Especial Maquinaria 2012: En Vivo

Slash: Y el carismático Myles Kennedy

Viernes, 16 de Noviembre de 2012 | 12:12 pm | Comentarios (4)
Slash: Y el carismático Myles Kennedy

Bajo un sol que ya comenzaba a aplacar su calor, miles de fanáticos del hard rock se reunían en el escenario Maquinaria para vivenciar uno de los shows más rockeros de la segunda jornada del festival, uno que tendría como protagonista al icónico ex guitarrista de Guns N’ Roses, que en su segunda visita al país con su proyecto solista, regresaba para mostrarnos su arsenal de éxitos, siendo interpretados en las voces por el carismático Myles Kennedy, dueño de un vozarrón que ya quisiera el mismísimo Axl Rose y un carisma que, sin la necesidad de ser el principal foco de atención sobre el escenario, logra llevarse todas las miradas, llegando incluso a opacar al mismísimo Slash.

Una voz en off presentaba a los músicos y desde el fondo del escenario el hombre del sombrero de copa y gafas de sol tomaba su guitarra, y comenzaba a ejecutar los primeros acordes de “Halo”, corte extraído de su último disco “Apocalyptic Love” (2012), el cual marca la entrada del resto de la banda, quienes visten de conveniente color negro, para dejar como únicos protagonistas al guitarrista y a Myles Kennedy, quien toma su lugar al centro del escenario y se mueve como un frontman de tomo y lomo.

Los clásicos del catálogo de Guns N’ Roses no se hacen esperar con la llegada de “Nightrain”, donde brilla el impecable registro de Kennedy, impresionando con un timbre de voz muy similar al de Axl Rose en sus años mozos, diferenciándose en la pulcritud de su canto por sobre la suciedad de Rose. Kennedy se toma el escenario y algo extraño ocurre, porque de a poco Slash pasa de ser el protagonista a simplemente ser el guitarrista principal de la banda que acompaña a Kennedy, muy ensimismado en su interpretación y poco empático con el público, que comienza a dirigir su atención hacia el vocalista, sin que este tenga que hacer muchos esfuerzos más que su sólida performance en escena.

La banda se dedicaría a lanzar lo mejor de su material, comenzando por “Ghost”, en la cual Slash sufrió un par de problemas con su guitarra, los cuales no pudieron ser resueltos, y a la mitad de la canción se vio obligado a cambiar su instrumento, justo a tiempo para interpretar el solo de turno. Kennedy dirige al público en “Standing In The Sun” y en “Back From Cali”, logrando mantener vivos los ánimos para la llegada de los clásicos “Mr. Brownstone” y “Rocket Queen”, dos canciones emblemáticas del debut de Guns N’ Roses, “Appetite For Destruction” (1987), y donde Slash hace suyo el escenario con el extenso solo que se despacha en “Rocket Queen”, extendiendo más de la cuenta, pero dejando en claro que él es el verdadero rey de la función.

Sonaba “Bad Rain” y un par de feos acoples en su micrófono opacaron el canto de Kennedy, quien salía del escenario para dar el relevo al bajista de la banda, Todd Kerns, para que este interpretara la frenética “Doctor Alibi”. Llegaba el obligado momento de la balada con “Starlight”, poniendo el toque romántico a la presentación. Slash volvía a ser el protagonista en “Anastasia”, concentrando los aplausos en su distorsionada introducción y en el segmento final, donde Kennedy se hace de una guitarra para servir de apoyo a Slash. El último tema original de la velada, el sencillo “You’re A Lie”, puso a saltar a gran parte de la fanaticada, antes de llegar a la tripleta de clásicos que selló la segunda presentación de Slash en Chile.

“Sweet Child O’ Mine” cae como una imprescindible dentro del cancionero de cualquier rocanrrolero, y sorprende que la respuesta del público no haya sido mayor, destiñendo un poco el momento que sobre el escenario se vivía de forma notable. De Velvet Revolver era interpretado el single “Slither”, que encantó a los más entendidos, para pasar al delirio generalizado –con mosh incluido– de “Paradise City”, donde Slash bajaba del escenario para tocar la guitarra junto a los fanáticos que se apostaban en la reja, tratando de tocarlo o sacarle una foto.

De esta manera terminaba el show de Slash en Maquinaria Festival. Sobre el escenario, la balanza se inclina hacia Myles Kennedy, quien acaparó todas las miradas gracias a su carisma y excelente registro vocal, sobreponiéndose a un Slash que parece estar más concentrado en su música que en el show y sus fanáticos, aunque se supone que esto es lo que un músico debe hacer. Sólido y entretenido, sin llegar a ser memorable, pudimos ver a una banda que ha probado ser solvente y dueña de grandes proyecciones, quizás sin llegar a ser un monstruo comercial como lo fue Guns N’ Roses y Velvet Revolver, pero sí como una muy buena banda de hard rock.

Setlist

  1. Halo
  2. Nightrain (Guns N’ Roses)
  3. Ghost
  4. Standing In The Sun
  5. Back From Cali
  6. Mr. Brownstone (Guns N’ Roses)
  7. Rocket Queen (Guns N’ Roses)
  8. Bad Rain
  9. Doctor Alibi
  10. Starlight
  11. Anastasia
  12. You’re A Lie
  13. Sweet Child O’ Mine (Guns N’ Roses)
  14. Slither (Velvet Revolver)
  15. Paradise City (Guns N’ Roses)

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Praxila Larenas

Comentarios (4)
  1. Dani says:

    De verdad que se notó demasiado un Slash como aparte, era más bien Myles y Slash y los conspiradores.. (el nombresito…)
    Cómo… pregunto.. CÓMO se logra traer a ALTER BRIDGE???
    donde MYLES brilla con colores propios… yapo humo negro.. ayudaa..
    éste es el link del grupo de fans chilenos.. si de algo sirve 🙂
    https://www.facebook.com/AlterBridgeChile

  2. this is without a doubt something i have never previously read. very specific analysis.

  3. Chev Chelios says:

    Alter Bridge! Alter Bridge! Alter Bridge! Alter Bridge! Alter Bridge! Alter Bridge! Alter Bridge! Alter Bridge!

  4. Pancha Tores says:

    Queremos a ALTER BRIDGE en Chileeeee!!!

Comentar

Responder