Adrian Belew: “Feliz de que haya un nuevo King Crimson, aunque no sé nada de ellos, ni me interesa saberlo”

Lunes, 21 de Noviembre de 2016 | 9:49 am | No hay comentarios
Adrian Belew: “Feliz de que haya un nuevo King Crimson, aunque no sé nada de ellos, ni me interesa saberlo”

Adrian Belew es una mente maestra. Por más de 30 años trabajó con King Crimson, participando en muchos de los álbumes más importantes de la banda. Músico de artistas como David Bowie, Frank Zappa o Nine Inch Nails, llegará a Chile por tercera vez este viernes 25 de noviembre con Adrian Belew Power Trio, y bajo ese marco nos sentamos al teléfono con Adrian para conversar sobre su trabajo como músico y sus diferentes proyectos en el arte, entre otras cosas, en una entrevista que te dejamos a continuación:

Me gustaría que empezáramos hablando acerca de tu presentación aquí en Chile. Esta es la tercera vez que vienes como solista. ¿Qué podemos esperar del show en el Teatro La Cúpula?

Bien, es diferente al show anterior que hicimos. Reversionaremos algunas canciones e incluiremos algunas de mis discos solistas antiguos, así que es una buena mezcla entre mi catálogo solista y mi trabajo en King Crimson. Todo se presentará de una nueva manera, ya que también hay canciones que nunca nos han visto tocar antes.

¿Cuál es la parte más difícil de tocar como trío?

No creo que sea difícil, me gusta. Disfruto el hecho de que todos tengamos más responsabilidad en lo que hacemos. Por mi parte, al cantar y tocar guitarra soy el frontman de la banda, así que tengo mucho que hacer. Hay ocasiones en que debo cubrir las notas faltantes al no tener otro guitarrista, por lo que debo hacer loopings y cosas así, estoy bastante ocupado en el escenario (risas), pero me gusta mucho que sea así. Lo otro que me gusta de tocar como un power trio es la comunicación que generamos entre los músicos; hay veces en que hacemos el espacio para improvisar juntos, creo que son pocos los músicos con los que puedes hacer eso. Para mí, si tienes un gran y poderoso sonido con sólo tres músicos, es un logro enorme.

Hablemos de otro de tus proyectos: la aplicación FLUX, la cual permite tomar distintos samples para crear música. ¿Qué se viene en el futuro para este software?

Hay cosas que otros artistas pueden usar para crear bajo este concepto de FLUX. Es una vía muy buena para permitirle a alguien llegar a un montón de contenido para utilizar y así divertirse, porque es algo que siempre será diferente. Creo que esa es la razón por la que tanta gente la encuentra sorpresiva y emocionante. Espero que en el futuro, quizás, alguien más empiece a hacer lo mismo; tengo el diseño, tengo el software, así que puedo ayudar fácilmente a alguien para que lo desarrolle. Para mí se convirtió en la mejor creación que he podido hacer, porque me permite romper todas las fórmulas, decidir qué poner y qué no, no importa si son piezas de diez segundos o de diez minutos, es uno quien decide cómo será la canción. Gracias a eso me volví más productivo, he creado cientos de cosas que están en FLUX en estos momentos y nunca termina. FLUX es algo continuo, seguiré agregando nuevos elementos y canciones que he creado últimamente. Ya mezclé siete nuevas canciones para FLUX. Para mí es algo vivo, no es como un disco, un libro o una película, una vez que lanzas alguna de esas cosas, lo terminas y ya está, FLUX continúa y nunca para, realmente abre muchas posibilidades. Ahora lo que viene es que otras personas lo utilicen y aprovechen las herramientas, ya que cuando creas algo que no se ha visto antes la gente está dudosa a la hora de probarlo. Esto no es para nada difícil, sólo deben ir a iTunes, descargar la aplicación por 10 dólares, y así se queda en tu iPhone o iPad, o iWatch o iPod (risas), y así tendrán horas y horas de diversión, porque siempre será diferente.

