Wilco: Luz en las cumbres

Jueves, 13 de Octubre de 2016 | 3:31 pm | No hay comentarios
Wilco: Luz en las cumbres

Cuando una banda no tiene hits puede jugársela por ser objeto de culto, o puede luchar porque todo su material aspire a una calidad innegable; un riesgo aún mayor en caso de sostener una carrera. Wilco nunca ha tenido miedo a eso, y la trayectoria del sexteto que completa más de dos sólidas décadas en el ruedo lo comprueba, una cumbre tras otra, hasta tener una verdadera cordillera de canciones a su paso, por lo que al confirmarse la impensada primera visita del grupo a Chile no sólo había ansiedad, sino que también una cierta confianza: lo de Wilco sería un show de calidad inapelable y digno de recordar.  Y, como diría Juan Gabriel, “y así fue”.

05 Matorral @ Teatro Caupolicán 2016

Aún así, la jornada partió con desesperanza. No había muchos tickets vendidos y muy poca gente llegó a las 19:00 hrs. para ver a Matorral, que abría el escenario con puntualidad y “Boleta de Cambio” de su excelente “Gabriel” (2015). No más de 40 personas verían un show donde la perfección a veces se mezclaba con la concentración absorta en los detalles, sacrificando un poco de chispa en pos de un sonido pulcro como pocos pueden lograrlo, ese que con “Caen” o “Ya Quisiera” generó aplausos fuertes de parte de las decenas de personas que había ahí. Un real pena, pensando en la oportunidad desaprovechada al poner en el proscenio a una de las bandas más perfeccionistas y pulidas que se pueden ver en vivo en nuestro país hoy.

06 Coiffeur @ Teatro Caupolicán 2016

No mucho mejor era lo que le esperaba a Coiffeur, a las 19:50 puntual, con un centenar de personas en cancha y unos tímidos asistentes más en las plateas, pero en este caso también la recepción fue tímida. La faceta electrónica que explota hoy el argentino tras el EP “Nada” (2012) y el giro completo de rumbo que significó “Conquista de lo Inútil” (2013) no encienden a buena parte del público que lo apoyaba cuando, a mediados de la década pasada, lograba con su guitarra y voz un sonido urgente que ahora parecía languidecer en comparación a Matorral y, luego, con Wilco. Pese a que Coiffeur domina todas las facetas de su actual encarnación, eso no parece ser suficiente para traspasar las necesidades de la gente que lo conoce de tener un sonido más orgánico, y de quienes no lo conocen de dejar en claro que él es más que lo que ha hecho en los últimos años. 40 minutos donde hizo todo bien, y aún así pareció caer en oídos sordos. Otra pena.

11 Wilco @ Teatro Caupolicán 2016

Pero desde las 20:45 hrs. ocurrió la magia, y de haber una cancha semi vacía, todo era más movido y pasó de ser un temor a ser una esperanza, algo que terminó de cuajar cuando se vio un Caupolicán con unas 1.600 personas listas a las 9 de la noche para ver el debut de Jeff Tweedy y los suyos en Chile, por fin. Era real y era parte de un hito.

07 Wilco @ Teatro Caupolicán 2016

Wilco no se casa con ningún estilo en particular, lo que le permite pasar desde el rock al jazz al pop sin necesidad de escalas, permitiendo convivir en sus canciones todos los sonidos que sean claves para que la canción se luzca. En “Random Name Generator” lo que envuelve al público no es el solo infernal –primero de tantos de Nels Cline–, sino que la forma en que la melodía funciona, efecto que también se lograba en la más ambiental “I Am Trying To Break Your Heart”, donde Tweedy hizo cantar a un público que aún era tímido, pero que luego ganaría más aplomo para seguir las alternativas de un show casi sin respiros, donde era fácil apunarse por la falta de oxígeno en medio de tales cumbres luminosas.

