Unknown Mortal Orchestra: Bailando en la oscuridad

Domingo, 1 de Mayo de 2016 | 3:39 pm | No hay comentarios
Unknown Mortal Orchestra: Bailando en la oscuridad

Las canciones realizan recorridos enormes, traspasando las distancias terrenales, superando muchas veces la velocidad del sonido. Una canción se crea y pasa desde un estado primitivo casi invisible, como un átomo en medio de la inmensidad, hasta ser parte de los oídos de muchas personas. Es casi un proceso de mitosis en cómo la canción se multiplica, y ahí se convierte en múltiples vínculos, cada uno diferente y significativo. Más potente es este devenir de la creación cuando viene ataviada a sentimientos y hechos íntimos, tal como lo hace Ruban Nielson, quien comanda Unknown Mortal Orchestra de manera metódica y única, con tres discos editados en los últimos cinco años, que han expandido al neozelandés y sus compañeros norteamericanos más allá de lo esperado.

19 Unknown Mortal Orchestra @ Sala Omnium 2016

Lo interesante con UMO es lo íntimo que suenan en estudio y las sensaciones familiares que entregan, en especial porque las letras presentan sensaciones bastante claras. Ruban no se escuda en otros, y especialmente en “Multi-Love” (2015) expone sus trabas y las problemáticas que le aquejan. El amor está en entredicho, o al menos sus manifestaciones tradicionales. En medio del funk que tan fluidamente le sale a UMO, convergen líneas que hablan de amor, desamor, traición, dudas, muchas dudas, dudas que entierran en la oscuridad. Desde ahí, es fácil advertir que la fórmula que en un comienzo le resultó a Ruban con una distancia corta entre la creación y la grabación, casi como grabaciones caseras, tendría que crecer. En “Multi-Love” la producción es un elemento importantísimo, pero, tal como pudimos ver en el debut de UMO en Chile, la distancia que son capaces de recorrer las canciones, y lo lejos que quedan de ser invenciones intimistas en un cuarto solitario o de un estudio más pulcro, es enorme. Y ahí la fiesta se confunde con las sensaciones.

07 Unknown Mortal Orchestra @ Sala Omnium 2016

UMO llegó a cerrar abril, en una noche de situaciones especiales, con hinchas de la UC tocando bocinas hasta tarde con felicidad y desahogo, y que más tarde daría la sorpresa de dejar caer lluvia y granizos. Pero antes la cita era en la Sala Omnium, lugar muy poco usado para conciertos, siendo considerado un sitio para fiestas, subvalorando las capacidades de un recinto que cumple a cabalidad con varios aspectos, y en especial cuando hay pocos enclaves para 600 o 700 personas en una ciudad que poco a poco se va quedando con menos espacios para música en vivo. La Omnium ya tenía una fila de gente lista para ingresar más de una hora antes de UMO, y los madrugadores pudieron ver a Eggglub, músico electrónico chileno que hace rato viene haciendo desde el underground una gran labor con lo lo-fi y el hip-hop de forma análoga con su Roland SP, que le permite armar una fiesta con aparentemente pocos elementos, aunque en realidad pone muchos estilos a disposición, teniendo en la cadencia del soul y en los breaks del hip-hop los pilares de una propuesta que no por humilde es menos impactante. Media hora que ya ponía el ánimo bailable en medio de la oscura pero no por ello menos brillante pista de baile.

