The Psychedelic Furs + Electrodomésticos: Indefinible excelencia

Domingo, 6 de Agosto de 2017 | 2:51 pm | No hay comentarios
The Psychedelic Furs + Electrodomésticos: Indefinible excelencia

El primer signo del profesionalismo de propuestas musicales podría definirse por la capacidad de ponerse siempre de la misma forma en cualquier escenario, y no depender del contexto para entregar un espectáculo de calidad. Esto resulta evidente cuando hay jornadas como la del sábado 5 de agosto, cuando en el Teatro Cariola se reunieron dos bandas que pueden moverse de la misma manera ante 10 mil o 100 personas, con décadas de historia que han codificado estrategias para enfrentar un teatro a medio llenar.

Aunque usualmente las bandas chilenas sólo telonean a las extranjeras, en este caso parecía una jornada doble, con Electrodomésticos usando más de 50 minutos donde realmente dieron un paseo por toda su discografía. Claro, la agrupación liderada por Carlos Cabezas tiene muchas aristas a las que sacarle provecho, pero tras el lanzamiento de “Público” hace unas semanas pareciera que los Electro son capaces ahora, más que nunca, de conciliar todas sus facetas en un discurso coherente. Por eso, pueden partir con “¡Viva Chile!”, una rareza en vivo, y también tocar un tema que estará en el disco nuevo que el cuarteto planea lanzar en unos meses, “Ex La Humanidad”. Aunque a ratos las pistas pregrabadas con ciertas programaciones se escuchaban más fuerte de lo necesario, tapando en especial los teclados de Valentín Trujillo, la banda consigue la mayoría del tiempo equilibrar todas las fuerzas presentes, también con el bajo de Sebastián Muñoz y la batería de Edita Rojas, que lucen particularmente.

Algo que también dejó en claro que muchos fueron a ver a Electrodomésticos, es el nivel de ovaciones y de gritos de la gente a Carlos Cabezas, quien se llevó piropos todo el show, entre sonrisas nerviosas y aplausos muy ruidosos. El cierre con “Yo La Quería” y “El Frío Misterio” (esta última seguida atenta y bailadamente por Richard Butler desde detrás del escenario) fue de alto vuelo, y esto se veía en la efervescencia de un público que valoraba el trabajo de más de tres décadas de historia de una banda que es, hoy, la mejor del país en etapa creativa.

Con esta previa, la espera por The Psychedelic Furs podía ser más feliz, pero la impaciencia comenzó a dominar a la gente cuando las 22:30 hrs. anunciadas para su salida al escenario no se concretaron. De hecho, recién a las 22:48 comenzó a sonar una intro que dio paso al sexteto que inmediatamente hizo explotar los ánimos con rendiciones impecables de “Dumb Waiters”, “Heartbeat” y “The Ghost In You”, donde la cercanía de todos los miembros, y no sólo los hermanos Butler con el público, sería la regla general del show.

Aunque la gente se agolpaba cerca de la reja, todo el mundo lo pasaba bien ante una maquinaria aceitada que en especial resultaba impactante con el saxo y clarinete de Mars Williams, instrumentos que daban un toque de elegancia ochentera a canciones que podían caber fácilmente dentro del canon británico de esos tiempos. En especial, la banda se nutre de dos discos para el show, “Talk Talk Talk” (1981) y “Mirror Moves” (1984), que también generaron reacciones más potentes de parte del público, aunque la energía prácticamente no bajó nunca, también por lo compacto y directo que fue el show en todo momento.

Claro, no había más de 500 o 600 personas en el Cariola, pero el entusiasmo de buena parte de ellas, y también la labor de una banda que se sabe capaz de mover a cada una de ellas, generaron una noche cercana a la perfección. The Psychedelic Furs es una banda de sonido alternativo, pero sin duda que esa definición no genera ni un ápice de significado para entender lo único que es el conjunto, o cómo su mezcla entre el pop, el avantgarde y new wave pueden generar que se pueda bailar y beber al mismo tiempo, entre el jolgorio y la reflexión.

Punto aparte es la vitalidad de Richard y Tim Butler, que pareciera no les pasara el tiempo por encima, entre la forma de moverse y también el look que cultivan, todo parte de una mezcla entre nostalgia de un material con décadas de vida (su último álbum, “World Outside”, salió en 1991) y una entrega con un pie implacable en el presente, con arreglos que consiguen sonar frescos hoy, quizás no con la reinvención de Electrodomésticos, pero sin duda que con una excelencia y sentido de lo orgánico que permite que en estos tiempos –tres décadas después– cientos de personas hayan disfrutado de un show así, y se hayan dibujado tantas sonrisas al final de una gran jornada de música que, puede tener referencias y nostalgias asociadas, pero que si no hubieran tenido esta traducción al lenguaje del presente, no habría generado tal reacción. Y ahí reside el triunfo de ambas bandas, uno no sorprendente, pero sí muy confortante.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Pedro Mora

Setlist Electrodomésticos:

  1. ¡Viva Chile!
  2. Has Sabido Sufrir
  3. El Calor
  4. Corazón
  5. No Me Digas
  6. En Tu Mirar
  7. Fe De Carbón
  8. Ex La Humanidad
  9. Yo La Quería
  10. El Frío Misterio

Setlist The Psychedelic Furs:

  1. Dumb Waiters
  2. Heartbeat
  3. The Ghost In You
  4. So Run Down
  5. Heaven
  6. No Tears
  7. Believe (original de Love Spit Love)
  8. Highwire Days
  9. Love My Way
  10. Angels Don’t Cry
  11. Alice’s House
  12. Mr. Jones
  13. All That Money Wants
  14. House
  15. Pretty In Pink
  16. Heartbreak Beat
  17. India

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:

Comentar

Responder