Pasemos a tu trabajo con King Crimson. ¿Cómo sientes que te ayudaron todos esos años en la banda en tu desarrollo artístico?

King Crimson representa para mí la mitad de mi viaje creativo durante mi carrera, la otra mitad sería mi trabajo solista que ya lleva 20 discos a la fecha. Para mí King Crimson se trata sobre la colaboración, sobre tener muy buenos músicos y compositores con grandes ideas, para juntos hacer algo que sea grande e importante. Cuando hago discos solistas todo se trata de mí, yo tomo todas las decisiones y me preocupo de que sea una representación pura de lo que he compuesto en mi cabeza, pero con King Crimson siempre fue variable, siempre se ponía todo en las manos de otros músicos para que ellos lo cambiaran, luego alguien más lo cambiaría, y así. Por supuesto, casi todas las composiciones eran hechas en conjunto por mí y Robert (Fripp), lo que me permitió desarrollarme como artista. Estoy encantado de haber pasado 33 años de mi vida trabajando con gente de tan alta calidad, estoy orgulloso de lo que hicimos.

¿Cómo te sentiste cuando Robert no te consideró para la reunión?

Bueno, al principio fue muy doloroso, estaba muy molesto por lo ocurrido porque por mi parte pensaba “prefiero mil veces estar involucrado, que no estarlo”, pero cuando supe que no iban a hacer mucho del material antiguo, que habría una diferente forma de tocar con tres bateristas y todo lo demás, comencé a pensar cómo sería eso para mí y noté que no se me permitiría ser yo mismo en esas circunstancias. Con eso avancé hacia el futuro, y estoy feliz de que haya un nuevo King Crimson, aunque no sé nada sobre ellos, ni me interesa saberlo. No he escuchado nada de lo que hacen, ni he ido a un concierto, ni he visto videos de algún show, nada. Ya se acabó. Robert dijo que yo ya no era parte de la banda, así que se terminó.

Lo que sí hice fue tomar el lado positivo de las cosas, espero que les vaya bien, pero por mi parte necesito avanzar. Realmente tuve que patearme en el trasero a mí mismo para moverme a través de mis creaciones y otras colaboraciones, como una que acabo de hacer con Pixar. Se trata de un corto de seis minutos llamado “Piper”, el cual está en línea ahora y está captando una increíble cantidad de atención. Si bien no sigo el mismo camino de King Crimson, tengo muchas otras vías para crear cosas. El próximo año, estaré en una nueva banda, con Stewart Copeland de The Police y Mark King de Level 42, llamada Gizmo. Ya grabamos el álbum, será mezclado en febrero, así que el otro año estaré en una nueva banda (risas).

A pesar de que ya habías adelantado algo sobre eso, es una noticia que no deja de sorprender. Nos encantaría tenerlos por acá…

Creo que intentaremos hacer una gira mundial. Esto es totalmente nuevo, aún no se lo contaba a nadie porque recién lo estuvimos discutiendo ayer. Obviamente, estas cosas pueden cambiar, pero lo que te estoy diciendo básicamente es que habrá un nuevo álbum con una nueva colaboración. Cada vez que un proyecto se termina, otro nuevo aparece.

¿Tocarán sólo material Gizmo o tendrán canciones de los proyectos de todos los involucrados?

Tendremos canciones de The Police, Level 42, mi trabajo solista y King Crimson. Esto es porque sólo tenemos un disco; si únicamente tocáramos eso sería un show bastante corto (risas). Además, sabemos que la gente querrá escuchar esas canciones, estoy ansioso por tocarlas, y asumo que tendré que cantar las partes de Sting (risas).

Hablemos de otra de tus pasiones: la pintura. Tú creas todas las portadas de tus discos. ¿Consideras que la pintura tiene alguna influencia en tu música o son más bien dos artes separadas?

A veces cuando estoy terminando una pintura recuerdo cosas de mi música, así que me gusta nombrarlas con títulos de canciones o algo relacionado a mi música, sólo para darle un nombre. Aun así, cuando estoy pintando no me gusta mucho escuchar música o pensar en ella. Algo que disfruto de pintar, así como de componer música, es que mientras lo hago llego a un punto en que me pierdo a mí mismo, ya sabes, pueden pasar dos horas y ni siquiera me doy cuenta (risas). La pintura para mí es lo mismo que la música, sólo que al crearla usas tu pincel en vez de tu guitarra o piano, ambas cosas vienen del mismo lugar de mi mente, así que realmente lo disfruto mucho. De principio era sólo por diversión, pero luego, cuando terminaba de pintar, lo miraba y pensaba que se vería bien como una carátula, así la gente las puede ver y disfrutar. No espero venderlas, ni estar en una galería o empezar una carrera en el arte (risas). Sé que soy un pintor amateur, lo hago a mi manera, cada vez aprendo cosas nuevas, siempre estoy cambiando y a veces ni siquiera sé lo que hago, así mismo fue cuando empecé a tocar guitarra, siempre hay que ir evolucionando.

En cuanto a tu trabajo con David Bowie, estuviste involucrado en el álbum “Lodger” (1979), el último disco en los años que David grabó en Berlín. ¿Qué recuerdas de aquellos días?

Fue una experiencia muy entretenida en varios sentidos, porque a pesar de haber hecho un disco con Frank Zappa, ese fue grabado en vivo mientras tocamos alrededor del mundo, así que “Lodger” fue mi primer disco en donde viví la experiencia de ir a un estudio a grabar. Aún así, no fue exactamente como pensé, porque Brian Eno y David Bowie tenían la idea de hacer el disco tocando “accidentes”, así que tenían esta idea de que uno tocara sin oír las canciones ni ver las letras, no saber en qué nota estaba, ni nada de eso. Recuerdo que entré, me puse los audífonos, escuché una cuenta atrás y me puse a tocar sin saber nada de cómo era la canción o que venía después. Hicimos eso como dos veces, y en algunas ocasiones salió material muy bueno que fue utilizado, y en otras me perdí totalmente de lo que estaba haciendo, por supuesto (risas). Luego ellos tomaron sus momentos favoritos de esas sesiones y con eso hicieron los tracks de guitarra. Todo lo que escuchas en canciones como “Red Sails” o “DJ”, todas esas guitarras salieron de un momento en que yo estaba intentando pensar en qué podía tocar.

¿Hay alguien con quien siempre quisiste trabajar pero no se pudo?

Bueno, las influencias más grandes para mí fueron cuando yo era un adolescente, todo lo de “La Gran Invasión Británica” como le llamaban: The Beatles, The Rolling Stones, The Kinks o también Jimi Hendrix. Mucha de esa gente ya se ha ido, pero siempre he creído que sería genial hacer algo con los que quedan, cualquiera de ellos (risas). Siempre me he imaginado lo genial que sería un día en el estudio con Paul McCartney y Ringo Starr, pero sé que eso no pasará y no me importa mucho que no pase en estos momentos. Si me hacías esta pregunta diez años atrás, mi respuesta obviamente sería otra, pero ahora ya no pienso más de esa manera, sólo espero las cosas buenas que llegan a mí, como Gizmo, por ejemplo, que no imaginé que podría hacerlo. Y por cierto, volviendo a David Bowie, quería mencionarte que en enero estaremos haciendo un evento especial con alrededor de 33 músicos en escena con una orquesta para celebrar la música de Bowie. Eso será en seis ciudades alrededor del mundo, lamentablemente no lo haremos en Sudamérica, pero aún así será un evento muy grande para recordar a David.

Si, leí sobre eso hace unos días. Nos hubiera encantado que pasara acá, pero evidentemente es imposible…

Bueno, obviamente es muy difícil desde el lado financiero. El equipo será de 52 personas en total, eso es un montón de gente para poder viajar alrededor del mundo, además es un evento de caridad, por lo que hay que acotarse a los lugares donde se pueda llegar. Es un tema de organización; si pasara por mí iría a todos los lugares posibles, por supuesto.

¿Qué pasa con The Crimson ProjeKCt? ¿Tienen planes?

No tenemos ningún plan en estos momentos, porque cuando Robert inició el nuevo King Crimson pidió que no se hiciera nada con The Crimson ProjeKCt. De hecho, en esos momentos teníamos agendado un tour por Sudamérica y estábamos listos para partir, pero de repente recibimos la noticia por parte de Tony (Levin) y Pat (Mastelotto) que no podríamos hacerlo. Ahora estamos esperando el día en que Robert se aburra de tocar con King Crimson de nuevo, como siempre lo hace (risas), para así volver a tocar como The Crimson ProjeKCt. Incluso estábamos por grabar, habíamos escrito algo de material y estábamos muy emocionados por llevar el proyecto a Sudamérica; sabíamos que el público lo amaría, por lo que fue una enorme decepción para mí. Sólo les puedo decir que no fue culpa nuestra, fue desafortunado que justo pasara en ese momento, realmente queríamos estar allá.

Creo que Robert quiere traer a King Crimson a Sudamérica. Conversé con Pat hace algunos meses, ya que estuvo tocando en Chile con TU y O.R.k., y me dijo que planeaban venir el próximo año, quizás por eso presionaron para que cancelaran la gira…

Puede ser, pero no creo mucho en eso porque Robert siempre cambia de parecer, y cuando lo hace eso es todo, nadie puede hacer nada al respecto (risas). Yo que ustedes no estaría tan seguro de eso (risas), puede que pase como puede que no. De pronto puede aburrirse de King Crimson y dejar todo ahí, quién sabe. De todas maneras, me encantaría que podamos seguir con el proyecto y así ir a tocar a muchos lados.

¿Puedes darle un consejo a la gente que está empezando en la música?

Claro que sí. Creo que es un momento difícil para empezar en la música, porque la industria ha cambiado bastante con todas estas nuevas formas de tener música, como las descargas y el material gratuito, pero debo admitir que podría ponerse mejor con el tiempo. Mi consejo para los nuevos músicos lo baso en mi experiencia personal, así que este sería el siguiente: cualquier cosa que escuchen, aprendan lo más posible de ello. Si les gusta mucho un disco, aprendan cada parte que puedan. Sea quien sea el músico que amen, aprendan cada una de las notas que toque, luego, al llegar a ese punto, deben tratar de comprender cómo no ser igual que ellos (risas). Todo eso que aprenderán es para mejorar su técnica y dominar mejor el instrumento, lo que les permitirá crear un estilo propio, tal como yo hice. Mi recomendación final es: sé tú mismo y ama la música que tocas, siente la pasión por ella. Si no te apasionas, probablemente no logres tocar por mucho tiempo, de lo contrario, si te apasionas y trabajas duro, tendrás una oportunidad.

Bien, Adrian, esta entrevista llegó a su fin. ¿Te gustaría decir algo a tus fans en Chile?

La verdad es que algo que quería decir puede que les suene algo extraño, pero es algo que reflexioné con la muerte de David. Nunca sabrás por cuánto tiempo alguien estará aquí, ni durante cuánto tiempo tendrás la oportunidad de hacer algo con esa persona o, en este caso, nunca sabrán si podrán ver a Adrian Belew Power Trio de nuevo. Puede que sí, puede que no, no hay forma de saberlo. Creo que cualquier persona que ame la música o esté interesado en mi trabajo debería venir al concierto, porque no puedo asegurar si volveremos de nuevo en tres años más, ya que no lo sé (risas). Yo quiero eso, por supuesto, la banda lo está haciendo bien, es poderosa, emocionante, hemos estado tocando alrededor del mundo por cinco años ya, así que ¡vengan todos, queridos amigos!

Gracias por tu tiempo, Adrian, fue un placer hablar contigo. Nos vemos en el show.

Gracias a ti. Y pasa a saludar si tienes la oportunidad. ¡Adiós!

Por Manuel Cabrales

Enlace corto:

Comentar

Responder