08 Unknown Mortal Orchestra @ Sala Omnium 2016

A las 22:38 partió el show. La pista estaba llena e incluso la gente se ponía en las escaleras y en el entrepiso de la Omnium para ver mejor hacia el escenario, mientras el cuarteto tocaba “From The Sun”, la canción que parte el disco “II” (2013), y Ruban se lucía hacia el final con un extenso solo de guitarra, sin escatimar recursos, con fluidez y potencia. La sala de estar, el estudio casero, quedan lejos, en Portland, y la crudeza delicada en vivo es lo que hacía que todo el mundo bailara y quedara pegado. Luego de “How Can You Luv Me”, el que dejó en claro cuánto pesa es Riley Geare, el baterista que no únicamente en ese solo iba a tener protagonismo. Geare es parte importante de la vitalidad que tuvo UMO en escena. En un espacio íntimo, la batería no es parte de la creación de forma tan estridente como sí ocurre en un escenario, como sí pasa en vivo, y como ocurre cuando la gente se involucra. Sacar afuera las emociones y preguntarse si es que alguien puede amarte es más difícil en vivo, y para eso ayuda mucho contar con una banda más que capaz, que sirva como apoyo. La gente saltó y se puso a la altura de lo que era necesario para completar un cuadro perfecto. Lo íntimo y a la vez compartido se convertía en fiesta con “The World Is Crowded” o con la excelente “Swim And Sleep (Like A Shark)”, que crecía –como todas las canciones en el proscenio– tanto en entrega como en extensión. Inolvidable el momento en que Ruban se va al público, micrófono en mano, y pide que lo lleven en andas, para luego quedarse cantando “Stage Or Screen” detrás de la reja, como si fuera parte del público. La gente se volvía loca, mientras Ruban no quería salir de ahí. Luego, en videos en Instagram se vería que estaba contento, feliz, que los detalles eran todo lo que debía ser en la oscuridad, tanto temática como lumínica, antes de saltar de vuelta al escenario.

12 Unknown Mortal Orchestra @ Sala Omnium 2016

Luego de “Stage Or Screen” vendría un extenso solo de teclado de Quincy McCrary, que parecía como la introducción de una sección dentro del show con, primero, la celebrada “Ffundy Ffrends”, track que abría el debut homónimo de UMO de 2011, y que generó más locura del público, para luego dar paso al karaoke colectivo de “Multi-Love”, éxito más grande a la fecha de UMO, siendo el cierre perfecto del main set tras 55 minutos de show, que se extenderían con el encore que ocurriría un par de minutos después con la reflexiva “Like Acid Rain”, para luego dar pie a extensas y movidas versiones de “Necessary Evil” y luego la impresionante rendición de “Can’t Keep Checking My Phone”, que era el cierre de la fiesta, el alma y la vida puestas ahí, en escenas futuristas mezcladas con la sensación de ansiedad de la espera.

14 Unknown Mortal Orchestra @ Sala Omnium 2016

Bailes ansiosos, saltos esperando algo, lecturas del universo, escenas de película, en una canción que desde ser una forma de lidiar con la distancia entre Ruban y Laura –la mujer que inspiró el disco junto con su esposa Jenny y la lógica poliamorosa que se formó ahí– pasó a ser un himno que cada cual interpreta a su modo, y que la mayoría prefiere transformar en baile y diversión. Esa dualidad magistral de UMO, una que en su debut santiaguino tuvo la gracia de generar múltiples imágenes y saltarse la distancia abismante entre lo lo-fi y lo que vimos en el escenario de la Sala Omnium. Desde las dudas y penas de Ruban, hasta la fiesta que logra armar con la fluidez impactante con la que crea melodías en clave funk y soul, generando una sonora que, con cuatro instrumentos, resuena en los tímpanos de su público, tan preocupado de pasarlo bien como de escuchar, y en 70 minutos prístinos UMO concretó un espectáculo completo, redondo y necesario de presenciar por quienes se lo perdieron, porque habrá que ver si se cumple lo que dijo Ruban y que “nos veamos en la próxima ocasión”.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Juan Pablo Maralla

Setlist

  1. From The Sun
  2. How Can You Luv Me
  3. Ur Life One Night
  4. Thought Ballune
  5. The World Is Crowded
  6. So Good at Being In Trouble
  7. Swim And Sleep (Like A Shark)
  8. Stage Or Screen
  9. Ffunny Ffrends
  10. Multi-Love
  11. Like Acid Rain
  12. Necessary Evil
  13. Can’t Keep Checking My Phone

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...