Steve Vai: Al borde del exceso

Viernes, 6 de Diciembre de 2013 | 12:02 pm | Comentarios (2)
Steve Vai: Al borde del exceso

En estos días, pocos son los artistas lo suficientemente osados como para presentar una actuación de más de hora y media de duración. El número se reduce aún más cuando la extensión del show se extiende por dos horas, y es todo un hito cuando se es participe de un espectáculo que alcanza las tres horas de concierto. Este año, sólo han sido tres los actos que han logrado tal hazaña: The Cure, Bruce Springsteen –quien incluso sobrepasó las tres horas- y el show que nos ocupa, con un Steve Vai que se instaló en el escenario del Teatro Caupolicán para despacharse un show maratónico que, en contadas ocasiones, estuvo al borde el exceso y la monotonía.

STEVE VAI CHILE 2013 01

Es que si lo pensamos fríamente, ver un concierto de Steve Vai no es tan distinto a presenciar a un adolescente masturbándose en su pieza… por horas.  Que los fanáticos disculpen la burda comparación, pero la música de Steve Vai a veces pareciera ser sólo una excusa para tocar sus exhaustivos solos de guitarra. Hace unos días pudimos presenciar el recital de Adrian Belew, otro tipo que tiene la palabra “virtuosismo” estampada en su frente, pero a diferencia de Vai, sus sesudas composiciones funcionaban como una unidad, con toda la complejidad que puede imprimirles el ex King Crimson, pero canciones al fin y al cabo, poniendo su talento al servicio de una pieza completa. Con Steve Vai da la sensación de que no fuera de esta manera todo el tiempo. El tipo es ultra talentoso y su calidad interpretativa es innegable, pero una vez pasada la primera hora de show, es imposible comenzar a cuestionarse el hecho de quedarse parado las siguientes dos horas escuchando más de lo mismo. Afortunadamente, Vai es un hombre que sabe cómo montar un buen espectáculo, y a punta de carisma y una entretenida puesta en escena, el guitarrista logró salir airoso de su maratónica odisea.

STEVE VAI CHILE 2013 02

La primera mitad de la presentación estuvo marcada por el aire de monotonía, hay que admitirlo. La electricidad se tomó al Caupolicán con “Racing The World”, corte presente en su más reciente álbum, “The Story Of Light” (2012), el cual se tomó los primeros minutos de concierto, con “Velorum”, en dos extensas piezas que mostraron unas pifias en el sonido, algunas que se arreglaron sobre la marcha, como el excesivo volumen de la guitarra de Vai, y otras que se mantuvieron durante todo el show, como el bajísimo volumen del bajo de Philip Bynoe, de quien poco pudimos escuchar en medio del embate del instrumento del protagonista de la noche y su compañero en la segunda guitarra, Dave Weiner. “Building The Church” sacaba los primeros gritos de la audiencia, además de contar con el primer eye candy de la noche, cortesía de la “guitarra de luces” de Vai, que encandiló a los fanáticos, quienes no dejaron de sacar fotos con sus celulares durante toda la noche.

STEVE VAI CHILE 2013 03

Ya con “Tender Surrender” y “Gravity Storm” las cosas comenzaban a ponerse un poco en piloto automático. Era interesante ver el poder interpretativo del ítalo-americano, cantando las notas de guitarra y contorneándose con estas, pero lo cierto es que faltaba agregar un poco de matices a la mezcla. Algo de eso estuvo presente en “The Trillium’s Launch”, composición de Dave Weiner, que estuvo interpretada a solas por él mismo con su guitarra acústica, marcando un descanso que todos necesitábamos. “Weeping China Doll” trajo a la palestra lo más reciente del neoyorkino,  para pasar a la entretenida “Answers”, y cerrar la primera parte del show con “The Animal”, la espacial “Whispering A Prayer” y la rockera “The Audience Is Listening”, está última mostrando el lado más extremo y rebelde del guitarrista.

STEVE VAI CHILE 2013 04

Mientras algunos partieron al baño a darse un descanso, Vai prepara el escenario para el set acústico de la noche, decisión totalmente acertada y que vino a dar un impulso a un show lleno de guitarras estridentes. Es así como se presentaron splits de de diversas composiciones, donde destacaron “The Moon and I”, canción romántica al estilo Vai, que incluso fue cantada por el frontman, y la dupleta conformada por “Treasure Island” y “Fire Garden Suite II – Pusa Road”, las cuales destacaron por la presencia de un particular set de batería de Jeremy Colson, compuesto por cascos de obrero, tarros, y otros objetos con los cuales acompañó el guitarreo de Vai, para luego despacharse su potente solo de batería.

STEVE VAI CHILE 2013 05

La puesta en escena seguía haciendo todo más interesante, cuando el guitarrista salió a escena con su vestuario luminoso, pareciendo un verdadero robot durante la interpretación de “The Ultra Zone”. “Frank” seguía en la tónica del concierto, cuando “Build Me A Song” volvió a situar los ojos sobre el escenario, poniendo a dos personas del público sobre el escenario para que crearan ritmos y melodías que luego la banda interpretaría en una canción improvisada. Lástima que los invitados no fueron los más brillantes de la noche y fueron incapaces de sacarles el jugo a los músicos, en lo que pudo haber sido un momento bastante interesante, pero que sólo se quedó en una entretenida anécdota. Nos fuimos al encore de la mano de “For The Love Of God”, y el bis cerró la extensa noche con “Fire Garden Suite IV – Taurus Bulba”.

STEVE VAI CHILE 2013 06

Hubo aplausos de devoción, sonrisas de satisfacción, y también respiros de alivio por haber llegado al fin de la odisea. En sus tres horas de espectáculo, Steve Vai se paseó por todas y cada una de sus facetas como virtuoso músico y como carismático maestro de ceremonias, siendo esta última faceta la que logra hacer de su show algo más que soportable. Claramente los fanáticos de su trabajo agradecerán con el alma el recuerdo de estas tres horas de música y eso es lo que importa, pero también hay que reconocer que el riesgo de caer en la repetición y el exceso estuvo acechando en constantes pasajes de la noche. Sin embargo, Steve Vai tomó todos los riesgos y triunfó ante su público, en una maratónica noche de virtuosismo y electricidad.

Setlist

  1. Racing The World
  2. Velorum
  3. Building The Church
  4. Tender Surrender
  5. Gravity Storm
  6. The Trillium’s Launch (original de Dave Weiner)
  7. Weeping China Doll
  8. Answers
  9. The Animal
  10. Whispering A Prayer
  11. The Audience Is Listening
  12. The Moon And I / Rescue Me Or Bury Me (acústica)
  13. Sisters / Salamanders In The Sun (acústica)
  14. Treasure Island / Fire Garden Suite II – Pusa Road (acústica)
  15. Solo de batería
  16. The Ultra Zone
  17. Frank
  18. Build Me A Song
  19. For The Love Of God
  20. Fire Garden Suite IV – Taurus Bulba

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Julio Ortúzar

Enlace corto:
(2)
  1. “Es que si lo pensamos fríamente, ver un concierto de Steve Vai no es tan distinto a presenciar a un adolescente masturbándose en su pieza… por horas.”

    This.

  2. Ohh qué estuvo buena esta cosa 🙂

Comentar

Responder