09 Wilco @ Teatro Caupolicán 2016

El regalo único del show fue “One Wing”, de “Wilco (The Album)” (2009), que no había aparecido en ningún show de la banda desde hace más de un año, y que generó una ovación inmediata. Con tantas canciones buenas, es fácil ver por qué el sexteto genera setlists diferentes para cada noche y así armar conciertos únicos, incluso cuando hay elementos esperados. Inolvidable será para los oyentes casuales el atropello a lo Keith Moon o Gabriel Parra de Glenn Kotche en medio de “Via Chicago”, mientras el resto de la banda mantenía el pulso como si nada ocurriera. Esos contrapuntos y quiebres hacen de Wilco una banda electrizante, llena de vida y de impulso propio, sin claudicar en que la simpleza de una canción debe primar, tanto para sus lecturas como para su disfrute, algo que también pasó con “Impossible Germany” y su manera segura de moverse entre John Stirratt y Jeff, siendo una canción con vida propia, allá, bien lejos, cerca del cielo, y donde flotar es sentir el peso propio y el de las guitarras brillando, como el fondo lleno de luces muy sobrias pero de excelente gusto.

16 Wilco @ Teatro Caupolicán 2016

Si hay algo considerable como un “hit” en la carrera de Wilco, es “Jesus, Etc.”, tema que sí fue bastante coreado, para luego pasar a una de las dos canciones de “Schmilco” (2016), disco que sirvió de excusa para esta visita: “Locator”, que se escucha más potente y eléctrica que en el estudio, donde la banda explotó un acercamiento más acústico que no se ve mucho en su debut en Santiago. Se hace sintomático que el disco del que más se extraen las canciones sea “A Ghost Is Born” (2004), ese donde Jeff Tweedy se toma a la banda y gana la confianza para hacer aún más, e ir más lejos. Quizás es ese espíritu el que motivó una gira sudamericana, la primera, y ese espíritu de refundación que inundó la previa de “A Ghost Is Born” podía extrapolarse a este momento, inesperado y bello, de tener a Wilco desplegando su calidad en vivo y cerrando su set con “Hummingbird” y “The Late Greats”, justamente de ese álbum, destinado a ser clave en la noche del 12 de octubre.

05 Wilco @ Teatro Caupolicán 2016

Un cartel llamó la atención de Tweedy, y luego es Nels quien lo muestra a la gente, donde se ve a un conductor y una flecha diciendo “Passenger Side”, canción que no estaba en el setlist, pero que la banda tocó para luego desatar un encore  de altísimo impacto, aún más potente, que remataría con otro pedido del público, esta vez previo al show. “Outtasite (Outta Mind)” sonó más cautivante que lo que cualquier podía esperar, y el final abrupto hacía que la gente reaccionara con incredulidad.

02 Wilco @ Teatro Caupolicán 2016

¿Realmente se había terminado? ¿Realmente había que bajarse de esta cordillera de canciones? ¿Realmente nos teníamos que bajar? Y ahí surgió el último momento, el último tanque de oxígeno a la vena con “Spiders (Kidsmoke)”, que no sólo fue un final de película, sino que reafirmó la sensación de que de Wilco podemos esperarlo todo, menos que dejen de lado a la canción. La composición y el cuidado a esta se ven como insumos menores en la era actual, tendiente a la producción como elemento clave, pero, como se pudo ver en el debut de Wilco en Chile y tras poco más de dos horas de intensidad neta, a veces el virtuosismo se ve mejor y más significativo cuando comunica algo, y en medio de tantas cumbres donde se empinaban miles de personas gracias a las canciones, no hay nada más importante que la vibra que genera un verso, un compás, una sonrisa.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Nicolás Aros

Setlist

  1. Random Name Generator
  2. I Am Trying To Break Your Heart
  3. Art Of Almost
  4. One Wing
  5. Misunderstood
  6. Someone to Lose
  7. I’ll Fight
  8. Handshake Dugs
  9. Via Chicago
  10. Impossible Germany
  11. Jesus, Etc.
  12. Locator
  13. Box Full Of Letters
  14. Heavy Metal Drummer
  15. I’m The Man Who Loves You
  16. Dawned On Me
  17. Hummingbird
  18. The Late Greats
  19. Passenger Side
  20. Theologians
  21. I’m Always In Love
  22. Red-Eyed And blue
  23. I Got You (At The End Of The Century)
  24. Outtasite (Outta Mind)
  25. Spiders (Kidsmoke)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:

Comentar

Responder