Albert Hammond Jr.: Nacimiento de la identidad

Martes, 1 de Marzo de 2016 | 1:49 am | No hay comentarios
Albert Hammond Jr.: Nacimiento de la identidad

Es reductivo indicar a Albert Hammond Jr. como simplemente el guitarrista de The Strokes. Inmediatamente es pensar en él como parte de un conjunto, como una pata de una mesa, como una de las partes que conforma un todo. Nick Valensi (el otro guitarrista de la banda neoyorquina) hace bien la pega, igual que Albert, entonces no se ve el genio y el ingenio del hijo del ídolo setentero ahí. Donde se pueden advertir por completo las inquietudes de AHJ es en su trabajo solista, que acumula tres larga duración y un EP, pero aun así es complicado dar con los detalles definitorios de Albert.

Quizás incluso así sea complicado instalar a Albert Hammond Jr. como un artista de categoría mundial, y allí es necesario remitirnos a la persona, a este guitarrista que partió con The Strokes luciendo una melena envidiable, llena de estilo, y también con una forma de tocar tan sencilla como dinámica, entregando ritmos vitales para que éxitos como “Last Nite” o “The Modern Age” germinaran. Sin embargo, es en medio del camino que AHJ tuvo que lidiar con muchas cosas que, digámoslo, parecen ser el cliché del rockero.

ALBERT HAMMOND JR 01Drogas, drogas y más drogas fueron dejando a Albert como una sombra de lo que fue, y cualquiera en sus zapatos se hubiera quedado ahí, pero salió de aquello para rehacerse y reconocerse, tal como nos indicó en la entrevista que les mostramos en revista HumoNegro: no sólo tenía la chance de volver a ser el de antes, sino que también de ser diferente.

Antes de la rehabilitación, AHJ sacó “Yours To Keep” (2006) y “¿Cómo Te Llama?” (2008), álbumes donde existía un sentido importante de la melodía y de cómo las armonías también podían ser dinámicas y complementarias en pos del ritmo, aunque también se notaba cierta inconsistencia en lo que armaba como solista, entre referencias latinas, rockeras, pop y también algunas más lúdicas, que armaban algunas mezclas que tenían poca coherencia. Parecían ser los ejercicios creativos de un artista curioso, más que proyectos de un carácter relevante para el solista que le permitieran mostrar su voz en toda su expresión.

En medio, The Strokes sacó discos cuestionados, y el desarrollo más patente de sus adicciones hizo que Albert se volviera un tipo más y más huraño ante las cámaras, y aquello se traspasaba a su banda. Por ello es que la rehabilitación se ve a la distancia como un ejercicio de inteligencia que, desde lo forzosas que son usualmente estas desintoxicaciones, generó nuevas capas de complejidades en la figura de Hammond Jr., quizás más adecuadas para erigirlo como un solista con algo que decir.

ALBERT HAMMOND JR 02Ya era evidente esto en los someros 15 minutos de “AHJ”, el EP que sacó en 2013, donde su voz, dentro de su fragilidad y timbre particulares, más dylanescos que otra cosa, expresaba una comodidad inédita. Las canciones eran simples, y los punteos y figuras no eran enormes, pero se notaba consistencia y claridad. No se trataba de arrojos de pulcritud, pero sin duda había algo de la limpieza de Albert en su forma de tocar la guitarra en medio de sintetizadores, bajos, baterías ligeras y voces fraccionadas.

“Rude Customer”, de este mismo EP, parece ser el antecedente más inmediato para “Momentary Masters” (2015), un disco que extrae su título de una referencia de Carl Sagan y que a lo largo de 10 concisos tracks va mostrando a Albert en toda su extensión, como nunca antes. “Caught By My Shadow” es tan infecciosa como potente, “Coming To Getcha” es intrigante y temblorosa, en tanto que “Side Boob” es divertida y bailable. Distintas caras de un AHJ que, aunque pareciera que le jugó un ajedrez a la muerte a riesgo de poder perder, en verdad simplemente hizo tablas y ahora puede caminar por otros rumbos, los que desee, con más confianza y voz que nunca, atributos que podremos ver en su regreso a Chile en el marco de Lollapalooza Chile 2016.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder