Angelo Moore de Fishbone: “Seguimos en nuestra misión de abrir cabezas”

Viernes, 15 de Agosto de 2014 | 11:52 am | No hay comentarios
Angelo Moore de Fishbone: “Seguimos en nuestra misión de abrir cabezas”

Fishbone ya es una banda adulta, pero los tipos parecen no dar cuenta de ello. El documental de reciente edición en EE.UU., “Everyday Sunshine” (2013), intenta recorrer la vida del grupo y lo logra de algún modo, pero harían falta decenas de latas más para mostrarlo todo. En este gran viaje hubo una anécdota que sería un antes y un después en la epopeya de cualquier grupo: en el año 2000, Fishbone tocaba en Buenos Aires, en la mítica sala Cemento. El mismo día lo hacía Manu Chao –en su momento de máxima explosión en Argentina- en un estadio de fútbol; ambos grupos compartían público, pero la cuenta era clara: no sería fácil que Cemento se llenase esa noche. Un día antes del show, sólo se habían vendido 100 entradas en una sala para 1.500 personas. En las 24 horas previas al concierto se erigió una campaña que pocas ONG serían capaces de llevar a cabo. La misma estuvo  a cargo de dos “banditas” locales amigas de Fishbone: Los Fabulosos Cadillacs –con quienes compartieron giras y grabaciones- y Divididos. Los porteños los llevaron a las radios y a los canales de TV. Hasta tocaron esa noche de teloneros de Fishbone cuando estas bandas convocaban más de 30.000 personas cada uno en sus shows en Buenos Aires. Finalmente, Cemento recibió a cerca de 600 afortunados que difícilmente se olvidarían de lo que vieron aquella noche. Aunque, quizás, el mayor protagonista de no recuerde casi nada de aquello. “¿Divo-qué? ¿Divivos?”, exclamaba Moore intentando recordar, sintiéndose en falta. Conversamos con Angelo Moore, el histórico Fishbone Soldier que siempre estuvo parapetado desde el micrófono, los diferentes saxos, el teremín, la cuica y otros artilugios, en la trinchera del ya clásico colectivo musical de Los Angeles.

¿Cómo recuerdas aquella vez?

Recuerdo estar con Los Fabulosos Cadillacs y nuestro show en Buenos Aires fue uno de los mejores. También me acuerdo que en Córdoba entró un caco a nuestro bus y nos robó algunas cosas mientras tocábamos en una disco llena de gente (risas) ¿Cuánto hace de esto, diez putos años?

No, casi quince.

¿Quince? ¡Quince años! Ha sido un gran viaje ir a Sudamérica. Hemos estado en Brasil, también. Es muy bueno poder contarlo, amigo. Llevamos un rato largo en gira. Soy un agradecido.

Y esta será su primera vez en Chile.

¡Sí! Habíamos confirmado una fecha con Los Fabulosos Cadillacs hace mucho, pero finalmente se canceló.

Desde su fundación, en 1979, Fishbone pasó por infinidad de momentos enrevesados. A saber: la ida de varios miembros fundadores, intervenciones quirúrgicas, pésimas relaciones con discográficas, juicios por secuestro y demandas millonarias por lesionar fans en el mosh pit. ¿Por qué crees que Fishbone sigue siendo un grupo underground a pesar de tantos años de actividad enfrentando todo tipo de adversidades?

Es increíble, amigo, todavía estamos aquí, en medio de nuestro viaje. ¡Ni yo lo puedo creer a veces! Ha sido una larga lucha y lo sigue siendo, de hecho, tenemos una demanda por lesiones en medio de un mosh pit. Nos toca atravesar esa situación ahora mismo, demandados en  1,4 millones de dólares. Es muy áspero, es satánico vivir esto. Reuniones con abogados, con jueces,  tuvimos que poner en marcha una campaña de crowdfunding, tenemos la esperanza de que nuestros fans y sus familias nos ayuden con los honorarios legales que estamos obligados a pagar.

¿Ya tienen una sentencia sobre esto?

No todavía. Tenemos que planear nuestra estrategia. Ir a la Corte, hablar con un juez, con otro y toda esa mierda. A pesar de eso, seguiremos haciendo música hermosa.

Una de las cosas que destacan del documental recientemente editado sobre la banda, es el seleccionado de celebrities musicales que declaran haber sido influenciados por Angelo, Norwood Fisher, Dirty Walt y el resto de la familia. Flea, Les Claypool, Perry Farrell, los No Doubt, George Clinton; muchísimos músicos prestigiosos se deshacen en elogios hacia Fishbone. ¿En qué crees que tu banda ha contribuido a la historia de la música?

(Piensa) Haber sido capaces de tomar diferentes estilos y sabores de la música, y mezclarlos todos. Hacer propios esos géneros, tocarlos y disfrutarlos. Incluso en el plano lírico. ¡Mierda, siempre escribimos sobre lo que quisimos, sin límites! Suelo escribir sobre experiencias de vida, pero también me tomo licencias poéticas, e incluso sumo algo de fantasía de vez en cuando. Se trata de juntar diferentes ingredientes, volcarlos en un mismo recipiente y revolverlos hasta crear una sopa exquisita, una sopa que sea buena para el alma.

Es curioso que algunas de las bandas más importantes del rock negro como ustedes, Living Colour o Bad Brains, sean prácticamente las únicas que siguen en actividad. ¿Por qué crees que no son mucho de tocar rock, siendo que fueron ellos quienes ayudaron tanto a darle forma?

No tenemos demasiados rockers negros simplemente porque el rock & roll fue expropiado por los blancos. Los blancos robaron el rock & roll. La mayoría de los músicos negros no optan por el rock, sólo los que estamos en esta muy pequeña subcultura de black rock moderno. Esto es a pesar de que el rock & roll fue inventado por los negros junto a los indígenas nativos a través del blues. Hay muchas razones que tienen que ver con el racismo en relación a esto, pero también es verdad que hay mucha gente que no se arriesga a tocar rock, que se mantiene aferrada al lado conservador de la música: el reggae, el r&b, el soul. A decir verdad, en mi opinión el rock & roll es música soul, pero con un tinte agresivo. Esa es mi visión como hombre negro.

¿Y a qué crees que se debe que la mayoría de la audiencia de Fishbone sea en su mayoría blanca?

Bueno, ya no es tan así. Definitivamente esto fue cambiando con los años, aunque sigan viniendo a vernos mayoría de blancos. Es cuestión de tiempo, viejo. Lleva mucho que la gente negra descubra el fenómeno del rock negro; suelen ser muy conservadores en sus elecciones musicales. Nosotros seguimos en nuestra misión de abrir cabezas.

Recientemente, Fishbone ha vuelto a los primeros planos en una gira junto a Jane’s Addiction y participando del mega festival Coachella…

Fue divertido. Ahí estrenamos nuestro “Worksuit Project”, desde esa fecha salimos a tocar vestidos de trabajadores industriales. Siempre fuimos muy variados en cuanto a la vestimenta e imagen, y esta nueva idea tiene que ver con un marcado gusto por la moda, sí, pero también simboliza la unidad de la banda. Coachella fue un evento enorme, la gente la pasa bien en medio del desierto. Allí tocó Queens Of The Stone Age, que me gustan mucho.

A todo esto, luego de las cuatro operaciones que pasaste, ¿cómo está tu pierna?

¡Oh, mi pierna! (Risas) Está mejor. No goza de plena forma aún, pero está mejor. Realmente debo agradecer a Dios por esto, puedo caminar y disfrutar de la música bailando. Fueron dos años enteros con este tema.

Volviendo al documental, ¿cómo impactó en ti y en la banda el hecho de haber revisitado casi 40 años de su andadura?

Los productores y el director nos estuvieron siguiendo por todo EE.UU. y Europa para poder describir de la mejor manera posible nuestra historia. Quedó bastante bien, estoy feliz de que la gente lo pueda ver. Ayuda a que sepan más sobre Fishbone. Y fue un desafío muy grande dejar que alguien esté siguiéndonos todo el día con la cámara, y así y todo seguir haciendo lo que hacemos, con naturalidad. Durante mucho tiempo estuvimos ocultos, nadie sabía en qué estábamos, entonces cuando vinieron con la idea, fue como “¡Sí, claro, viejo!”.

En tu aventura por mostrar al público diferentes colores musicales, te has embarcado en infinitos proyectos paralelos…

Tengo a Dr Maddvibe, mi alter ego. Hice un disco en Kickstarter llamado “The Angelo Show” (2012) donde toqué todo: batería, teclados, bajo, saxos, percusión, theremín y voces.  En un par de meses sale un disco por un sello japonés donde hay covers de música jamaiquina. Luego están los Missing Links, que es una banda de rock de cuatro integrantes donde toco teclados y canto. También está la Maddvibe Orchestra, que es un grupo de trece músicos; tocamos en festivales y circos en San Francisco. ¡Ah! Y mi marching brass band francesa.

Cómo decíamos antes, Angelo ha vivido mucho y a veces se le escapan algunos datos. Es el caso de The Brand New Step, una nueva banda-colectivo musical afincado en San Francisco, donde participan músicos relacionados a Lovage (aquel grupo de Dan The Automator, Kid Koala y Mike Patton), Gorillaz, Kasabian, Galactic y un baterista muy conocido en Chile.

Ahora que lo pienso, no nombraste a The Brand New Step.

¡Claro! De hecho es uno de los mejores. Lo armamos con el músico de la Bay Area, Kris Jensen, un tipo increíble que tiene grandes ideas musicales; él aporta la música y yo las letras. Estamos trabajando en un nuevo álbum que me gusta mucho. Es r&b, es rock, es psicodelia. Tenemos un video en el website extraído del primer disco llamado “Sacrifice” (2013).

¿Es verdad que Mike Bordin de Faith No More es baterista de The Brand New Step?

Sí, él toca también. Es amigo de Kris y está en la banda. Me gusta Faith No More, los vi bastante en los ochentas y noventas. En The Brand New Step usamos una interesante combinación de baterías electrónicas y acústicas.

Estás buscando nuevas formas de expresión, evidentemente.

Sí, definitivamente. Expresarme con mi música y arte. Sacar todo fuera, expandir los horizontes. De eso se trata, amigo.

Moore se despide relajado y optimista, prometiendo con total seguridad grandes momentos para los Fishbone Soldiers latinoamericanos en los shows de la próxima semana.

Tour Sudamericano 2014

17 de agosto, Bogotá, Rock al Parque.

19 de agosto, Santiago de Chile, Club Subterráneo.

20 de agosto, Buenos Aires, Uniclub.

Por Adrián Mazzeo

Enlace corto:

Comentar

Responder