Artista Lollapalooza 2014: Johnny Marr

Martes, 18 de Marzo de 2014 | 12:20 pm | Comentarios (1)
Artista Lollapalooza 2014: Johnny Marr

Hablar de John Martin Maher y de su historia es tan arduo como tratar de explicar en palabras la narrativa que consigue con sólo tomar la guitarra y hacerla sonar. Esto porque el nombre de Maher, más conocido como Johnny Marr, no sólo es enorme desde su irrupción en la escena musical con The Smiths, sino que también por lo que ha realizado después. En vez de quedarse con la nostalgia (que todos sabemos lo bien que paga) o con ser un ídolo en un olimpo para las nuevas generaciones, Johnny procuró trabajar con autores más jóvenes durante todos estos años, no robarse la primera línea y quedarse cómodamente en un segundo plano para crecer como músico, con el mismo ahínco de sus comienzos.

JOHNNY MARR 01Allí, en su trabajo con bandas como The Cribs, Modest Mouse o Electronic, descansa la raíz del éxito y reconocimiento que hoy tiene, por fin, Johnny Marr, a sus 50 años y en su mejor momento, con la madurez suficiente para enfrentar el hecho que diferenció su 2013 del resto de sus años: tomar de una sola vez a su nombre como marca de su trabajo. Claro, porque la tendencia de Marr era la de ser un ídolo que luciera lo justo y necesario, pero de ahí a ser el frontman había dos o tres metros, pero este era el recorrido más largo que hizo en su vida.

Recién a los 49 años, y luego de tres décadas de carrera, lanzó “The Messenger”, primer álbum firmado con su nombre, y la sorpresa era mayúscula porque, en vez de explotar lo que tocó todos estos años con sus otras bandas, se mandó un disco de guitarras, donde la propia guitarra fuera ama y señora, y probablemente esto ocurrió porque él, viejo zorro en esto de la música, identificó la carencia de discos que tengan a este instrumento como su leit motiv y como una declaración de principios. En tiempos donde la guitarra es más rítmica que filosa, y es más patrimonio del rock que de la música en general, la mejor manera de mirar hacia el futuro era trayendo de vuelta los principios y valores del pasado. Ni siquiera nos recuerda a The Smiths, ¿para qué, si es cosa de buscar en internet un poco para encontrar la discografía entera, rarezas y todo? Mejor era respetar al público, al antiguo y al nuevo, y entregarles algo fresco y lleno de dinámica.

JOHNNY MARR 02Si algo aprendió Marr, es que podía sacar ideas de los grupos donde estuvo para expandir sus horizontes. Escondidas entre las guitarras y la batería furiosa de “The Right Thing Right”, track que le da inicio a “The Messenger”, uno se encuentra con un colchón de teclados en tonos más agudos que recuerda inevitablemente a Electronic y esa fase donde Johnny compartió con New Order. O tomemos “New Town Velocity”, donde Marr agarra ese groove más folk de Modest Mouse para configurar la canción más Smiths del álbum.

Al final, Marr no se escapa de ninguno de sus pasos, sino que los mete en la licuadora para converger en el hombre y artista que es hoy, uno que no teme a tocar en sus presentaciones en vivo “The Messenger” completo, dejando un espacio mínimo para los recuerdos. Y pasa lo mismo que con Jorge González o Electrodomésticos acá en Chile: figuras estelares de sus respectivas esferas, que logran la trascendencia en este mundo hiperconectado y basado tanto en los looks como en el fondo de los mensajes (que se olvidan tan rápido como las conexiones a internet) por mirar hacia adelante, sin negar el pasado, pero sin colgarse de él tampoco.

En el track del mismo nombre del disco, Marr canta haciendo la interrogante en diferentes tonos: “¿Quién quiere ser el mensajero?”. Y es que en un mundo como el nuestro, donde los mensajes son menos importantes que quién los dice y donde la imagen se superpone a la palabra, simplemente JOHNNY MARR 03hacer canciones que apelen a diferentes épocas personales ya supone un ejercicio de auto-observación relevante, en especial cuando tu historia podría sugerir que puedes hacer nada nuevo ni desafiante y seguir siendo un ídolo de masas. Y es ese afán el que se agradece.

El último episodio, ocurrido hace unos días, en el que se informó que tras salir a correr Johnny se tropezó, cayó y dañó su mano, poniendo en riesgo los shows en Sudamérica, lo retrata de cuerpo entero. En vez de cancelar de inmediato y poner excusas infladas como hacen muchos, Marr indicó que “espero tocar en Leeds y luego las fechas que tengo en Sudamérica, mientras pueda tocar la guitarra cuando me saquen el yeso”. Esas ansias por tocar, incluso antes del alta médica, y cumplir con las fechas estipuladas, delata que Marr no sólo ama el escenario, sino que también mostrar su nuevo material, tan así que no se da maña ni siquiera para amagar una cancelación. El mensajero que con guitarra en mano quiere que su presente perdure y que sus pasos queden atrás, marcando el camino, porque su guitarra es lo último que se apagará.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:
(1)
  1. jason megatron says:

    super tierna la nota y super tierno el blog y los tags mas tiernos todavia. keep dreaming guys, besos.

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...