que debe demostrar que no es sólo una cara bonita, y de esto se hizo cargo el impulsivo Rostam Batmanglij, tecladista de la agrupación que desde un comienzo se ha hecho cargo de la producción de la música de la banda, y que de a poco se ha convertido en uno de los hombres importantes de la escena indie de Estados Unidos. Batmanglij ha usado sus dotes de multiintrumentista para crear un sonido alegre, con distintos matices y siempre sacando el mejor provecho de los sintetizadores, añadiendo distintos adornos, y que también se le ha adjudicado más del 50 por ciento de la composición de la música de su agrupación, donde ha logrado una más que decente evolución de su sonido.

Si bien la dupla creativa es Koenig-Batmanglij, la producción de los dos primeros discos de la banda descansa sólo en los hombros del segundo. Rostam y sus habilidades en la producción hicieron llevar el sonido de Vampire Weekend siempre arriba en cuanto a críticas, partiendo desde lo acelerado del indie más cercano a un sonido new wave con tintes de world music, pasando por sonidos ska polirítmicos, y llegando hasta la conjunción de “Modern Vampire Of The City”, donde Batmanglij decidió esta vez compartir los créditos junto a Ariel Rechtshaid, famoso ingeniero y productor que trabajó con nombres tan distintos a Vampire Weekend como Justin Bieber o Usher, y otros un poco mas cercanos como Haim, Cass McComb o We Are Scientist.

VAMPIRE WEEKEND 03Con Rechtshaid lograron llevar el sonido a un sitial donde se obtiene perfecta armonía entre una banda electro acústica y los sampleos de Batmanglij que, a cada disco que pasa, parecieran estar más arriba, pero siempre en paralelo con las guitarras y agregados como el piano y los arreglos de cuerdas de “Hanna Hunt” o “Everlasting Arms”, lo que logró que finalmente pudieran sacar lo mejor de los dos álbumes anteriores (“Vampire Weekend” de 2008 y “Contra” de 2010), y coronarlo con letras más profundas y sonidos más oscuros, lo que llevaron a “Modern Vampire Of The City” a convertirse en uno de los discos más importantes de 2013, obteniendo el N°1 en Pitchfork y en Rolling Stone, el Grammy a Mejor Disco Alternativo, y el quinto en nuestro recuento de Mejores Discos 2013.

Vampire Weekend llega a Chile como unas de las bandas del momento, y aunque esto se lo han ganando íntegramente por su sonido en el estudio, queda mucho por ver en vivo de esta trilogía de discos donde Ezra Koenig ha reconocido que se trata de una unidad sonora, y aunque así lo sea, creemos que la perspectiva de los años le dará un valor agregado a la trilogía, aunque hoy por hoy es más que suficiente para decir y reconocer que Vampire Weekend es más que la niña bonita de la clase.

Por Pamela Cortés

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...